Villa María | rituales | Halloween | andrew-scheuer

“Halloween es una ocasión para salir de nuestra burbuja y ver al vecino”

Andrew Scheuer es un profesor norteamericano de español que está radicado en Villa María. Habló de la fiesta que hoy celebra su país y que fusiona la tradición pagana con el muy católico “Día de Todos los Santos”

Halloween o “víspera de los santos” en escocés antiguo, es la noche en que, según la tradición pagana celta, las almas de los muertos andan libres por el mundo. La fiesta anuncia, además, el final del verano y el comienzo del otoño. “Pero la Iglesia le superpuso el Día de Todos los Santos. Y de ese sincretismo nació Halloween como hoy lo conocemos en Estados Unidos”, comentó Andrew Scheuer, profesor norteamericano de español  radicado en Villa María, quien muy gentilmente accedió a esta entrevista para hablar de la festividad.

“Halloween es, sobre todo, una fiesta para los niños -dijo Andrew-. Empieza a las cuatro de la tarde y termina antes de hacerse de noche, por un tema de seguridad. Los chicos salen de sus casas disfrazados de brujos o Capitán América y van por el barrio golpeando la puerta. Y cuando les abren dicen ‘truco o caramelo’. Si no le das caramelos, te hacen alguna broma en tu casa. Pero ahora todo el mundo tiene caramelos y ya no hay más trucos”.

-¿Y los que no participan?

-Hay mucha presión de parte de la comunidad para que todos participen. Si alguien no quiere hacerlo, pasa a ser la “oveja negra” del barrio. Y  lo mejor en ese caso es irte a comer a otro sitio y apagar todas las luces... (risas)

-¿Y los que se quedan?

-Los chicos te pueden tocar el timbre cada diez minutos. Así que tenés que comprar muchos caramelos (risas). Otros hacen eventos especiales, como una “casa del terror” para que jueguen los niños. 

-¿Hay clases en Halloween?

-Sí, pero muchas veces las escuelas lo toman como excusa para hacer un evento especial y que los niños se vayan antes. No es un día festivo nacional.

-¿Desde cuándo se festeja este día en tu país?

-Desde el siglo diecinueve. Pero ahora es distinto porque los padres tienen menos confianza en la gente. Cuando yo era chico era muy distinto. Los chicos íbamos por las casas solos, pero ahora van acompañados de los padres. Antes, se podían dar caramelos sin papel, pero ahora está prohibido porque algunos han metido veneno o cualquier otra cosa.

-Contame sobre el significado de las calabazas...

-Es algo que empezó en Europa en el siglo diecisiete para recordar una pelea entre El Diablo y “Jack el Tacaño” o “Jack linterna”. Y meten luces adentro de las calabazas para simular la linterna y conmemorar la pelea que ganó Jack.

-¿Y los disfraces?

-También vienen de Europa. Como Halloween es la noche en que se liberan las almas, muchos se disfrazaban de muertos para que los fantasmas no se den cuenta que están vivos y no los molesten. Pero hoy los disfraces son muy comerciales y hasta hay competencias...

-¿Definirías a Halloween como una fiesta comercial?

-No es sólo una celebración consumista, como dicen acá. Halloween es, sobre todo, una fiesta para hacer salir a los norteamericanos de nuestra burbuja y ver al vecino. Porque muchos no conocemos al que vive al lado. Y más ahora que hay muchos inmigrantes. Hoy es la noche en que todos abren sus puertas. Algo que no pasa siempre.

-¿Y Halloween en Argentina?

-El año pasado lo viví en Nueva Córdoba y me pareció muy interesante. Los chicos iban de kiosko en kiosko pidiendo caramelos y hoy será la primera vez que lo viva en acá en Villa María. Así que mañana te digo qué me pareció...



Iván Wielikosielek. Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas