Deportes | River | chicos | fútbol

"La vara está alta en River, y hay muy buen recambio"

Los captadores Pablo Gigena, Hugo Hernández y Roque Alfaro manifestaron: "Una ciudad tan futbolera como Villa María nos permitió sacar excelentes conclusiones y anotar a muchos pibes para ser observados"

Una multitudinaria prueba realizó River Plate en el predio del Cafu y las canchas de Sarmiento.

Organizada por la Escuelita de la Filial “Javier Sodero” de River Plate, 600 pibes acudieron con el imán de la pasión que desata el Millonario en todo el país.

El riocuartense Pablo Gigena, máximo exponente en la provincia en el área de captación; Hugo Hernández, uno de los mejores scouting de la entidad, y el inolvidable Roque Raúl Alfaro visitaron Villa María y seleccionaron una docena de pibes de categorías 2005 a 2015.

La prueba fue muy bien organizada por el profesor Ariel Palacios, junto con Juan Ardiles, Juani Espinoza y Franco Andrada, de la Escuelita de la Filial de River Plate.

La evaluación comenzó a las 14 y finalizó a las 21.30. “Compartimos una hermosa jornada de visualización de talentos. Comenzamos con el fútbol preinfantil, pasamos al infantil y terminamos con el juvenil. Los encargados de la captación siempre extraemos conclusiones de cada prueba, y en una ciudad tan futbolera como es Villa María, esas conclusiones son excelentes”.

Resaltaron que “vimos buenos talentos. Hemos tomado sus datos para citarlos a posteriores pasos, pero siempre River se maneja con mucha calma, para bajarle la ansiedad a los chicos. No se trata de hacerles creer que hoy los vimos en la cancha, y el domingo van a estar festejando un gol abrazados con Julián Álvarez o Matías Suárez”.

Estimaron que “es un proceso más pausado el que realiza River. Trabajamos con una gran base de datos y seguimientos. La función de Pablo Gigena es clave en la provincia de Córdoba. Él realiza los seguimientos y está al tanto de varios pibes porque maneja una base de datos de varios años, que nos permiten encontrar rápido el reemplazante ante una vacante en las diferentes categorías”.

Aclaran que “la captación nacional de River, previo a la pandemia, superaba los 60 mil probados por año. Hoy la base de datos nos permite saber que si necesitamos un pibe 2008, el seguimiento es inmediato para gestionar su ingreso al club”.

Creer, soñar y prepararse

Pablo Gigena explica que “sólo con soñar no alcanza, pero hay que soñar, creer y prepararse para poder cumplir ese sueño”.

Agregó que “los chicos preseleccionados irán a una prueba final en octubre a Río Cuarto”.

Resaltó que “a los padres y a los chicos les decimos que es fundamental estudiar. Eso es prioritario. Buscamos el talento, al jugador técnico en todos los sectores. Hoy se ve claramente en el equipo de Marcelo Gallardo que tanto los laterales como los centrales son jugadores técnicos, salen jugando, generan juego, llegan y convierten. Eso buscamos, al jugador con técnica, ágil, dinámico, rápido para decidir en todos los puestos”.

Explica que “a la prueba final van a ir jugadores de las distintas pruebas realizadas en la provincia”.

Remarcó que “los que superen esa prueba van a competir con los jugadores de River de sus categorías. Puede pasar que el susto les impida mostrarse. Por eso dos meses después vuelven a probar”.

Insistió en que “los juveniles que superen esas pruebas quedan en Casa River, o los citamos, viajan y les realizamos un seguimiento”.

Resaltan que “teníamos prevista esta prueba en mayo, pero por las restricciones por la pandemia recién pudimos hacerla ahora”.

Consecuencias de la pandemia

Agradecen “a la Filial de River en Villa María. Los visitamos en el ‘Día del Hincha de River’, y luego vimos a sus talentos. Son grandes colaboradores, como Ariel Palacios. Tengo el honor de trabajar en River, y sé lo difícil que es realizar una prueba como ésta”.

Explicaron que “a Casa River van a partir de los 2009. A los más chicos se les realiza un seguimiento, y van una vez por mes a jugar a Liga (Metropolitana) para que se vayan acostumbrando”.

Estimaron que “en torneos AFA hay una gran diferencia en el ritmo de competencia, que se ve reflejado en lo técnico y en lo táctico”.

Destacaron que “la pandemia hará que muy buenos talentos que estuvieron parados 1 año y medio, no van a poder ser futbolistas profesionales”.

Afirmó al respecto que “de la misma forma que hay mucha gente que perdió su trabajo, y por supuesto muchos hemos perdido a seres queridos, estos chicos 2005 y 2006 que vimos hoy, tienen que ser muy sobresalientes para que nosotros los podamos poner a la altura de los chicos que ya tenemos en Buenos Aires. Al igual que la clase 2007, River tiene categorías muy fuertes en esas edades”.

Sostuvo que “nada es imposible. Por eso les dije a los chicos que se permitan soñar. Yo soñé, y a ese sueño lo acompañé con capacitación, aprendizaje, esfuerzo. Y ese sueño me permitió ser el único en la provincia de Córdoba para realizar captación para River”.

Entonces, “el mensaje es soñar, prepararse y aprender cada día para poder superarse y cumplir el sueño. Desde Daniel Brizuela, que es el Director del Área de Captación de River, te enseña que en el día a día hay que aprender”.

Entusiasmado, afirmó que “River es un mundo. La captación es el corazón del proyecto futbolístico. Ver en un pueblo como El Arañado ayer, y hoy en Villa María, la humildad y el esfuerzo para realizar esta prueba, nos permite aprender. Si no hay conos, se reemplaza con tarritos pintados. Todo se aprende, y todo lleva esfuerzo”.

Insistió en que “no tenemos la verdad los captadores de River. Nos equivocamos. Tratamos de no errarle, y ser productivos en cada prueba. Todo nace del sueño. Y hay que ayudarlo con capacitación, en el caso de los niños mejorando la técnica más allá del talento natural, y acompañándolo de la constancia y el esfuerzo”.

Las diferencias son enormes

Aceptó que “se mejora al jugador que va del interior, porque viene de un ritmo muy diferente”.

Indicó que “River tiene a los mejores de Buenos Aires y del interior. Los otros clubes también buscan lo mismo. Acá en el interior quedan los más regulares, y algún sobresaliente que puede destaparse o explotar un poco más tarde”.

El mejor procedimiento para los “técnicos y profesores del interior es presenciar nuestras prácticas y métodos. A River le gusta que vayan, vean, aprendan y mejoren a sus jugadores. Nosotros vemos chicos que juegan bien en cada práctica, pero quizás tenemos 20 iguales en River. Al chico del interior se le exige un plus porque ocupa un lugar en Casa River, y el club invierte en ese pibe. Por eso tiene que estar un puntito arriba”.

Comentó que “en River tienen todo para crecer como futbolistas profesionales. Por eso en cada prueba nos esmeramos por darle el mismo tiempo a todos para que demuestren. Quizás en 10’ o 15’ nos alcanza para darnos cuenta si hay algún distinto, pero respetamos a todos, y eso en River es prioridad: respeto y formar buena gente”.

Remarcó que “anotamos muchos pibes. Fue una buena prueba. Armaremos nuestra ficha de informes, y nos contactaremos con Ariel Palacios para la continuidad”.

Aseguró que “el año que viene vamos a volver a probar. Mientras tanto estaré realizando seguimientos en sus equipos. Hoy River con su equipo de captación armó una gran estructura. Hay buenos planteles en juveniles, y seguimos buscando al pibe que no vimos, pero la vara está bastante alta en River, y hay recambio por varios años”.

alfaro roque.jpg