Villa María | salud | restricciones | obispo

Malestar del Obispado por las restricciones a los cultos religiosos

El Centro de Operaciones de Emergencia precisó que están prohibidas las ceremonias que impliquen la aglomeración de personas

El Obispado de Villa María emitió un comunicado en el que expresa su “desacuerdo” y “no acompañamiento” a las últimas restricciones en seis departamentos de la provincia, entre ellas la suspensión de los actos religiosos.

El obispo de Villa María, monseñor Samuel Jofré, es quien firma el comunicado y asegura que la práctica de la fe no es una actividad esencial, sino que se refiere a la misma como una necesidad vital.

Jofré manifiesta en el escrito que las convicciones espirituales del pueblo son tan importantes como la vida misma y son la principal fuerza frente a las adversidades en el marco de la pandemia que atraviesa la ciudad. Ante las restricciones por las que atraviesa la provincia de Córdoba, en las cuales los actos religiosos se encuentran suspendidos por un período de 14 días, el obispo remarca que los valores espirituales y trascendentes de la persona forman parte del entramado más profundo de la vida del pueblo y los mismos se expresan en creencias, prácticas de culto y ritos sagrados de los distintos credos.

Por lo cual él sostiene que para la mayoría de los argentinos, su estado emocional depende también de su relación personal y comunitaria con Dios.

El religioso manifestó su desacuerdo con las recientes prohibiciones y solicitó se restituya cuanto antes la libertad religiosa conculcada, asegura que no se ha evaluado adecuadamente el culto religioso y considera que no representa un espacio peligroso de contagios.

Pedido a las autoridades

“Los creyentes decimos sí a las medidas sanitarias, no a la perdida de libertades públicas”, explicó Jofré y agregó: “No solicitamos ningún privilegio ni nada que ponga en riesgo la salud de nuestra gente, sino solo que no se nos impida, bajo los correspondientes protocolos sanitarios ya aprobados, poder reunirnos con nuestros templos de oración, para honrar al Dios de la vida e interceder por el bien de todos, inspirándonos para asumir mejor el compromiso de cuidarnos los unos a los otros, en especial a los más frágiles”, concluyó el prelado.

Por otro lado, el obispo expresó que en estos últimos meses se ha dejado morir mucha gente sola, sin el afecto de su familia y sin el oportuno auxilio religioso, y subrayó que en el artículo 27 del último decreto se ha reconocido el derecho a que todos los enfermos graves ya sea de Covid-19 o no estén acompañados y reciban así el auxilio religioso que soliciten, por ello Jofré alentó a los ciudadanos a que ejerzan este derecho.

Solicitud provincial

La solicitud local se suma al pedido del Arzobispado de Córdoba, que también expresó su malestar por la suspensión de los actos religiosos.

A través de un comunicado, tilda de “exageradas” las prohibiciónes a la práctica de culto en los templos, ya que “afecta a la salud espiritual de las personas, especialmente en un tiempo de cuarentena prolongada”.

Ante esto, la Arquidiócesis de Córdoba solicita a las autoridades un diálogo franco para que comprendan la necesidad vital de la atención de la salud espiritual de los ciudadanos.