Villa Nueva | Salud | hospital-pasteur | circuito-mujeres

Más de 200 pacientes serán partícipes del Circuito de Mujeres

Comenzó ayer la segunda edición de esta propuesta, que ya tiene todos los turnos dados hasta el mes de junio. Cada martes, un mínimo de 15 mujeres son atendidas por profesionales de distintas áreas

En el Hospital Regional Pasteur comenzó ayer la segunda edición del Circuito de Mujeres en el marco del 8 de marzo con 16 pacientes de la zona. 

En diálogo con PUNTAL VILLA MARIA, el vicedirector del centro de salud, Pablo Valle, confirmó que los turnos están dados hasta el mes de junio. Esto implicaría que, en promedio, 210 mujeres de 30 localidades serán atendidas hasta dicho mes. 

Además, puntualizó que las primeras pacientes que participaron, 15 eran oriundas de Pozo del Molle y una de Villa María. Por otro lado, constató que en este año la iniciativa del nosocomio se llevará a cabo los días martes desde las 7 de la mañana hasta cerca del mediodía, hasta el mes de diciembre como el año pasado. Además, la propuesta adhirió dos variantes: la vacunación y la educación. 

Primera jornada

El vicedirector de la entidad contó que las 16 pacientes fueron recibidas por él en el nosocomio local, a quienes presentó el equipo que las iba a acompañar durante el circuito. Luego iniciaron con las diferentes etapas que conlleva la jornada. 

En primer lugar elaboraron una ficha para cada mujer donde se detallaron las medidas, el peso y el perímetro abdominal para una evaluación nutricional. Continuaron con la extracción de sangre, siendo un análisis más completo que el de rutina, en el que se incluyó la detección de enfermedades de transmisión sexual y serologías de cualquier tipo. En segundo lugar, mientras las mujeres desayunaban se  llevaron a cabo dos charlas, una referida a la nutrición saludable y otra de género con profesionales de la salud mental. 

En tercera instancia se dividieron en dos grupos, uno se dirigió al área de rayos, donde se realizaron una ecografía ginecológica, una mamaria y mamografías, este último estudio en el caso de las mujeres con 35 años que poseen antecedentes y aquellas con 40 años sin antecedentes. El resto de las mujeres que conformaron el segundo grupo, se dirigieron hacia los consultorios externos, donde las revisó un oftalmólogo, un odontólogo y un ginecólogo. Cerca del mediodía, las docentes generaron un vínculo particular con una de las mujeres que tenía la escolaridad incompleta para ver cómo se incorpora al sistema educativo. 

El circuito

Sobre la iniciativa, Valle manifestó: “Normalmente en cualquier clínica privada o en el mismo Hospital nos llevaría meses concretar estos estudios, así que brindarlo en un día en aproximadamente cuatro horas, para nosotros, ha sido un desafío de integración, vínculo y trabajo en equipo. Pero lo hemos logrado y cada vez vamos pudiendo un poquito más y mejor”.

“Esta propuesta llegó para quedarse. Tenemos alta respuesta por parte de la población y para nosotros es muy productivo, no lo vamos a dejar. El vínculo y la adhesión que tenemos son altísimos”, declaró.

Con respecto al origen del Circuito de Mujeres, Valle detalló que surgió de un programa impulsado por Laura Jure -ministra de Promoción del Empleo y Economía Familiar de la provincia- que se implementó en el Hospital Tránsito Cáceres de Allende. En la ciudad, las autoridades y equipos de trabajo replicaron la matriz macro y lo adaptaron, se formularon nuevas propuestas que fueron significativas para el Circuito, que es denominado así por todas las áreas por las que la paciente es atendida en la jornada. 

Los cambios

El vicedirector explicó que en este año el equipo interdisciplinar en conjunto con el Hospital optaron por verificar la vacunación de cada una de las pacientes por medio del Sistema Provincial que poseen. De esta manera, colocar las vacunas correspondientes a las pacientes. Por otro lado, Valle reveló: “Detectamos que el año pasado existió un alto índice de deserción escolar, por lo que, con el equipo de educación que posee el Hospital decidimos hacer una charla y acercarnos de manera personal para que podamos incorporarlas al sistema educativo”. 

En consonancia, añadió: “Esto no tiene que ver con la salud pero sí con la función social que tenemos que cumplir. La educación y la salud tienen un vínculo”.



Julia Sgriccia.  Redacción Puntal

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas