Villa María | vegetarianismo | restaurantes |

No son suficientes las opciones

PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con quienes deciden no comer carne para relevar cómo son sus experiencias a la hora de comer afuera o comprar comida rápida. En la mayoría de los casos, los jóvenes no pueden elegir variedad

El vegetarianismo es el régimen alimentario que tiene como principio dejar de consumir cualquier tipo de carne animal, tales como pollo, carnes rojas, pescados, jamones, etc. Generalmente, la causa proviene por una decisión ética de no dañar animales y por las consecuencias que tiene la explotación ganadera para el medioambiente. Para quienes llevan esta forma de vida, a la hora de salir a comer afuera las opciones son escasas.

Si bien año tras año la tendencia se hace mas fuerte y los locales optan por tener sus opciones, a veces no parecen satisfacer la demanda. 

Quizás para quienes acostumbran a comer carne a diario, salir a un restaurante y ver una opción vegetariana les resulte curioso. Que haya una opción vegetariana, para quienes usualmente comen carne, parece suficiente. Pero para los vegetarianos que quieren salir a comer afuera o comprar comida en alguna rotisería, los menús suelen ser repetitivos. 

PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con quienes conllevan este estilo de vida para escuchar sus experiencias a la hora de salir a comer.  Ayrton, de 26 años, señaló: “No siempre que salgo a comer afuera quiero comer pizza, queremos elegir lo que comer”. 

Una de las principales opciones para quienes no consumen carne es una pizza sin jamón o empanadas de verdura. 

“Siempre se considera que el mejor lugar es el que tiene la propuesta más original o innovadora respecto a comida y los vegetarianos no tenemos un lugar así”, añadió. “Todos los lugares tienen lo mismo u ofrecen lo mismo para quienes no comen carne, ya sea una hamburguesa de soja o un sándwich de vegetales o pizza”.

El joven cuenta que no sólo pasa en los restaurantes sino también en los lugares de comida rápida, no hay opciones, siempre es la empanada de espinaca o la pizza. 

Asimismo, comenta que el problema también proviene que hay desconocimiento del perfil vegetariano.

 “Eso justamente porque las opciones están armadas por personas que consumen carne, son opciones pensadas por personas que no son vegetarianas, entonces por eso falla”. 

Abril, de 22 años, expresó: “Noto que ha habido un gran incremento de alimentos vegetarianos, apenas yo dejé de comer carne hace 5 años en los restaurantes no había ni siquiera una opción. Había muy poco o tenías que pedir como un ‘favor’ que no le pongan carne a ciertas comidas”.

“Hoy en día en las cartas encontrás algo, casi siempre tenés opciones vegetarianas, no en todos lados pero en el 95% de los casos. Pero es una verdad que las opciones vegetarianas son pocas comparadas con las de carne”.

“Muchas veces te quieren hacer pasar lo saludable por lo vegetariano, y no es lo mismo”, manifestó. La joven aseguró que en varias ocasiones a la hora de comprar comida pregunta si es vegetariana -para asegurarse- y cuando va a comer se da cuenta que es de verdura pero que de todas formas tiene carne.  

“Eso no es vegetariano, tiene verdura, es algo saludable, pero no es vegetariano. Hay escasez de información en la sociedad en cuanto a eso”, declaró. 

Por otro lado, a modo de ejemplo, explicó: “Hay comidas como los ravioles que la gente realmente te los vende como vegetarianos y después resulta que tienen pollo, simplemente por desinformación”.

Algo que les sucede a muchos en los restaurantes es que presentan la opción de un plato que tiene jamón y que luego en la mesa se lo sacan. “A muchos de nosotros eso no nos gusta, primero porque estamos pagando de más por el jamón, y segundo porque la comida entra en contacto y no queremos eso”, manifestó la joven. 

Si bien es cierto que las opciones vegetarianas hoy son más abundantes, no se corresponde con la cantidad de opciones que existen respecto a la carne. 

Micaela, de 23 años, cuenta que tostados tipos vegetarianos “casi no hay”. “Siempre tienen algún jamón, si le pedís que te lo haga sin jamón  te lo cobran con el mismo precio, por ejemplo”. 

Y agregó: “Es muy raro también ver ofertas o combos económicos con menús vegetarianos”. 

Hay un segmento de vegetarianos que además de no comer carne, tampoco consumen alimentos con grasa vacuna o derivados. En ese sentido, Micaela señala que para salir a merendar es muy complejo dado que la gente no sabe diferenciarlo. 

“Hay facturas que se hacen con manteca vegetal, pero si preguntás en la confitería no saben la diferencia o no saben de qué están hechas”, aseguró. 

Está claro que el vegetarianismo y veganismo están en expansión. Si bien la decisión de llevar a cabo este estilo de vida es personal, la inclusión de variedad de platos sin carne es una vía que les facilita el día a día.

 Los comercios tales como restaurantes y lugares de comida rápida deben estar atentos a los nuevos hábitos de consumo e informarse ante la variedad de clientes, para así poder satisfacer la mayoría de segmentos del mercado y de clientes. 



Aldana Pzybylski.  Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas