Villa María | arquitectos | colegio-de-arquitectos |

Arquitectos trabajan para tener una caja de jubilaciones propia

El presidente del colegio que agrupa a los profesionales de la Regional 5, Gustavo Adolfo Martinotti, contó que es uno de los principales reclamos porque, actualmente, la comparten y la diferencia de aportes es “totalmente distinta”

Hoy se celebra el Día del arquitecto argentino debido a que la federación que los agrupa (Fadea) así lo decidió en 1996. Hasta ese momento, la fecha para la conmemoración era la misma pero tenía su origen en el Día Internacional de la Arquitectura, que había sido establecido por la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) en 1985.

Sin embargo, en 1996 se desarrolló un congreso sobre la materia en Barcelona y, a pesar de que la UIA trasladó la celebración al primer lunes de octubre en coincidencia con el Día del Hábitat, la Fadea optó por no hacerlo.

Es a partir de esta fecha conmemorativa que PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con el presidente de la Regional 5 (Villa María) del Colegio de Arquitectos —que abarca 83 localidades y tiene alrededor de 800 afiliados activos—, Gustavo Adolfo Martinotti quien, entre otras cosas, explicó que esta regional posee seis subcentros: Pilar, Oncativo, Bell Ville, Marcos Juárez, Canals y Corral de Bustos.

Primeramente, la autoridad se refirió a los festejos y dijo que mientras los subcentros celebrarán el próximo cinco de julio, la sede local lo hará el doce. Inmediatamente después hizo hincapié en uno de sus principales reclamos y anhelos. “Se viene trabajando en la posibilidad de tener una caja jubilatoria propia. Nosotros hoy pertenecemos a una caja que compartimos con otras profesiones. En la misma estamos ingenieros agrónomos, civiles, ingenieros especialistas, maestros mayores de obra y otras más”, destacó.

En este sentido, manifestó que cree que no deben compartirla porque la diferencia entre los aportes es “totalmente distinta”. Seguidamente añadió que la caja está siendo sostenida, de alguna manera, por sus contribuciones.

Por otra parte, describió que los colegios de cada provincia tienen su sistema y que hay algunos que directamente no poseen. En esta dirección, precisó que se necesita de “voluntad”, de un “proyecto” y de alguien que lo “avale”.

En otro punto, reveló: “El beneficio más importante es que hoy la caja tiene un sistema de reparto. ¿Qué significa? Que quienes más hayan aportado tienen la posibilidad de jubilarse con un porcentaje más alto. Hoy uno puede jubilarse hasta con un máximo de cuatro haberes jubilatorios. Para eso hay que hacer una cantidad de aportes en función de las obras que uno desarrolle”.

Igualmente, indicó que sigue siendo “desventajoso el valor real que tiene la jubilación” y que eso “no se puede incrementar” porque tienen otras profesiones que para la parte de la caja jubilatoria son deficitarias.

“Entonces, ¿qué creemos? Si nosotros hacemos el mayor aporte y podríamos mejorar las condiciones, necesitamos desprendernos de todo lo que fuera deficitario”, sentenció y precisó que si bien no se puede determinar cuándo y si efectivamente lograrán crear su propia caja, ya hay un acuerdo entre los presidentes de las regionales y la comisión directiva para hacerlo. 

Trabajo, ¿para todos?

Martinotti expresó que, si realmente pudieran ejecutar como debe ser todas las tareas para las que están habilitados, habría trabajo para todos. “¿Cuál es el tema? No en todos los Municipios hay exigencia de presentación de documentación. Entonces no hay una formación desde la parte del comitente de la importancia de tener un profesional en la ejecución de una obra”, manifestó. 

Y agregó: “La tarea más común que se da es que los arquitectos terminamos haciendo proyectos pero no las conducciones técnicas en ciertas localidades, y es lo que desde el Colegio estamos tratando de revertir no solamente por una cuestión de imposición, sino por una cuestión de convencimiento y de creencias”. 

Así, habló de la importancia de pensar en un profesional como una “inversión” y no como un “gasto”. Luego, resaltó: “Pretendemos que en todas las actividades participen los arquitectos, pero también es nuestra responsabilidad tratar de darles la mayor cantidad de herramientas para que puedan ser lo más útil posible”.

En otro punto de la conversación, el arquitecto contó que la Municipalidad de Villa María “debe tener unos 40 arquitectos contratados en distintos sectores y áreas, sobre un total de 200 matriculados” que hay en la ciudad.

“A nivel provincial también se da lo mismo. O sea, en casi todos los Municipios, según la escala, tenés un profesional y, si no está contratado, está como asesor. Pero esas son tareas casi administrativas. En algunos Municipios de los grandes pueden tener un departamento de proyecto o diseño”, puntualizó.

Las universidades y la necesidad de más diálogo

Villa María no cuenta con una facultad que permita estudiar arquitectura. “Lo más cerca que tenemos es la Universidad Nacional de Córdoba, la Católica y la Blas Pascal”, apuntó.

“Tengo diálogo con algunos sectores de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM). Hemos tenido acercamientos con propuestas de proyectos en conjunto pero todavía no hemos llevado nada a cabo. No lo descartamos y, obviamente, estoy convencido de que lo mejor que pueden tener los colegios profesionales es un vínculo con la universidad”, resaltó.

Al respecto, subrayó que, a veces, desde una entidad como la que él conduce pueden detectar “ciertas falencias” y, trabajar en conjunto, “sería ideal”.

“El año pasado le propusimos a la UNVM si se podían generar algunos posgrados, aunque en principio fueran con carácter de capacitaciones o cursos más específicos”, mencionó y describió que el objetivo es no tener que viajar a Córdoba.

Servicios

Martinotti se explayó sobre los distintos servicios a los que pueden acceder los matriculados y puso de relieve, entre otros aspectos, la oportunidad de acceder a cursos gratuitos por parte de los afiliados. A la vez, dijo que lograron “subsanar un gran problema” relacionado con que aquellos que se domicilian a casi 200 kilómetros no podían participar de los mismos. De esta manera, expuso que crearon un aula virtual.

Posteriormente, habló de la adquisición de “una serie de equipamientos” que, aunque no se utilicen a diario, están a disposición de los profesionales “para alquilarlos”. 

Por último, recalcó que ofrecen asesoramiento legal, contable y vinculado a cuestiones técnicas, como la arquitectura sustentable, que son de carácter gratuito.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas

Lo que se lee ahora