Provinciales | Semana Santa | Esteban Avilés | Córdoba

Semana Santa: con más casos, admiten que el fin de semana largo "es un desafío"

El gobierno provincial señala que hay reservas que van del 70 al 90% de la capacidad de ocupación. La suba de contagios obliga a redoblar los cuidados; reclaman más compromiso de turistas y comerciantes

Con los casos de coronavirus en alza, la Semana Santa es un desafío para Córdoba. Principalmente, porque los números previos permiten presagiar que habrá una alta ocupación y que la circulación de personas será masiva.

La Provincia ha promocionado sus alternativas turísticas pero, a la vez, remarca que deben cumplirse las medidas de prevención.

Esteban Avilés, presidente de la Agencia Córdoba Turismo, admitió que se trata de una situación desafiante desde el punto de vista epidemiológico. “La palabra precisa es desafío. Primero quiero hacer un reconocimiento a los cordobeses porque en septiembre u octubre parecía hasta una utopía tener temporada y, con una fuerte responsabilidad de los sectores público y privado, tuvimos una temporada muy positiva. Córdoba se ha ratificado como el destino turístico más importante del interior de país. Nos visitaron más de 4.100.000 personas de diciembre a febrero, sumado a los fines de semana de marzo, que también fueron muy positivos. Ahora, también para Semana Santa tenemos una expectativa muy favorable”, indicó Avilés.

Mensaje Directo: Esteban Avilés - Semana Santa en Córdoba

Señaló que las reservas van del 70 al 90 por ciento. “Eso indica que vamos a tener un fuerte protagonismo fruto de un trabajo colectivo y tenemos que ser conscientes de la situación en la que está la pandemia, de lo climático, de lo que pasa en los países limítrofes. Tenemos que aplicar el sentido común:cuando la gente circula hay mayores riesgos de tener contagios. Pero todo esto va a quedar en un segundo plano si los cordobeses seguimos profundizando la prevención. Que cada uno de nosotros en nuestra vida diaria cuide esas flexibilizaciones que benefician a Córdoba. En lo económico, en la primera etapa del verano entraron más de 89.000 millones de pesos. Pero la flexibilización también se refiere a las libertades individuales que logramos entre todos en la vida diaria. Entonces cuando escuchamos este mensaje, que suena un poco trillado ya, del uso del barbijo, del lavado de manos, que realmente se entienda lo profundo del mensaje”, manifestóAvilés en diálogo con el programa Mensaje Directo, que se emite por Quatro TV y Somos Río Cuarto.

- ¿Qué prevención adicional se va a tomar durante el fin de semana largo? ¿Qué se les va a pedir a los viajeros que lleguen a Córdoba?

- Es la misma situación que tenemos desde diciembre.Tienen que subir a la aplicación Cuidar, en lo que hace al Certificado Verano para quienes ingresen a la provincia.En ese certificado solamente tienen que indicar el núcleo familiar, el destino de vacaciones y las noches de pernocte. Para el cordobés, sólo tiene que demostrar su pertenencia al territorio. Cualquier tipo de documentación va a ser viable para circular libremente en todo el territorio provincial. Si bien no se piden hisopados, estamos recomendando ser muy cuidadosos en las horas anteriores si se toman vacaciones en Semana Santa: tratar de limitar o mitigar reuniones sociales, si algún familiar ya tiene algún tipo de situación que tenga que ver con un síntoma del virus hay que hacerse el hisopado o llamar al médico de cabecera.

La Provincia está recomendando que la gente que se vaya a desplazar durante este fin de semana largo se realice previamente testeos o hisopados.

- Si las reservas están entre el 70 y el 90 por ciento, entonces hay que esperar un fin de semana de masividad en la provincia. ¿Se puede esperar que se cumplan los protocolos y las medidas preventivas con esa cantidad de gente?

- La generalidad de los más de 4 millones de turistas que tuvimos en la provincia han sido muy respetuosos de los protocolos y eso explica los niveles de contagios. Cuando una ciudad turística triplica o cuadruplica la cantidad de su población con la gente en tránsito y, a la vez, hay cantidades irrisorias de contagios, entonces se hicieron las cosas bien. Pero no hay que relajarse. Tenemos que saber cuáles son los lugares de riesgo, de posible aglomeración. Pueden ser las iglesias, las entidades de culto. Y el Estado tiene que ser un ejemplo en la toma de decisiones: tenemos que tratar de que los eventos sean lo menos presenciales posible. Y en ese sentido quiero destacar a los intendentes, a las cámaras y asociaciones por la experiencia que se adquirió.

las más leídas