Villa María | vacuna | dosis | primera dosis

Desde "VacunaMe" piden cumplir con el plazo para la segunda dosis

Marisa Carrillo, referente de la organización en la provincia de Córdoba, manifestó la urgencia de que se garantice la aplicación de la misma. Al mismo tiempo, alentó a las familias para que inscriban a los menores que aún no fueron inmunizados

Desde la red nacional “VacunaMe” están en alerta porque se cumplen 28 días de la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 para menores con comorbilidades, tras lo cual deberían recibir notificaciones de las segundas dosis.

“Sabemos que en cada provincia se manejan de manera diferente pero el prospecto de la vacuna Moderna lo aclara: a los 28 días se debe cumplir con la segunda dosis para los chicos con comorbilidad y queremos que se respete ese tiempo, no a nosotros, sino a nuestros chicos”,dijo Marisa Carillo, referente de la organización en la ciudad de Villa María.

La mujer indicó que la importancia de la aplicación a tiempo de la vacuna radica en que es eficaz en la medida en que sea aplicada en el tiempo que corresponde.

“A nivel nacional ninguna mamá recibió la notificación como se recibió en su momento para la primera dosis”, señaló Carrillo y advirtió que están a la espera del llamado.

“En la primera dosis a Joaquín le llegó la notificación un viernes para vacunarse un domingo, así que estamos esperando todavía”,completó la referente provincial de la organización.

En esa línea, Carillo destacó que se encuentran a la espera del llamado y con el deseo de que se concrete en los próximos días.

“El prospecto de la vacuna Moderna indica que son 28 días de haberse colocado la primera dosis, máximo diez días más, pero no más de ese tiempo”,insistió la mujer.

Y agregó:“Ya que nos costó mucho este pedido, que la vacuna llegara a la Argentina y que el Gobierno lo aprobara, queremos que se haga una buena gestión para la segunda dosis en tiempo y en forma”.

Vacunación de menores

Ante el avance del plan estratégico de vacunación en toda la población, días atrás comenzó la aplicación de vacunas contra el Covid-19 a menores con comorbilidades.

En ese marco, Marisa Carrillo, quién es mamá de Joaquín Chanquía, un pequeño niño villamariense que padece leucomalacia periventricular, que ya fue inmunizado debido a que presenta patologías previas, resaltó la importancia de que las familias inscriban a los menores para recibir la vacuna para combatir el coronavirus.

“Hay muchas mamás que no asistieron a vacunar a sus niños, pensamos que es por miedo o a veces por desinformación, pero el objetivo es que todos se vacunen, porque mientras más tengamos la vacuna colocada el riesgo de contagio no va a ser tan alto”, sostuvo.

Variante Delta

Ante el inminente avance comunitario de la variante Delta en el país, la referente de la organización señaló que a pesar de tener la vacuna colocada el miedo sigue presente.

“Lamentablemente, la pandemia no tiene una fecha de caducidad y no sabemos cuándo va a terminar todo esto, por eso hay que seguir cuidándonos”,expresó Carrillo.

Y agregó:“Por supuesto que nos da miedo esta nueva variante del Covid-19, por eso el objetivo es no quedarse inmóvil ante este hecho”.

Carrillo señaló que continuamente están observando lo que ocurre en otros país donde el virus avanza rápidamente: “Como tenemos esa ventaja de poder ir viendo es que solicitamos que se respete el tiempo de la vacunación, como así también la recomendamos para todos los chicos, al margen de que los papás también estén vacunados y que se mantenga la burbuja protegida”, remarcó.

Inmunización

La primera dosis de vacuna contra el Covid-19 llegó los primeros días del mes de agosto para los niños y niñas con comorbilidades de la ciudad y, a través de la Secretaría de Salud, la misma se aplicó en el Centro de Vacunación que funcionaba en el nuevo Salón de los Deportes.

Continúa el plan estratégico para los niños que aún no asistieron.

Lo que se lee ahora