Villa María | sector | vigencia | trabajadores

La CGT centraliza en la vacunación la reactivación económica de la ciudad

La secretaria adjunta de la entidad, Guadalupe Vásquez, dijo que el impulso de algunos sectores clave evitó despidos en la pandemia. Demandó la entrada en vigencia de la ley de teletrabajo y que incluso se amplíe a otros ámbitos

El sector trabajador destacó que la reactivación económica que se percibe en la ciudad, con un importante movimiento en la zona céntrica que se advierte en los comercios pero también en otras actividades, es impulsado por el incesante ritmo de vacunación, que ya tiene a más de 45 mil villamarienses con al menos una dosis aplicada.

“La vacunación generó que se empiecen a normalizar un montón de sectores que venían muy golpeados por el Covid, principalmente por la segunda ola”, destacó Guadalupe Vásquez, del gremio de Judiciales y secretaria adjunta de la regional local de la CGT. Igualmente, reconoció que el sector de los trabajadores se encuentra atento a lo que pueda suceder con un nuevo rebrote, aunque “en principio hay una reactivación que viene acompañada de índices macroeconómicos muy positivos”.

Admitió que “hay sectores donde golpeó con mucha más fuerza, como el turismo, la gastronomía, el sector de la nocturnidad y el entretenimiento, como también el transporte, que era un sector muy fuerte. Las empresas no recaudan y los trabajadores necesitan un salario digno, entonces es complejo”.

Sobre la realidad que perciben a nivel local desde los sindicatos, reconoció que el impacto se diferencia según el rubro, aunque en la actualidad “con la liberación de actividades y ampliación de horarios, la reactivación en la gastronomía es clara, pero todavía falta el sector hotelero, la nocturnidad en general como los boliches y confiterías”.

Admitió: “Estamos viendo con tranquilidad una recuperación económica que se advierte, más allá de los índices de las cámaras comerciales e industriales. Hay inversiones que están llegando al país y afortunadamente no hay despidos masivos. Incluso hay reincorporación, como en la Fábrica Militar, con los trabajadores despedidos en el gobierno anterior. Hay que tener mucho cuidado y cuidarnos”.

Insistió además en que la economía “depende de la salud y todas estas variantes del virus amenazan a la economía global. Lamentablemente, a la gente no le gusta que le coarten sus libertades, pero esto es una situación de fuerza mayor; las nuevas cepas son muy peligrosas”. Y volvió a ratificar la importancia de avanzar con el plan de vacunación: “Nuestra ciudad avanzó enormemente, hay jóvenes de 24 o 25 años que se están vacunando. Creo que mientras más avancemos mayores sectores van a poder trabajar con mayor tranquilidad”.

“La construcción es uno de los sectores que más se reactivaron en este tiempo y sabemos que es uno de los sectores que más mueven las ramas de la actividad económica, y en esta ciudad gracias a planes como Procrear y Lo Tengo, entonces así se impulsa el crecimiento de muchos sectores”, dijo.

Y amplió que hay perspectivas de crecimiento en este aspecto: “Como, por ejemplo, en calle Buenos Aires hacia la autopista, donde hay tres desarrollos inmobiliarios, más los lotes que se están urbanizando. Vemos que hay una reactivación y, lejos de pensar en despidos, el clima que se percibe es bueno”.

Regular el teletrabajo

Una de los cambios que generó la pandemia fue la posibilidad del teletrabajo, que según Vásquez “llegó para quedarse”, motivo por el cual “se necesita que la ley pueda entrar en vigencia y amplíe a otros sectores; incluso que el propio Estado que la generó la respete para sus mismos empleados”. Entendió que ante la realidad que se vive por estos días “se necesita que se empiecen a regular estas actividades, que por el paso del tiempo han quedado y van a seguir quedando por el avance y la implementación de tecnologías. Muchos sectores trajeron un avance en cuanto al nivel tecnológico y de accesibilidad muy fuerte”, precisó.

Y justamente, ante ese avance, entendió que “todo tiene que estar regulado y la ley debe entrar en vigencia de forma urgente”.

Inflación versus paritaria

Sobre cómo puede avanzar el proceso de paritarias, con algunas actividades que continuaron trabajando sin problemas y otras visiblemente afectadas por las restricciones y la situación económica, Vásquez entendió que el problema grave que tiene el país “es la inflación y el costo de los alimentos”.

Explicó que hasta el momento “no se pudo combatir el monopolio de la producción de los alimentos; primeras, segundas y terceras marcas están en manos de dos empresas, que no necesitan llamado telefónico para acordar subas, sino que crecen sólo con las subas de precios. No producen más, sino que aumentando crecen en sí mismas”.

En ese contexto, insistió en que “es un problema que los gobiernos no pudieron solucionar. El precio de los alimentos es un descontrol, con aumentos de 5, 10 o 15%. Si la inflación estimada es del 50% -anual- es muy difícil hacer paritarias que tengan vigencia durante un año, sobre todo en el contexto electoral que se viene”.

Para ello, consideró oportuno “plantear que el salario al menos le emparde a la inflación. Seguro que dependerá de cada sector, el transporte tiene un nivel mínimo, entonces será difícil a los trabajadores hablar de paritarias. Pero hay otros sectores que con la pandemia acrecentaron sus ganancias, que no tuvieron perjuicios y generaron mayores ventas”.