Servicios | pandemia | Covid

Las clínicas dicen que están en situación crítica para enfrentar otra ola de Covid

Advirtieron que tienen una frágil condición económica y financiera que se agravó durante el año pasado con la pandemia. Alertan que los ingresos no cubren ni la mitad de los costos en muchos servicios que prestan

“La frágil situación económica y financiera de las entidades que integran el sistema de salud privado, agravada durante la primera ola de la pandemia de Covid-19, representa un serio problema frente a la eventualidad de una segunda ola durante los próximos meses”, alertó Aclisa, la entidad que reúne en la provincia a clínicas y sanatorios. Con un agravante: en el interior la situación es aún más difícil para esas entidades de la salud.

Es parte de las conclusiones del trabajo que realizó la consultora Economic Trends que conduce Gastón Utrera y que reflejó la crítica situación de arrastre que padece el sector privado de salud por costos que corren a distinta velocidad que los ingresos reconocidos por los financiadores del sistema.

Por eso Aclisa remarca que “el promedio de tarifas de los distintos financiadores no cubre los costos de servicios clave como las internaciones en piso y en UTI, y los picos de la pandemia agravan el problema, al reducir las tasas de ocupación de servicios normales e incrementar sustancialmente los costos de atención de pacientes Covid”.

El informe aclara que el problema tarifario no está vinculado sólo a sus niveles promedio, inferiores a los costos, sino también a la marcada distorsión de tarifas entre financiadores y entre servicios y prácticas médicas, lo que implica distintos niveles de vulnerabilidad de las entidades dependiendo de su mix de financiadores y su mix de servicios.

“Hablamos de una situación muy compleja, de un sector complejo que está atravesado por cuestiones económicas, sociales, éticas, y con una operatoria y un modo de financiación también complejos”, graficó Utrera al describir el contexto y el objeto de estudio.

Luego, al referirse al trabajo realizado, detalló que tomaron “los costos y los cruzamos con los valores de los principales financiadores de la provincia de Córdoba, provinciales, nacionales y privados. Pero hay varios problemas superpuestos que se vienen acumulando hace tiempo. El promedio de las tarifas no cubre la totalidad de los costos y es más grave cuando se toma la internación en piso, porque allí cubre entre el 25 y el 65 por ciento de los costos; y en el caso de las unidades de terapia intensiva es un poco mejor, pero tampoco cubren la totalidad porque hay tarifas que van del 45 al 92 por ciento”, indicó el economista.

Luego Utrera graficó al indicar que aquellas clínicas que son “Pamidependientes” tienen “un problema adicional por el atraso en el reconocimiento de los nuevos valores que tienen las prestaciones. Pero también hay diferencias con respecto a los servicios, porque por ejemplo Pami no está entre los que menos cubren la internación de terapia, pero sí a la hora de financiar la internación en piso. Por eso el problema es grave por las combinaciones que tienen las instituciones médicas”.

Otro punto que destaca el trabajo de Aclisa apunta a la realidad geográfica diferente en Córdoba. “Hay diferencias porque hay una tendencia a que las cirugías se realicen en las grandes ciudades, en las capitales, y las cirugías son las que por allí tienen mejor relación entre financiamiento y costos, por lo que en el interior la situación es más preocupante aún”, explicó Utrera.

Consultado sobre los motivos de por qué el sistema no colapsa ante la crisis descripta, el economista explicó que “en parte porque hay costos que se cubren con algunos programas como el Repro II, pasivos contingentes o dejando de pagar ciertas cosas y acumulando deudas, como por ejemplo las contribuciones patronales”, ejemplificó. Y completó: “A su vez, la pandemia motivó una fuerte caída de actividades más rentables como las cirugías y claramente agravó la situación ya compleja”.

¿Cómo impacta la llegada de un nuevo pico de demanda por coronavirus?

En el informe de Confeclisa se concluye que una segunda ola llevaría a profundizar la crisis de sanatorios y clínicas, algo que parece inevitable según los expertos. “Otra consecuencia de la distorsión de tarifas entre servicios es que cada ola de la pandemia de Covid-19 reduce la cantidad de prácticas que, de alguna manera, sirven para cubrir déficit de servicios como las internaciones en piso y en UTI, haciendo muy difícil la financiación de estos servicios”, explica el informe sectorial.

“Adicionalmente, cada ola de la pandemia reduce también las tasas de ocupación de estos servicios, aumentando los costos unitarios, tal como se mostró en las secciones anteriores”, agregó.

Y por otro lado aclara que los servicios que sí pueden incrementar su volumen de actividad, como la internación en UTI de pacientes Covid, suben fuertemente su costos. Con valores a marzo de 2021 del Sistema Estadístico de Costos de la Salud, el costo de internación en UTI Covid-19 es de $ 61,687.44 por día cama bajo el supuesto de 50% de tasa de ocupación”, cuando normalmente ese costo es de 36.100 pesos.

“Hicimos proyecciones de costos a septiembre, con los dos próximos trimestres que es cuando se daría la segunda ola de la pandemia y en un escenario muy conservador habría un 20% más de costos, tomando medicamentos, salarios y demás. Es muy conservador, lo que implica un aumento del 20% en las tarifas sólo para sostener este mal contexto actual. También el dólar es una variable que influye mucho porque condiciona costos de insumos y servicios y fue en el último tiempo un motivo de la escalada de costos”, finalizó Utrera.

GonzaloDal Bianco. Redacción Puntal