rubros | medidas | locales

Afirman que la apertura permite ver "un horizonte un poquito más claro"

El titular de Acovim y propietario de un local de calzado, Roberto Salomón, lo aseguró. En este sentido, recalcó que los diferentes rubros, mayormente los considerados no esenciales, tratan de sobrellevar la situación

En la última jornada comenzaron a regir nuevas habilitaciones. Entre ellas, la extensión horaria de circulación, actividades deportivas y que los rubros considerados no esenciales retornen a la atención en sus locales.

En relación, el titular de Acovim y propietario de un local de calzado, Roberto Salomón, aseguró: “La apertura indudablemente que nos viene a contribuir porque nos permite empezar a ver un horizonte un poquito más claro, más despejado”.

Asimismo, expuso: “Tenemos todas las ganas de que esto continúe cada vez más directo más a la normalidad”.

Al respecto mencionó que la situación es similar en los diferentes rubros que existen en la ciudad pero más que nada aquellos considerados no esenciales como gastronómicos y quienes trabajan por la noche.

Restricciones

Sobre las medidas más prohibitivas en los pasados 9 días, expresó: “Fue muy duro para todos, para todo el mundo porque indudablemente es un traspié tras otro estos dos últimos años”, aseguró el reconocido propietario.

En consonancia, sostuvo que todos los rubros tratan de “sobrellevar un barco para que llegue a destino con no tantos golpes”.

“Es una definición que me parece bastante clara para saber dónde estamos parados”, adjudicó. En este sentido, mencionó que siempre estas medidas repercuten de manera directa en cada local comercial.

Panorama

Respecto al contexto que afrontan los diferentes sectores, Salomón recordó que mantuvieron una reunión con el Gabinete de Gobierno la semana pasada por más de tres horas.

El entrevistado describió que en esa instancia realizaron una evaluación del contexto sanitario existente.

En este marco, detalló que las autoridades locales, sobre todo la sanitaria, hicieron énfasis en “las esperanzas que ellos tienen debido a que está como acelerándose la llegada de las vacunas”.

En consecuente, afirmó: “Esta herramienta es el único remedio que tenemos”y agregó: “Es el método más seguro, que todos estemos vacunados y que la prevención continúe siendo una base indiscutible”.

No obstante, el referente de Acovim ratificó que es “entendible perfectamente” la situación epidemiológica, pero que la parte económica va “ligada directamente con la parte sanitaria”.

“Es otro mal que nos está aquejando y que necesitamos poder poner las manos para enfrentar esto que se nos ha transformado en una carga muy pesada”, recalcó.

En este marcó, subrayó: “El panorama en la ciudad con respecto a todos los locales deshabitados es preocupante”, exteriorizó.

Medidas

Sobre las medidas y su apertura o cierre dependiendo la ocupación de camas en la ciudad, aclaró que siempre sugieren alternativas que no perjudiquen demasiado a todos los sectores.

En este sentido, que la incertidumbre no es positiva pero que vas desarrollando diferentes estrategias y probando.

“Estamos poniendo todos nuestro esfuerzo pudiendo dar así respuesta a las expectativas y no quedar en el intento”, resaltó.

En este sentido, agregó: “Esto es lamentable porque quien abandona una actividad por problemas, después es muy difícil que esa misma persona retorne”.

En función de su afirmación, explicó que la persona opta por no volver porque “cuesta mucho” y “deja muchas huellas”.

Asimismo, destacó: “Un problema de este tipo y no querés tener ninguna experiencia parecida”.

Sobre cómo continúan, dio a conocer que todos los sectores están “tratando de mantener a flote todo lo que queda” siendo posible dialogar “sobre una recuperación en los próximos meses”. También resaltó que esperan la llegada de inversiones, que es un recurso altamente necesario.

Gente

En torno a las actitudes de las personas en el marco el contexto sanitario pero también económico, enfatizó: “La gente es previsora, en Argentina tenemos un tipo de consumidor inteligente y preparado, con conocimiento de lo que son las crisis en su gran mayoría”.

Al respecto negó que los consumidores de Villa María y Villa Nueva posean como una actitud de “compra desesperada” ante la posible escasez de productos o que tenga preocupación por el aumento. “Eso fue hace muchísimos años”, mencionó.

En este sentido, sobre el perfil de las personas en estos contextos, detalló: “En cada cimbronazo retrae el consumo para estar prevenido, eso es otra cosa”.

Para finalizar, sobre la comercialización refirió que “un hecho importante” es la caída de las ventas a personas de la región, por fuera de Villa María y Villa Nueva.

Este tipo de venta, según el entrevistado, abarca casi el 50% en todos los locales comerciales de ambas villas. Por lo que fundamentó que las limitaciones en la circulación impactan de manera directa sobre las ventas, situación que pudieron notar.