Policiales | Sosa | torres | imputado

Sergio "Pilín" Sosa fue condenado a 20 años de prisión por un sangriento hecho en Las Playas

El imputado de asesinar a Hernán Bertolini y de intentar terminar con la vida de otras dos personas asumió su culpabilidad. El fiscal de Cámara, la defensa de Sosa y el abogado querellante de la víctima fatal acordaron solicitar la misma pena: dos décadas de cárcel

Sergio “Pilín” Sosa, imputado por varios delitos entre los que se destacan homicidio e intento de femicidio, fue condenado en el atardecer de este martes a la pena de 20 años de prisión.

La audiencia -que comenzó a las 15 y terminó cerca de las 19- contó con la participación de un jurado popular que siguió las alternativas de la audiencia en el hall de la sede judicial villamariense.

El Tribunal -compuesto por Félix Martínez, Edith Lezama de Pereyra y Eve Flores- juzgó a Sosa por desobedecer restricciones de acercamiento y por dos tentativas de homicidio (una simple, en perjuicio de María López, y otra calificada por el vínculo y por femicidio, contra Melisa Torres, ex pareja de “Pilín”). La acusación más grave fue por el brutal apuñalamiento de Bertolini.

Antes de la sentencia, la única persona que habló fue Torres, quien estuvo en pareja con Sosa por 22 años. En su intervención, solicitó que el acusado se disculpara “con sus hijos y con los hijos de Bertolino”.

Participaron también del juicio el fiscal de Cámara, Francisco Márquez;la defensora de Sosa, Florencia Vottero, y el abogado querellante de los padres de Bertolini, Eduardo Rodríguez.

El hecho

El episodio que terminó con varias personas heridas (una de ellas murió a los días en el Hospital Pasteur) se produjo el primer día de febrero de 2019, en una vivienda de calle Costa Rica al 100, en barrio Las Playas.

En diálogo con PUNTAL VILLA MARÍA, la abogada defensora del imputado, Florencia Vottero, contó cómo se dieron los hechos durante ese día.

Según dijo, todo comenzó con la presencia de “Pilín” en la vivienda donde se encontraban Melisa Torres (expareja de Sosa), María López y Hernán Bertolini (amigos de Torres).

Cuando el sujeto ingresa a la casa, la amiga de Torres acciona el botón antipánico. Ante ese escenario, Sosa huye.

A los minutos, regresa con un cuchillo y ataca a las tres personas que se encontraban en la morada. Luego aparece en acción el hijo de “Pilín”, quien a golpes de puños intenta que su padre se detenga.

Ésa noche, el imputado se dio a la fuga antes de la llegada de la Policía. Tras permanecer cinco días prófugo de la Justicia, espontáneamente y en soledad, se presentó en la alcaidía de barrio San Justo, lugar donde quedó detenido.