Villa María | Salud | dieta |

El calor del verano revela las nuevas tendencias en alimentación

La nutricionista Melisa Mansur cuenta sobre los pros y contras de la dieta cetogénica, una reciente forma de bajar de peso que se acrecentó en nuestro país y ya se está observando también en la ciudad

El verano da lugar al comienzo de las dietas y las restricciones para tener un cuerpo más liviano. Entre las nuevas tendencias que se han incorporado podemos hallar la dieta cetogénica, una nueva forma de alimentación que reduce en gran cantidad los carbohidratos en la comidas, como los panes, harinas, dulces, gaseosas, e inclusive algunas verduras y frutas. La misma puede tener consecuencias peligrosas en el organismo, además de ser muy restrictiva. 

Para saber más al respecto, PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con la nutricionista Melisa Mansur, quien explicó de que se trata esta nueva modalidad y cómo afecta a nuestro cuerpo.

“La dieta cetogénica en realidad lo que hace es justamente eliminar los hidratos de carbono complejos, elimina algunos alimentos que te aportan este macronutriente tan fundamental; al eliminar el almidón y aumentar la proteína y grasas saludables lo que hace nuestro organismo es aumentar sacar la energía que necesita para cumplir sus funciones metabólicas a partir de las reservas que están depositadas tanto en hígado como en músculos”, explicó la nutricionista. 

“Es muy efectiva porque vos estas incorporando menor cantidad energética en primera medida, mayor cantidad de proteínas y de grasas que son más difíciles para el organismo de digerir y de metabolizar para obtener de los alimentos la energía que se necesita”,  fundamentó. 

A su vez, la nutrióloga comentó que a largo plazo no puede llegar a ser sostenida porque el macronutriente, en este caso el hidrato de carbono complejo, “lo primero que nos aporta es energía que va a depositarse a nivel de glucógeno muscular, va a contribuir con tus funciones metabólicas normales”. 

Ante ello, aclaró que cuando se agotan las reservas de este glucógeno se empiezan a utilizar las que tenemos a nivel hepático. “No es recomendable que sea sostenida a largo plazo porque puede tener efectos adversos”, argumentó.

En tanto si se ha recetado dicha dieta, la especialista aclaró: “En mi consultorio inclusive la he usado pero justamente con mucha moderación, no en todos los pacientes sino en aquellos pacientes que ya habían aprendido a alimentarse saludablemente y habían cambiado su estilo de vida y necesitaban por ahí generar un shock con un descenso de peso rápido”. 

Asimismo, añadió: “Lo que tiene este tipo de dieta es que no es recomendada para todo el mundo, debe ser supervisada por un nutricionista que sepa del tema”.

Mansur explicó que la dieta se basa en cuatro etapas donde primero se van sacando ciertos alimentos y luego se van incorporando de a poco otros, “como por ejemplo las frutas y lácteos que en la primer etapa no se pueden consumir”. “En la siguiente etapa ya incorporas lácteos descremados, en la tercera etapa ya incorporas hidratos de carbono complejos pero siempre integrales, y en la última etapa ya se va intercalando con algunos días de dieta normal”, subrayó. 

Las principales ventajas que ofrece esta dieta es que se pierde peso rápidamente, debido a que la energía se obtiene de los depósitos grasos, y se puede usar por lapsos cortos como dos o tres días solamente, para salir del estancamiento que se produce cuando el cuerpo se acostumbra a un régimen alimenticio.

Los principales alimentos que  trata de evitar son las harinas y los dulces, por lo tantos el pan, la pizza y las tortas están totalmente descartados. Por otro lado, las frutas, que son altas en carbohidratos, también se reducen en esta alimentación. Esto hace que la dieta sea complicada de mantener en el tiempo. 

Por otro lado, está forma de alimentación implica el aumento del consumo de carnes, huevo y aceites. 

En cuanto a los que recomienda para mantenerse sano durante la época de calor la nutricionista acotó: “La incorporación de frutas y verduras, por lo menos 5 porciones por día, y la incorporación de granos enteros legumbres y harinas integrales para su aprovechamiento de fibra, carnes magras preferentemente pollo, pescado, cerdo, vaca y retirando la grasa visible y la piel del pollo”. También recomienda comer huevo y dejar las golosinas dulces y postres para una pequeña fracción del día.

“Teniendo en cuenta la regla del 80-20 que quiere decir que el 80% de la alimentación ha sido saludable podés llegar a cubrir un 20% con aquellos alimentos que te gusten más y que no se ajusten tanto a la vida saludable que tenga”.

Por otro, lado la especialista agregó que la deshidratación en nuestro cuerpo afecta en un impacto muy negativo provocando hasta convulsiones.

“Por eso es que hay que prestarle mucha atención a las señales que da nuestro organismo, principalmente en la orina, por ejemplo si es de color muy oscura nos está avisando que requerimos mayor aporte hídrico”, añadió.

Para los chicos

En cuanto a la nutrición para los niños, subrayó: “Es una etapa donde adquieren hábitos alimentarios qué van a repercutir para el resto de sus vidas, por eso es importante poder inculcarles un estilo de vida el cual pueden llevar a cabo qué puede repercutir positivamente en su estado de salud por eso hay que tener en consideración las porciones de los alimentos, golosinas, dulces, snacks y gaseosas”. 

Asimismo, comentó que lo importante también es inculcarles que adquieran horarios para poder comer y que cada comida esté cargada de nutrientes y no de calorías vacías. “Ofrecerles a los niños alimentos saludables y darles el ejemplo de su consumo es muy importante porque ellos copian todo lo que hacen los adultos”, concluyó la profesional.



Aldana Pszybylski.  Redacción Puntal Villa María

TEMAS: salud dieta
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas