Deportes | torneo | liga | Ticino

"Los momentos lindos son cortos"

En su pueblo atiende la despensa día tras día, y luego es feliz con su familia y sus amigos del club, donde “atiende” a todos los rivales de la Liga Villamariense de Fútbol.

Cuando “Huevo” Toresani lo eligió para Alumni, duró poco y regresó a Ticino. Fue a Talleres y aunque le fue bien, se volvió. Y por último fue a Argentino, donde jugó un torneo Federal “C”, que le dejó buenas sensaciones.

“Fue un privilegio jugar con Claudio Díaz y esos jugadores. Me hicieron destacar más. Me potenciaron porque me hacían llegar la pelota limpia a mis pies”, comentó.

Agregó que “me hicieron sentir uno más desde el primer día que llegué a ese plantel de Argentino. Iba a entrenar con ganas, porque la pasé bien con ellos desde el primer al último día. Eso para mi es clave para poder jugar bien”.

Páez recordó que “la experiencia fue muy linda en aquel Federal C, y fuimos muy superiores a 9 de Julio de Morteros en Plaza Ocampo. Ellos nos ganaron en su cancha, y después ascendieron”.

Destacó que “pagamos caro no concretar las numerosas situaciones que tuvimos en Villa María. A lo mejor, su experiencia, tener jugadores con más rodaje en ese tipo de torneos fue la diferencia, pero futbolísticamente fuimos muy superiores. Si hubiésemos convertido acá, pudo ser otra historia”.

Reseñó que “estuvimos a la altura de un torneo superior con ese equipo. Con Ateneo ganamos y ya clasificados perdimos. Le habíamos ganado a los otros equipos de la zona. Cuando estás bien preparado, ese roce no es inalcanzable. Es diferente a la Liga y demostramos que podemos dar más cuando nos convencemos. Sin perder la humildad, trabajando podemos”.

Explicó que “ojalá pueda jugar con Atlético Ticino ese mismo torneo. Me gustaría, sería muy lindo para el club y también para la gente del pueblo”.

Añadió que “hay que aprovechar los momentos. En el fútbol no siempre se está arriba, y cuando se sale campeón, hay que aprovechar. En el fútbol los momentos lindos son muy cortos, y sin desmerecer la Liga, sería muy lindo jugar un torneo superior. Nos motivaría a prepararnos para ser mejores, incluso a los más chicos. No hay un techo en ganar un torneo en la Liga, y es bueno vivirlo”.

“El líder es Juan Bianchi”

Estimó que “los grandes te enseñan. Juan Bianchi me enseñó mucho. Es un líder positivo. El año pasado me dijo que yo tenía que ser el capitán. También en un momento quería dejar, para darles lugar a los más chicos, pero le dije que lo entendía, pero que no era uno más en este plantel”.

“Para nosotros Juan es el alma del plantel. Muchas veces con un mensajito te levanta el ánimo. Tiene mucho vestuario y sabe esperar los momentos para acercarse a preguntarte si estás bien, si te pasa algo, si solucionaste un problema”.

El referente apareció en Páez, que dejó de ser el niño mimado, para ser un capitán con voz. “Le pedí a Juan (Bianchi) que jugara, porque había lugar para él y para que los pibes crezcan, necesitaban su liderazgo en el grupo”.

“El líder de este grupo sigue siendo Juan Bianchi. Tenía ganas de seguir y el DT es el que arma el equipo y lo necesitaba adentro”.

Explicó que “Juan entrena como ninguno. Está siempre bien. Ahora hasta con bicicleta. A Vicario le gustan los desafíos y otra vez lo hizo en Ticino, por tercera vez”.

Considera que “como club hemos crecido, y la fórmula fue la que nos dijo Marcelo Becchero. El sostuvo que ‘si cada uno en lo suyo hace las cosas un poquito mejor que el año anterior, se crece colectivamente’. Nos metió en la cabeza que todos, hasta los hinchas, necesitamos crecer. Como dirigente, si estaba 6 horas en el club, ahora estuvo 7. Por eso cada uno de los integrantes del plantel, sabe que si hacemos un poquito más, se podía ganar otra estrella. Y se ganó”.

Lo que se lee ahora
las más leídas