Deportes | River | club | Reserva

River Plate vuelve a ser River Plate

Mientras normalizan la institución, que no tiene deudas, los dirigentes cumplieron su palabra. Mañana recibirá a Argentino en "El Pozo". Se realizaron nuevos baños, se acondicionó la cancha y contiene a más de 120 futbolistas

Los dirigentes cumplieron con su palabra. River Plate solicitó seis meses para reacomodarse. Mañana vuelve al ruedo en la Liga.

El reacondicionado “Pozo” de barrio Almirante Brown estará de fiesta, porque el domingo recibirá en Primera (a las 15.45) y en Reserva (a las 13.45) a Argentino.

“Demandó un gran esfuerzo, costó, nos faltan hacer muchas cosas más, pero hicimos muchas de las previstas. Estamos felices, porque estamos en marcha”, comentan los delegados Ariel Scharff y José Barrionuevo, junto al joven y activo dirigente Mario Maiolo.

Mencionan que “es un club sin deudas y eso facilitó el regreso. La Liga nos otorgó 6 meses de permiso para no participar con primera y reserva, pero nos pidió que armáramos las inferiores, y logramos participar desde el inicio de la temporada con 5 de las 6 categorías, gracias al aporte de Héctor Brouet y la Filial de Inter de Porto Alegre. Hoy tenemos más de 120 chicos entre todas las categorías”.

El club está volviendo a ser River

Los clubes mueren cuando no tienen gente. Cuando se observa el movimiento de dirigentes, y más de 120 jugadores lo revitalizan, el “millonario” escapa de la pobreza, y vuelve a ser River Plate.

Sus directivos sostienen que “el barrio nos va a acompañar. Este proceso nos llevó tiempo, pero el club ya cuenta con 3 personas que tienen un plazo de 60 días para normalizar el club. Ellos son: Julio Manuel Heredia, Gisel Ivanna Beltramo y Braian Nicolás De Castro”.

Luego IPJ habilitará para realizar la asamblea y elegir autoridades. “El estatuto del club indica que se elige autoridades sólo por 1 año. Es preciso reactivar todo. Los balances están aprobados y no hay deudas. La comisión está activa y las puertas están abiertas para todos los que quieran integrarse al club”.

Hay equipo

De la misma forma que en divisiones inferiores fue “diciendo y haciendo”, el regreso en primera y reserva se produjo en 60 días. De la mano de Víctor Bengoa, la primera sumó “primero a los chicos del club, luego a los que fueron volviendo de otros clubes, algunos refuerzos y por último a jugadores que estuvieron disputando las finales con Ricardo Gutiérrez, como Lautaro Marín y Cristhian García”.

Entre otros, se observa una base del club con Alvarez, Sánchez, Morales, Arce, Genaro, Ledesma, refuerzos como Carlos Fernández, Oliva, Ribba, Esquivel o Lamberti.

La reserva con Néstor Tissera se muestra muy competitiva y se gestó con idéntica importancia, tanto en la preparación física (trabajó el profesor Diez) como táctica. Jugaron muchos partidos.

Hay equipo para debutar en la “zona de la muerte” y dar pelea.

“Listos para salir a la cancha”

El otro equipo, el de dirigentes, se mueve contra reloj para que habiliten los nuevos baños, que se terminaron de acondicionar el jueves. “No quisimos arriesgar y recién la próxima semana se pintarán las tapias con los nuevos sponsors que se sumaron al club”.

Aclaran que “anímicamente fue un golpe no participar, pero al día siguiente de comprometernos con ‘volver en julio’, empezó nuestro trabajo y no paramos ni un día”.

Indican que “estamos felices, porque todos aportamos nuestro granito de arena y ya estamos listos para salir a la cancha”.

Destacan que “pocos creían que River Plate volvería en julio, pero acá estamos”.

Recordaron que “hemos cumplido. Tras 6 meses de trabajo, el domingo River Plate jugará con la primera y la reserva. El objetivo es clasificar con las 2 a los playoffS”.

Se hizo mucho y se hará más

El trabajo dirigencial muchas veces no se ve. “Se hicieron cosas que no se ven, pero que son valiosas para un club como pagar una deuda histórica de agua”.

Agregan que “ahora se verán los cambios. Falta gente, pero se van sumando. River nos necesita a todos ayudando al club a crecer”.

Recalcan que “en los dos baños colocamos el piso de cerámica y arreglamos las puertas. El quincho y el bufé se remodelaron, revocamos la tapia perimetral y la entrada principal, falta pintar y sumar la cartelería publicitaria, que nos permitirá mejorar los portones de acceso”.

Añaden que “ya está en marcha el proyecto de nuevos asadores para el quincho y para los jugadores. Pintamos los vestuarios y reparamos la secretaría”.

Resaltan que “los tejidos se arreglaron o cambiaron. Intentamos que el piso llegue lo mejor posible, cambiamos las redes y acondicionamos los vestuarios”.

Orgullosos de ser de River Plate

Consideran que “volver a casa es para varios jugadores motivo de orgullo. Algunos tienen el pase en su poder, pero decidieron volver”.

Afirman que “tienen sentido de pertenencia. Quieren al club y se sienten parte. Hay chicos que se forjaron desde niños en el club”.

Resaltan por ejemplo a “Arce, Martín Morales, Cristhian García, Marín, Alvarez, Sánchez, Genaro y toda la base de reserva”.

Con respecto a las incorporaciones señalan que “Carlitos Fernández, Esquivel, Ribba, Rodríguez y Lamberti se sumaron. Varios chicos ficharon por primera vez en la Liga y algunos son de la región”.

El sueño “era volver, pero ahora tenemos ganas de ser protagonistas y el buen trabajo de pretemporada nos permitirá competir”.

Remarcan que “nada sería posible sin el apoyo de los jugadores y de los cuerpos técnicos. Víctor Bengoa y Néstor Tissera son DT de la casa, que no dudaron en dar una gran mano. Los acompañan el profesor César Diez, que también ayuda en las inferiores, donde trabajan José Núñez, Julián Cerutti, Héctor Brouet, Guillermo Alegría, Brian De la Iglesia y Luciano Luna, en diferentes categorías y cargos”.

El otro equipo tiene dirigentes como “Lalo De Castro, Federico Quartapelle, Ramiro Rodríguez y gente de toda la vida y otros que se van sumando de a poco y cada vez tienen más participación, porque se necesitan más manos siempre”.

No dudan de que “vender estas tierras no es la idea. Porque sólo si se trata de un crecimiento enorme sería un buen negocio. Tenemos ganas de contagiar al barrio, de darle un salto de calidad a lo que tenemos, de renovar la sede social y pensar en crecer hacia arriba, en vez de vender lo que es River. Es el último club de barrio de la Villa”.

Asumen que “esto que hicimos es el piso. Desde la base hay que crecer. Mejorar cada día. Nos habíamos quedado sin inferiores y ahora tenemos 5 categorías, y vamos a formar la que falta. Vamos a armar las 5 categorías infantiles y también el fútbol femenino. Nos falta espacio, pero no creatividad”.

Resaltan que “River Plate está de pie. Los hombres pasan y las instituciones quedan. River sigue siendo River en barrio Almirante Brown. Hay gente que jugó con esta camiseta y tiene que volver. Ya recuperamos las inferiores, el domingo recuperamos la primera y la reserva, vamos a recuperar la sede, hemos recuperado y mejorado ‘El Pozo’, porque River Plate vuelve a ser River Plate”.