Deportes | Villa | sector | gente

"No hubo contagios por la práctica de deportes"

Consideró: "No comparto la lógica de cómo se habilitó. Hay que tener nobleza y mejorar"

En lo esencial está lo que es invisible a los ojos de la mayoría de los seres humanos. Por ello, no es necesario leer El Principito, pero sí entender que el saber no ocupa lugar, y es preciso entender para adoptar decisiones esenciales.

Yamil Elhall sostuvo que “Villa María y Villa Nueva son un conglomerado, dos ciudades conectadas por puentes. No hubo ni un sólo contagio por la práctica de deportes. Si nosotros hacemos las cosas mal, afectará a Villa María y viceversa. Por eso es preciso actuar con idéntico criterio y con mucho diálogo”.

Remarcó que “las autoridades deportivas de ambas ciudades tenemos una excelente relación, y pensamos el deporte muy parecido. Lo hemos demostrado en el verano con las actividades desarrolladas en la costanera”.

Manifestó que “no es bueno complicar más el cuadro, que ya de por sí es complicado con la pandemia. Soy subsecretario de Deportes en Villa Nueva, y la gente me reclama todos los días porque carecen de sentido algunas habilitaciones y otras inhabilitaciones en las disciplinas deportivas”.

Señaló que “los que somos funcionarios debemos representar con coherencia a los ciudadanos de una ciudad. Si está afectando en algo lo que se decidió, tengo que decirlo y no hacer oídos sordos”.

Indicó que “prefiero dar un paso al costado, pero no darles la espalda a mi institución, a la municipalidad, a mis colegas y a la gente del deporte que ha sido tan golpeada”.

El margen de error es corregible

Yamil Elhall manifestó que “el intendente Natalio Graglia entiende la situación y sabe que la pandemia se irá, pero no se puede invadir espacios de respeto en el deporte y sus trabajadores”.

Agregó que “no voy a hacer oído sordo, ni a dejarla pasar aunque no coincida para ser políticamente correcto. Para ser políticamente correcto es necesario decir las cosas para así poder analizarlas”.

Enfatizó que “les hice saber a dos de mis ídolos deportivos como son Héctor ‘Pichi’ Campana y Mariano Reutemann que no compartía la lógica de cómo se habilitó. Uno no puede estar de acuerdo en todo”.

Resaltó que “los tres tenemos el mismo color, participamos del mismo sector, y hay que progresar haciendo lo correcto. No es bueno ser cómplice y quedar expuesto ante cosas que están mal, porque todos nos equivocamos. Cuando no se hacen bien las cosas hay que aceptarlo, entenderlo, corregirlo y tener la nobleza para cambiar”.

Consideró que “nobleza obliga a los que representamos el mismo sector, elevar nuestro pensamiento crítico para mejorar, porque hay habilitaciones que estuvieron bien. Esto lo hago público porque lo dije de frente y sostengo el discurso coherente y con significado. Si algo no está bien, aceptaré el error, y con nobleza buscaré cambiarlo”.

El voto de confianza en cada ámbito

En la misma línea de pensamiento, Yamil Elhall afirma que “el hablar de votos hace que la gente asimile la palabra como discurso político. Yo hablo de voto de confianza, de un espacio de confianza para representar a un sector, a los colegas y a las instituciones”.

“Con mucha humildad reconozco que los proyectos están por encima de los cargos y las personas. Es mucho mejor reconocer que todos podemos equivocarnos y en conjunto mejorar. Nadie acertó siempre, ni hizo sólo cosas positivas. Por eso, en conjunto y entendiendo que puede haber otro rumbo, se puede proyectar mejor. Sólo somos agentes de gestión y coordinadores. Si compartimos o debatimos ideas, crecemos todos”, expresó.

Reconoció que “no sólo en la política es saludable debatir y escuchar al otro. No pasa por la edad, porque Messi y Cristiano son los 2 mejores futbolistas con más de 33 años, y Mbappé fue el mejor del Mundial con 19 años. Comparto el área con mi tío Jorge y respeto su experiencia, visión y conocimiento político. Siempre le digo que es un viejo joven, que sabe escuchar, adaptarse y mejorar proyectos”.