tabaco | Consumo | Tratamientos

Preocupa el consumo de tabaco, principalmente en adolescentes

Se estima que como máximo a los 14 años un menor ya empieza a fumar. El Municipio impulsa tratamientos de hasta 3 meses con la intervención de psiquiatras y psicólogos. Incluso apuestan a un abordaje integral del grupo familiar

Con el objetivo de bajar el consumo de tabaco, principalmente en adolescentes, el Consejo Municipal de Adicciones habilitó un consultorio en su espacio de calle Pasteur, desde el que se busca concretar tratamientos de manera integral.

Con estadísticas que preocupan en virtud de que se estima que los jóvenes inician el consumo de tabaco como edad máxima a los 14 años, la iniciativa tiene como fin abordar casos particulares y de ser necesarios extenderlos al ámbito familiar para que el resultado final sea mucho más productivo.

Además, la apuesta contra el tabaquismo radica en que, junto al alcohol, es la puerta de ingreso a otras sustancias –ilícitas–. Para Julio Tabares, titular del Consejo Municipal, la génesis del consultorio fue la preocupación del alto consumo de tabaco en la población. Por lejos, el alcohol en primer término y luego el tabaco son las drogas de mayor consumo”, graficó con relación a la realidad en general y que se replica en la ciudad.

Dicha preocupación se agrava “porque estamos hablando de drogas legales, que tienen venta libre. Nos preocupan mucho los jóvenes que inician consumiendo tabaco y luego alcohol ya que es el acceso al consumo de otras drogas, o bien se queda en esa –por el tabaco- y se termina naturalizando el consumo por ser de venta libre”.

El especialista entendió que el tabaco es del tipo de drogas que no producen efectos de manera inmediata, “es decir un efecto que pueda visualizar una persona, pero que a largo plazo son bastante serios”.

Consultado sobre la edad de inicio de consumo a nivel local, mencionó que “como máximo los 14 años, que es algo preocupante porque estamos hablando que recién inician la adolescencia. El consultorio surge de la preocupación de cómo se banaliza el consumo de sustancias”.

Capacitación del personal

Con el consumo de tabaco en alza, desde el Consejo se inició con la capacitación de personal que derivó en la apertura del consultorio. De acuerdo a lo establecido, los tratamientos largos tendrán un plazo estimado de tres meses de duración, aunque pueden varias según el paciente.

“Todas las semanas tienen que asistir al Consejo ya que a veces lo atiende el psiquiatra, que evalúa si es necesario medicar o no a la persona; o el psicólogo, para empezar a ver las causas que producen la vinculación con el tabaco”, indicó Tabares, quien admitió que en algunos casos será necesario “visitar la vivienda de esa persona, porque muchas veces en el ámbito familiar son varias las personas que consumen tabaco y tratar a una sola no alcanza. La idea es llegar a todo el grupo familiar”.

La relación con el Covid

Consultado sobre las dificultades para efectuar tratamientos de este tipo en plena pandemia, Tabares admitió que la realidad marca que “el Covid nos tapó a todos. Hoy es la prioridad, pero pasó algo muy llamativo” a medida que se van detectando los casos.

“Mucha gente fumadora, a raíz del Covid, está haciendo consultas porque siente dificultad respiratoria. Las personas que estamos trabajando buscamos evitar la internación de aquellos que justamente no tienen esa dificultad, pero si a un paciente fumador le sumás Covid estamos hablando de una persona de muchísimo riesgo”, reconoció.

La estrategia del programa apunta a tener fuerte presencia en el territorio, “y no significa ir a un barrio y estigmatizarlo, sino que puede ser una empresa, o al mismo Municipio, que tiene un montón de trabajadores que fuman”. El entrevistado insistió en que es la nueva estrategia de trabajo, “salir a atender a distintos sectores y empezar a atraer a la gente al consultorio. Es una mirada preventiva, de sensibilización”.

De hecho, reconoció que el abordaje se efectuará a través del Municerca de cada sector, más que con los Centros de Atención Primaria de la Salud, “porque allí va cuando ya no puede respirar. La idea es llegar a la gente que tiene naturalizado el consumo de tabaco”.

Acerca de la edad promedio de quienes realizan consultas sobre tabaquismo, Tabares explicó que en promedio “es gente de edad media, de unos 30 años, porque el joven empieza a menor edad pero no efectúa consultas”.