torneo | liga | Homenaje

El otoño nos devuelve el fútbol

Desde las 16.45 se disputan 8 encuentros de la primera fecha del torneo Apertura "Francisco Fiandino". Participan 20 equipos

Como una hoja seca que cayó hace más de un año, cuando se disputó la primera fecha de un torneo que nunca continuó, el otoño de 2021 nos devuelve el fútbol.

La pasión única e inigualable del deporte más popular y convocante de la ciudad y región regresa desde las cenizas, con numerosas limitaciones, restricciones y condicionamientos, pero con la fe intacta que empecina a los dirigentes a luchar hasta desangrarse por mantener viva la actividad oficial.

La lucha será cruel y mucha para todos los que pretenden reverdecer los viejos laureles que supimos conseguir en el ámbito de la Liga Villamariense de Fútbol.

Para que esta historia grande que ya tiene 107 años de vida se ponga de pie, se necesitará de todos.

Solidario, inclusivo e igualitario como pocos deportes, el fútbol le devolverá la sonrisa a cientos de futbolistas que serán miles una vez que se agreguen las categorías infanto - juveniles y femenino (el 3 de abril), a los cuerpos técnicos y a los árbitros, protagonistas de esta edición especial que a puro coraje los pocos dirigentes de 20 clubes se atrevieron a escribir en pandemia.

Antes de empezar, los casos de Covid-19 se encargaron de suspender dos cotejos, pero no podrán detener la pasión del fútbol. La hoja seca de 2020 ya dio vuelta la página. Ahora hay que reverdecer los laureles, homenajear a los caídos y juramentarse a luchar para: coronados de gloria vivir.

Para pocos, pero buenos

El torneo Apertura se denominará Francisco “Cacho” Fiandino, en homenaje a ese extraordinario jugador y DT de fútbol. Un grande.

Su pasión, esa que alguna vez pudo desbordarse porque respiraba fútbol, lo transforma en inmortal para los futboleros que conocieron a “Cacho”, un sabio.

El homenaje que se les brindará en “tierra santa” a sus familiares será poco para todo lo bueno que nos dejó en su legado. Allí estará su amada esposa, hijos y amigos de “Cacho” Fiandino, porque allí se volverá a respirar fútbol.

Jugarán Ricardo Gutiérrez (vuelve a la actividad oficial) y San Lorenzo de Las Perdices en La Palestina. En los bancos estarán Heraldo Pereno y Cristian Agosto, dos amigos a quienes Fiandino supo dirigir.

También rendirán homenaje a “Cacho” dirigiendo a otros equipos Marcelo Santoni (vuelve a ser el DT de Alumni, como se lo merecía), quien visitará con su “fortinero” a Colón (equipo en el que Fiandino se retiró como futbolista) en duelo de grandes en Arroyo Cabral.

Otro ídolo, Mauricio “Chopo” Morales dirigirá a su amado Alem, al que le dio la última estrella como DT. Recibirá a Unión de Arroyo Algodón, que llega bien armado al debut en “La Leonera”.

Con Pablo Suárez como DT, el campeón Atlético Ticino recibirá a 9 de Julio de Pasco (dirigido por Carlos Bonaveri), otro que vuelve, en un atractivo clásico regional.

Con Christian Romero reinventando a Argentino con la eterna fórmula de creer en un estilo y en sus convicciones, el “lobo” visitará a Sportivo Los Zorros, que está listo para desafíos importantes.

En “El Campus”, Joselito Bernadó intentará dar cátedra con su proyecto en Universitario. Recibirá al equipo de un club fundador de la Liga: Unión Central, que será conducido por Ernesto Morello.

En “La Casa Blanca” dos buenos equipos prometen regalar una tarde con emociones máximas. Sportivo Playosa (vuelve a ser dirigido por Paulo Velasco, que lo condujo a su última final) recibe a Asociación Española, que año tras año se renueva con su cantera de la mano de Diego Valle.

Finalmente, Silvio Pellico, quizás la más pequeña población de la jurisdicción de la Liga, tendrá el orgullo de iniciar un campeonato que organiza una conducción presidida por el juez de Paz e hijo del pueblo: Diego Conrero. El “canario” de Martín Conti recibirá al poderoso Yrigoyen de Maximiliano Burello, que va por todo en 2021.

Se suspendieron dos partidos: River Plate - Unión Social y San Lorenzo VM - Rivadavia por casos de Covid-19 en el “millonario” y en el “santo” de Villa María. Habrá que acostumbrarse, porque mientras la pandemia ataque en el mundo, la mejor vacuna será cuidarse con tapabocas y protocolos que por ejemplo, limitan a que concurran sólo 100 espectadores por partido.

Serán pocos, pero buenos. En otoño, se vuelve a respirar fútbol.

fiandino un grande.jpg