Deportes | Volver | deporte | jugar

"Unir los esfuerzos para volver a jugar"

Claudio Díaz dijo que "no era el momento para cortar la actividad" y hay que volver

Claudio Díaz es uno de los grandes referentes del fútbol local.

El “10” que juega en Rivadavia de Arroyo Cabral y es DT de las categorías infantiles de Argentino y de San Nicolás manifestó: “Fue un golpe duro. El entrenamiento del viernes previo al clásico en Arroyo Cabral iba a ser una fiesta, pero esta vez parecía un velorio”.

La noticia de que se paraba la pelota en la provincia por la pandemia, atendiendo a mejorar la situación epidemiológica, “cayó pesada”. “El teléfono me explotaba, porque los padres de los chicos que dirijo ya tenían todo listo para viajar a jugar a La Playosa el sábado. Y no sabías qué decirles, porque en un momento de la tarde me aseguraron que íbamos a jugar la fecha programada para el fin de semana y que luego se pararía. Pero después se suspendió todo hasta el 21”.

Remarcó: “A los jugadores nos bajoneó mucho. Estábamos entrando en ritmo, en una etapa linda del campeonato, cuando los equipos comienzan a mostrar su verdadero potencial. Es muy complicado este parate. Te hace mucho daño mentalmente”.

“Parar 21 días es destructivo”

Consideró: “Hay que unir las fuerzas entre la dirigencia de todos los deportes y la política y entender que practicar deporte es salud. Si hay que readecuar y respetar a rajatabla los protocolos habrá que hacerlo, pero hay que volver”.

Explicó: “Todos estamos en la misma sintonía con respecto a la pandemia. Por eso debemos ponernos de acuerdo para no dejar a los pibes del fútbol en la calle otra vez. Venimos de un año muy duro y no era momento para detener la actividad, sino para corregir lo que se estaba haciendo mal y seguir ayudando a través del deporte a superar esta situación difícil”.

Añadió: “Es complicado porque en plena competencia nos devuelven a lo mismo que en 2020. Así es complicado seguir”.

Estimó: “Te quita las ganas, la motivación y todos pensamos que no volveremos más hasta fin de año. Es imposible entrenar así”.

Aclaró: “El cuerpo de un deportista necesita ritmo de competencia. Este parate es demoledor y la cabeza te destruye. Estoy muy triste. Ni hablar de los niños que dirijo. No esperaba esto. Es duro”.

Agregó: “Los dirigentes de los clubes necesitan que se juegue. El club vive de las cuotas del papá y del socio. Si no se juega, no hay ingresos. Y hay gastos fijos grandes”.

Aclaró: “No es lógico poder entrenar para no jugar. ¿Cómo les pagan a los DT y a los PF? ¿Cómo lo motivás al jugador para que entrene cuando no va a jugar?”.

Remarcó que “parar 21 días es destructivo para el jugador y para el club. Nadie puede resistirlo”.

Resaltó: “Estaba muy motivado porque Rivadavia es un gran club. Después de un año parados, el equipo iba apareciendo, hay buenos jugadores y los dirigentes no nos dejan faltar nada. Veo obras en vestuarios y nueva iluminación”.

“También me motiva trabajar con los chicos en Argentino y San Nicolás. Les pido a los padres que colaboren para que los chicos sigan entrenando, que paguen las cuotas, y que no dejen que los clubes se caigan. Luchemos juntos”.

Pidió: “Busquen una solución entre todos. Dejen jugar. Que se cumplan los protocolos y entendamos que el deporte es salud”.