Deportes | Tenis | mas-deportes |

El Peque lideró los festejos

Diego Schwartzman, fue el más eufórico y vivió como un fanático más el triunfo de Argentina sobre Chile en la Davis

Diego Schwartzman, el "Peque", fue el más eufórico y festejó como un fanático más el triunfo de Argentina sobre Chile en la Davis, al punto que lideró al grupo más ruidoso de la hinchada, que agradecía por haberlos hecho vivir una jornada inolvidable en San Juan, en la que se estuvo al borde del precipicio y por eso a la hora de celebrar no hubo límites.

"Vamos, vamos Argentina; vamos, vamos a ganar, que nacieron hijos nuestros e hijos nuestros morirán", fue la canción que entonó Schwartzman y a la que se sumaron Guido Pella, el héroe de la jornada, Nicolás Kicker, Máximo González, Guillermo Durán, el capitán Daniel Orsanic y el subcapitán Mariano Hood, es decir los que conforman el equipo argentino.

El escenario, poco habitual para el tenis, el coqueto estadio Aldo Cantoni, albergó el festejo sentido de un grupo que venía de sufrir dos derrotas durísimas, la primera ante Italia y la segunda ante Kazajistán, la que determinó el descenso.

Entonces se entendió el "Ohh, a volver, a volver, vamos a volver", en alusión al próximo Repechaje de septiembre en donde el mismo grupo que brilló en San Juan intentará devolver a la Argentina a la elite del certamen.

El equipo argentino, con el "Peque" a la cabeza, se dirigió hacia el sector más ruidoso de la hinchada y les agradeció el aliento, a los fanáticos ubicados en el sector de las banderas de Dean Funes, Bariloche, Roque Pérez, Jesús María y una enorme que rezaba "La hinchada argentina de Copa Davis, yo te sigo a todas partes", que flameó durante todo el inolvidable 2016, incluida la gesta de Zagreb en la que se conquistó el título. Los hinchas habían padecido temprano el partido de dobles que se perdió en tres sets, y recién volvieron a ilusionarse cuando Schwartzman igualó la serie, y tomaron mas coraje y protagonismo en el partido de Pella.

"Ponga huevo, y Guido ponga huevo", fue el hit que retumbó en el Cantoni, el que dejó en silencio a los 500 chilenos que insistían en el inicio de la jornada con el añejo y gastado "Chi, Chi, Chi, le, le, le, vamos Chile".

Los hinchas argentinos que alternaban el dominio de la escena con los chilenos hasta el comienzo del quinto punto, tuvieron refuerzos inesperados sobre el inicio del partido que le ganó Schwartzman a Jarry.

Es que sorpresivamente ingresó por una puerta lateral una decena de hinchas de Desamparados, un club muy popular en San Juan que compite en el Torneo Federal 'A', e identificados con la remera verde y blanca a rayas similar a la de Banfield, se ubicaron cerca del grupo de chilenos con miradas desafiantes.

Como la llegada de los hinchas del fútbol coincidió con la levantada argentina, ya que Schwartzman ganó su partido y Pella jamás pasó sobresaltos, la situación no se complicó, aunque podría haber sucedido si les hubiera tocado festejar a los chilenos.

El equipo argentino se retiró abrazado del estadio, mientras que los hinchas los despidieron con aplausos y la esperanza de que regresen en septiembre a jugar el Repechaje, algo muy probable siempre y cuando a la Argentina le toque ser nuevamente local, lo que se sabrá en el sorteo de la ITF en Londres.

Los sanjuaninos fueron excelentes anfitriones durante la Davis y sorprendieron a más de uno con un estadio imponente que fue recientemente refaccionado a nuevo, con detalles lujosos como pantallas LED dentro y fuera del recinto, aire acondicionado, butacas y buffets a estrenar, más baños y vestuarios totalmente equipados para eventos de primer nivel mundial.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas