Policiales | teleconferencia | condena | prisión

En un juicio bajo modalidad de teleconferencia, Elvio Fabián Barrios recibió condena

En un juicio que se realizó bajo la modalidad de teleconferencia, Elvio Fabián Barrios, de 31 años, recibió la condena de un año y seis meses de prisión

En un juicio que se realizó bajo la modalidad de teleconferencia, Elvio Fabián Barrios, de 31 años, recibió la condena de un año y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo por ser hallado culpable de los delitos de hurto en grado de tentativa, encubrimiento calificado y robo.

Como sucede desde que se ordenó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, el debate se desarrolló de manera virtual. Sin embargo, como recientemente se reanudaron las actividades en los Tribunales locales, las partes no participaron desde sus hogares sino que lo hicieron desde la sala de audiencias.

Allí estuvieron el fiscal Francisco Márquez, el juez Félix Martínez y la asesora letrada Silvina Muñoz. Entre ellos se mantiene la distancia recomendada por protocolo y utilizan barbijo mientras no hablan. El imputado, en cambio, intervino desde el Establecimiento Penitenciario N°5, situado en barrio Belgrano.

Otras precisiones

Sobre Barrios, este matutino pudo saber que se desempeñaba como albañil y que contaba con antecedentes que ya cumplió en su totalidad.

Respecto de los hechos también se pueden brindar algunos detalles. Uno ocurrió el 28 de enero de 2018. En esa ocasión, desde el exterior de una casa en calle Buenos Aires 300, en Villa Nueva, intentó con una rama de poco menos de dos metros apoderarse, a través de una ventana, de una bolsa de nylon que contenía una peluca. Pero no pudo lograrlo porque lo sorprendió el dueño de la vivienda. Luego, la víctima convocó a policías que lo ubicaron y aprehendieron.

El robo, en tanto, se registró el 17 de junio del año pasado, en un local de indumentaria femenina ubicado en barrio General Paz. El acusado ejerció fuerza en la cerradura de la puerta de vidrio e ingresó. Una vez allí sustrajo camperas, sacos, sweaters, una notebook. Y no sólo eso sino que también rompió dos cristales de una puerta interna del local.