Deportes | torneo | jugadores | Ticino

"No conformarnos con poco"

El DT Maximiliano Burello manifestó: "Sin creernos más de lo que somos, si en el último torneo que disputamos llegamos a semifinales, ese debería ser nuestro piso. Siempre hay que crecer, aunque la vara está alta. Hay buen plantel"

Hipólito Yrigoyen de Tío Pujio es uno de los equipos mejor reforzados y preparados para el torneo Apertura 2021 de la Liga Villamariense que se inicia esta tarde.

El “diablo rojo” de Ruta 9 es, además, un club que trabajó ordenadamente y en armonía entre su comisión directiva y la subcomisión de fútbol, que gestó proyectos superadores, como una tienda propia. Su cancha tiene un buen piso y su prolijo predio deportivo cuenta con lujosos vestuarios, cómodas tribunas y buenos accesos.

El regreso como mánager de Germán Vicario, el DT más ganador de los últimos tiempos del fútbol local, le otorga un plus a un cuerpo técnico liderado por su amigo Maximiliano Burello, que tiene a Diego Marín como ayudante de campo e históricos con probada capacidad en cada área específica.

Buenos jugadores de su cantera y refuerzos bien elegidos le otorgaron lo que le faltó en 2019 para llegar a la final: un plantel largo y confiable.

Al respecto, el conductor táctico Maximiliano Burello manifestó que “hicimos amistosos importantes, dos ante el campeón Atlético Ticino y nos dejó conclusiones interesantes sobre dónde estamos parados”.

Bien rodeado por su cuerpo técnico, y con buenos jugadores en el plantel, dijo que “ante Atlético Ticino jugamos muy bien en su cancha e hicimos un gran primer tiempo en Tío Pujio. Más allá del golazo de Ayrton (Páez), que fue de otro partido, nos mostramos sólidos. No nos crearon mano a mano jugadores como Páez, Favalli, Bertola, Fassi. No nos pudo penetrar la defensa. Después hay que mejorar muchas cosas, porque venimos todos de un año sin jugar al fútbol, estamos ansiosos, apresurados, y de a poco, con el transcurso del torneo, encontraremos las pausas y la precisión con la pelota al piso como pretendemos”.

Evaluación aprobada

Agregó que “estoy conforme. En defensa cumplimos una buena labor y en ataque generamos, pero nos faltó convertir. No tener lesionados ayuda”.

Destacó que “la visión de Germán (Vicario) es una gran ventaja. Esa visión extra que tenemos con él nos permitió observar qué fallas debíamos corregir y animarnos a preparar dos esquemas para modificar algunos puestos y situaciones de juego. A Ticino le costó el primer tiempo, pero no convertimos y le dimos tiempo para acomodarse. Emparejaron y Páez con un tiro libre hizo la diferencia”.

Destacó que “tenemos un gran plantel. Estoy conforme con eso. Los refuerzos vienen a darnos jerarquía, y con los días armaremos un grupo humano bárbaro, como hoy lo es el grupo de Ticino, y por eso logró varios títulos”.

Señaló que “es prioritario en este nivel tener buenos grupos y muy buenos jugadores para ser protagonistas. La idea de sumar a Fabián Montiel viene a completar un plantel con buenas variantes en cada puesto y sector de la cancha. Buscamos sumar jerarquía, experiencia y calidad humana”.

Dejar de culpar a la pandemia

Señaló que “siempre hay que aprender en cualquier orden de la vida. Uno que va experimentando y creciendo, encuentra un grupo al que le pedimos que cambie para mejorar, sin perder la raíz”.

Estimó que “hay que adaptarse a los grupos. Necesitamos de todos, porque habrá lesionados por el largo impasse, expulsados, y posiblemente contagiados. Por ello es clave tener soluciones y versatilidad en el plantel para suplir las ausencias con idéntico nivel”.

Resaltó que “la idea es que los pibes del club recepten la experiencia de los refuerzos, y que todos puedan crecer como futbolistas en algún aspecto”.

Insistió en que “entre todos hay que hacer un grupo unido y fuerte adentro y afuera de la cancha. Hay jóvenes con condiciones, que están buscando el plus para explotar, y el arribo de los refuerzos potenciará a todos. Sentir la competencia en cada práctica es superarse a diario. Para pelear un torneo es necesario tener competencia interna, un buen mix de experiencia y juventud, y estar todos enfocados en el objetivo”.

Indicó que “todos los equipos quieren salir campeón, pero somos 20 equipos y habrá uno solo campeón. Ojalá podamos sostenernos, e ir por más. Si en el último torneo que jugamos llegamos a semifinales, ese debería ser nuestro piso. La vara está alta”.

“Eso significaría que el equipo y el club no se estancaron”, aclaró.

Resaltó que “siempre hay que querer crecer. En el fútbol a veces la pelota entra y otras veces no. En la semifinal con San Lorenzo, llegamos muchas veces, pero no hicimos 3 goles como ellos. Se acabó la discusión. Ojalá podamos estar nuevamente en la pelea”.

“Ser competitivos”

Con respecto a la propuesta y al torneo dijo: “Nos propusimos ser competitivos. Siempre dicen que la zona Norte es la más fácil, pero clasificar siempre nos costó mucho”.

Indicó también que “no soy dirigente, no es mi función analizar la forma de disputa, pero no me parece superador que clasifiquen 8 sobre 10 equipos. Es nivelar para abajo, pero cuando lleguen los playoffs serán duros desde octavos”.

Comentó que “todos tendremos el tiempo suficiente para no desangrarnos en la Fase Clasificatoria. Las canchas irán empeorando sus pisos en invierno, el físico irá sintiendo el desgaste, y los que menos lesiones y contagios de Covid-19 tengan marcarán alguna diferencia. Para eso tenemos un plantel largo, y eso puede favorecernos”.

Acerca del recuerdo del primer título de Yrigoyen, en un campeonato similar a este, con varias posibilidades de caer y levantarse, dijo: “No tengo tan buena memoria, pero Yrigoyen ganó varios torneos con más de la mitad de su plantel propio y refuerzos que elevaron el nivel con su jerarquía. Hoy tenemos media docena de jugadores que aportarán desde lo humano y futbolístico, para que su jerarquía nos permita crecer e ilusionarnos. Sin pecar, ni creernos más de lo que somos, no queremos conformarnos con poco”.