Policiales | sexual | menores | fiscalía

Con un perfil falso en las redes, pedía material pornográfico a menores

El victimario es de Colonia Caroya y está imputado por delitos contra la integridad sexual de niños y adolescentes de cinco países. La Fiscalía de Jesús María elevó la causa a juicio

La Fiscalía de Instrucción de Jesús María -a cargo de María Guillermo Monti- dispuso en las últimas horas el requerimiento de citación a juicio contra un hombre oriundo de Colonia Caroya (cuyas siglas son L.J.E.) por delitos contra la integridad sexual de menores de edad de hasta cinco países.

Actualmente alojado en el penal de Bouwer, L.J.E. está imputado por los supuestos delitos de “producción de material pornográfico infantil”, “abuso sexual gravemente ultrajante continuado”, “facilitación de representaciones sexuales de menores de edad”, “coacción agravada reiterada” y “tenencia de material pornográfico infantil”.

La investigación, según lo explicado por el Ministerio Público Fiscal (MPF), inició gracias a un reporte internacional elaborado por el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados de los Estados Unidos, que identificó y alertó sobre una posible distribución y tráfico de importante cantidad de imágenes con contendido sexual de niños y adolescentes, al que se le sumaron también actuaciones sumariales iniciadas en órganos judiciales bajo jurisdicción local.

Las averiguaciones pertinentes al caso fueron llevadas a cabo por el equipo de la Fiscalía de Jesús María con la colaboración del Área de Cibercrimen de la Fiscalía Adjunta Penal del Ministerio Público Fiscal, Detectives de la División de Investigaciones Operativas (DIO), Área de Delitos Informáticos y Cibercrimen, Unidad de Equipos Informáticos de Policía Judicial y la Brigada de Investigaciones de la Departamental Colón de la Policía de la Provincia de Córdoba.

Engaños a través de las redes sociales

El trabajo efectuado por la fiscalía permitió esclarecer 13 hechos delictivos contra la integridad sexual de menores de edad, cuyas edades oscilan entre los cinco y los diecisiete años de edad al momento de su comisión.

Según el MPF, el oriundo de Colonia Caroya utilizaba un perfil falso en las redes sociales para asemejarse a un menor de edad y de esa manera ganarse la confianza de las víctimas.

Mediante conversaciones, tras lo cual remitía imágenes pornográficas y mediante engaños, lograba la remisión por parte de las víctimas de imágenes de contenido sexual, tras lo cual comenzaba con amenazas obligándolos al envío de más imágenes, llegando en algunos casos a tratarse de prácticas sexuales explícitas entre menores.

El hombre fue además imputado por el delito de “Coacciones Agravadas” resultando víctimas mujeres mayores de edad. Según se pudo saber, el caroyense obtenía fotografías y filmaciones en ropa interior con la excusa de que se trataba de un contrato laboral para modelaje. Una vez obtenido dicho material, las amenazaba con publicarlo en las redes sociales si no se filmaban y se tomaban fotografías con contenido sexual, conforme a sus nuevas peticiones.

Al tratarse de delitos cometidos mediante el uso de redes sociales las víctimas residían no solo en ciudades de la provincia de Córdoba, sino también en localidades de las provincias de Santa Fe, Buenos Aires y Santa Cruz; como así también en el exterior. La Fiscalía vinculó a L.J.E. con menores de países como Venezuela, México, Brasil y España.

En el procedimiento realizado al momento de su detención, se logró el secuestro de una cantidad considerable de sistemas de almacenaje informático, los que contenían miles de imágenes y cientos de videos de menores de edad en situaciones sexuales explícitas, muchos de ellos con la participación de mayores de edad.