Deportes | Villa María | entrenar | grupos

"Mentalizarse para llegar y luego para mantenerse"

Jeremías Caisutti y Nicolás Otazua fueron campeones en el baby fútbol, se mostraron en Alianza Villa María y partieron a clubes profesionales. Juegan en Unión de Santa Fe e Instituto de Córdoba, que los convocaron

El regreso del fútbol a las categorías juveniles en el ámbito de la AFA es inminente.

Así se lo confirmaron a varios jugadores jóvenes futbolistas de la ciudad, que fueron convocados para volver a las prácticas presenciales en sus respectivos clubes.

Si bien varios se mantuvieron entrenando en Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba o Mendoza, las pensiones se cerraron cuando en abril la AFA suspendió la competencia.

Ayer dos jóvenes promesas surgidas de nuestro fútbol armaron las valijas para regresar hoy a sus respectivos clubes.

Se trata del arquero Nicolás Otazua y del lateral o volante Jeremías Caisutti, quien manifestó: “En Unión me pidieron que regrese y que me presente a entrenar mañana lunes (por hoy). Me dijeron que el 17 jugamos por los puntos”.

En cambio, Nicolás Otazua precisó: “Instituto de Córdoba juega B Nacional y no sé cuándo regresarán los partidos oficiales, pero en mi club nos convocaron para volver mañana a la pensión”.

Surgidos de Alianza Villa María

Ambos nacieron en 2005, se conocieron en Belgranito, con el que se dieron el gusto de ganar un título, y Alianza Villa María les abrió las puertas a sus sueños.

“Jugar la Córdoba Cup y ganarla con Alianza Vila María me hizo entender que podía ser futbolista. La forma de entrenar, el convencimiento de que podíamos ganarle a Talleres, Belgrano o Instituto, me hizo sentir un arquero profesional. De allí fui a Belgrano”, dijo Otazua.

Comparte Caisutti, quien recuerda: “En mi caso, pasé por una experiencia única como fue ganar la Córdoba Cup, a continuación ganar el pasaje a la Danone Nations Cup ante Independiente Rivadavia y Estudiantes de La Plata en la final y más tarde ser subcampeón Mundial Sub-12 en el Estadio Red Bull Arena de Nueva York, donde perdimos la final con Chivas de Guadalajara, México”.

Explicó: “Aprendí a entrenar para enfrentar a chicos de nuestra edad, pero con preparación profesional. Helter Bertoglio nos hizo ver lo que era un grupo de futbolistas unidos y Cristian Lamberti nos dio un estilo y una forma de jugar que era muy difícil ganarnos. Hicimos una campaña increíble”.

Ambos coincidieron en que “Villa María tiene muy buenos jugadores, pero con eso no alcanza. Hay que mentalizarse y prepararse para poder llegar y lo más difícil es mantenerse en el fútbol profesional. Hay que dedicarse al fútbol y vivir como profesional”.

El camino para ser futbolista

No existe fórmula para ser un futbolista profesional, pero el secreto para aspirar a serlo es recorrer un camino que obliga a esforzarse desde jóvenes. “Vivimos del físico y hay que entrenar todos los días. No se puede entrenar 3 veces por semana como ocurre en los clubes de Villa María, porque después te marcan diferencias físicas cuando vas a probarte. Cuando sos chico, es posible que te alcance, pero ahora con 16 años no se puede dar semejante ventaja física”.

Caisutti pasó pruebas en los equipos grandes y hasta vivió en España. “Fui a Sevilla y también estuve en Valladolid y Cádiz. Te exigen más por ser extranjero y me tuve que volver por problemas personales. Es un fútbol a uno o dos toques en Europa. En Argentina se juega más al pelotazo y hay más traslado de pelota”.

Otazua fue de Alianza Villa María a Belgrano junto con “Jerónimo Heredia, que es capitán de la categoría y tiene muchas chances de firmar contrato pronto”. “Yo entrené con la Primera de Instituto, y me ilusiona la posibilidad de realizar la pretemporada con ellos”.

Agregó: “Hay mucha diferencia en velocidad y potencia con la Primera. Con ‘Miliki’ Jiménez y Rubén Del Olmo se trabaja muy bien y van mejorando las inferiores del club. En la ‘B’ Nacional estamos entre los mejores junto con Belgrano, que está muy bien. También estuve en Godoy Cruz y están creciendo mucho”.

Caisutti parte a las 6 rumbo a Santa Fe. Aseguró: “Entrené muy bien durante la pandemia y, aunque no es lo mismo que practicar con el grupo, nunca dejé de prepararme para este regreso”.

Señaló: “Hace 3 años que estoy en Unión, que me dio un departamento junto con otros 2 compañeros al frente del club”.

Explicó: “Juego en la Séptima de AFA, pero este año se suspendieron los 3 partidos previos a la pandemia por lluvia. Sólo me tocó jugar en la sexta división de la Liga santafesina, en la que pude jugar el clásico y 4 partidos. Mi DT es Francisco Bladi. El sábado jugaremos un amistoso con Newell’s”.

Otazua remarcó: “En 2020 me incorporé a Instituto. Hice dos pretemporadas, pero la pandemia nos dejó jugar pocos partidos. Yo estuve, previamente, 3 años en Belgrano y 1 en Godoy Cruz”.

Destacó: “Mi DT es Lucio ‘Lulo’ Bárcena. Jugamos amistosos contra Belgrano, Talleres y Las Palmas. Jugué 3 partidos de Liga y 3 de AFA. Por suerte, los 6 como titular. Es un puesto en el que juega 1 y me dieron confianza. Espero que pueda continuar así”.

En Instituto son 42 jugadores los que integran el plantel y en Unión son 36. Caisutti detalló: “Entrenamos en dos grupos en Unión, pero tres veces por semana hacemos fútbol todos juntos. No hacemos muchos dobles turnos, pero entrenamos todos los días”.

Otazua afirmó: “Entrenamos los 42 jugadores juntos. Los arqueros trabajamos aparte y pedí que me dejen entrenar a la par de los arqueros de Primera, que tienen trabajos específicos”.

Coincidieron en que “es difícil superar una prueba con jugadores que están preparados con más estímulos físicos. Encima se conocen de muchos años y nadie quiere que se vaya un compañero”.

En ambos casos, les pasaron un plan de entrenamiento día por día. “Además salimos a correr y le agregamos gimnasio para no regalar nada cuando volvamos a jugar”.

Otazua resaltó: “Sólo ataja un arquero. Es difícil cuando el DT no te da confianza. Yo trabajo y me preparo el doble que un jugador de campo, porque llegar se llega, pero no es fácil mantenerse. Hoy los grupos de clase 2005 llevan 4 años jugando juntos en cancha grande. No entra cualquiera a ese grupos”.

Caisutti subrayó que “mentalizarse y estar preparado es clave. Cuesta entrar en esos grupos y es clave la confianza y demostrar cada día”.

CAISUTTI 1.jpg