Villa María | unvm | utn | Educación

Negretti y Cena destacaron la importancia de la gratuidad universitaria

En el marco del 73° aniversario del libre acceso a las universidades públicas, este medio conversó con el rector de la UNVM y el decano de la Facultad Regional Villa María de la UTN

El 22 de noviembre de 1949, mediante el Decreto 29.337, y durante la presidencia de Juan Domingo Perón, quedó suspendido el cobro de los aranceles universitarios, medida que amplió y profundizó las posibilidades educativas.

En diálogo con este matutino, el rector de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), Luis Negretti, y el decano de la Facultad Regional Villa María de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), Gaspar Cena, destacaron la existencia de esta política, que logró en 73 años convertirse en uno de los pilares del sistema educativo nacional.

Los entrevistados coincidieron en que esta gratuidad tiene un gran impacto social debido a que les otorga una alternativa a las personas que quieren formarse en la educación superior universitaria. “Muchas veces lo económico es el factor que termina decidiendo que una persona estudie o no estudie”, apuntó Negretti.

En esa línea, Cena explicó: “Brindamos una posibilidad para que los estudiantes sean la primera generación de profesionales universitarios de sus familias”.

“En el momento en el que se tomó esta decisión política, se duplicó la matrícula estudiantil y, en la actualidad, el sistema universitario público-privado tiene aproximadamente más de 2.200.000 estudiantes, de los cuales aproximadamente el 80% pertenece a universidades públicas”, agregó el decano de la UTN.

Por su parte, Negretti sostuvo que la gratuidad ha posibilitado una movilidad social ascendente, permitiendo que muchas personas puedan ampliar sus horizontes donde “todas las personas que han pasado por los ámbitos universitarios se han visto enriquecidas y han posibilitado que, a través de distintas disciplinas, pueda haber una mejora en los servicios, en la industria y en la producción”.

Luis Negretti 02.JPG

La gratuidad no implica obligaciones para quien accede a una carrera universitaria. En ese sentido, Cena detalló que la universalización de la educación superior presenta desafíos que son condicionados frente a este avance que ha tenido el acceso a la universidad, donde el foco está puesto en la matrícula, que año tras año va generando un incremento notable.

“En nuestro país, tanto la demanda como la cobertura de la educación superior son altas, por esto estuvimos trabajando en la actualización de nuestros diseños curriculares con el fin de que podamos mejorar el rendimiento académico”, agregó.

Finalmente, desde una perspectiva de pros y contras, Negretti comentó que “es difícil encontrar una contra en la gratuidad, pero sí puedo decir que es caro para la comunidad , debido a que esta comunidad lo sostiene y, en ese sentido, tiene que generar una responsabilidad para los que transitamos la universidad pública, para quienes estudian y, particularmente, para quienes trabajamos como docentes, no docentes y funcionarios”.

Sobre los beneficios de esta política, añadió: “La gratuidad es un valor importante en nuestra comunidad debido a que la comunidad la defiende, la sostiene y que cada vez que se ve amenazada, la acompaña”.

Rocío Grosso. Estudiante de la UNVM