Río Cuarto | biocombustibles | Ley | riesgo

Biocombustibles: 55 días para que se caiga la ley y no hay señales oficiales

El 12 de mayo vence la normativa que promociona la producción de los combustibles limpios. Si no se extiende, están en riesgo 54 industrias y miles de puestos de trabajo en el país. El 25 habrá sesión especial en Diputados

En 55 días la ley de promoción de los biocombustibles llegará a su fin y con eso desaparecerá el mercado que supo construir la normativa aprobada en 2006, con vigencia de 15 años, durante la gestión de Néstor Kirchner.

Ese marco legal les permitió a 54 empresas radicar fuertes inversiones en 10 provincias, cerca de las materias primas que procesan para producir el alcohol que luego se mezcla con las naftas y el gasoil para terminar en un surtidor de estación de servicio. El 10% de un litro de gasoil y biodiésel y el 12% de un litro de nafta es etanol. Pero todo comenzó con porcentajes menores que fueron creciendo de la mano de ese marco normativo y las inversiones y ampliaciones que se realizaron en las plantas. Ahora todo eso está en riesgo. Sin ley no habrá mercado y el límite está a 55 días de distancia. Y no habrá mercado porque las petroleras hoy están obligadas por esa ley 26.093 a cortar con esos porcentajes sus combustibles para incluir a los renovables y buscar menor emisión de gases de efecto invernadero (GEI) en el marco de los compromisos asumidos por Argentina a nivel mundial de avanzar en una matriz energética más limpia.

A partir de allí las petroleras podrán obviar la compra y los surtidores dejarían de tener el corte con biocombustibles, por lo tanto las empresas productoras deberían dar un paso al costado lo que no sólo pondría en riesgo todas las inversiones realizadas en estos 15 años, sino también a todos los puestos de trabajo que se crearon en la industria, buena parte de los cuales son calificados.

El sector tiene hoy tres grandes ramas: la de la caña de azúcar, que produce etanol en Tucumán, Salta y Jujuy; la del maíz, con fuerte presencia en Córdoba, pero también hay plantas en Santa Fe y San Luis; y la de soja, que elabora biodiésel, con su máximo peso en Santa Fe.

Hasta acá, el Senado de la Nación decidió extender la norma por 4 años para que en ese tiempo se discuta una ley que reemplace a la de 2006 y evitar así un bache, un vacío que ponga en riesgo al sector. Pero cuando la media sanción entró a Diputados se paralizó sin explicaciones precisas de las autoridades. Lo curioso es que en el Senado fue votada por unanimidad de todos los sectores políticos, incluído el oficialismo. Ahora, todos miran a la presidencia de la Cámara Baja, a Sergio Massa, para tratar de entender porqué todo se paralizó al punto de poner en riesgo las 54 industrias.

Ante la inacción de Massa, pese a que prometió en varias oportunidades el tratamiento de la prórroga que llegó del Senado, y la falta de señales claras del Ejecutivo, las empresas alertaron a legisladores de cada provincia para que motoricen el tratamiento. Así, el Interbloque Federal presentó el lunes un pedido de sesión especial para tratar el tema el jueves 25, justo el mismo día que Massa pone en juego su proyecto de Ganancias en el recinto. Ayer se sumó Juntos por el Cambio, lo que estaría garantizando el quórum necesario.

El interbloque que conduce Mario Negri pidió también una sesión especial para el jueves 25 a las 11 de la mañana -una hora antes que la pedida por el Interbloque Federal- a fin de debatir la prórroga de la ley de biocombustible hasta diciembre de 2024, a lo que sumó un conjunto de iniciativas vinculadas con el plan de vacunación que instrumenta el Gobierno.

El pedido fue firmado por los titulares de la UCR, Mario Negri, del Pro, Cristian Ritondo, y de la Coalición Cívica, Juan Manuel López, y sus pares José Cano, Silvia Lospenato, Brenda Austin, Paula Oliveto Lago, Miguel Bazze, Omar de Marchi y Alvaro Gonzalez.

Fuera del Congreso, la extensión de este régimen es solicitada por los gobernadores de Santa Fe, Omar Perotti; de Córdoba Juan Schiaretti; de Salta, Gustavo Sáenz, y de Tucumán, Juan Manzur, entre otros ya que cuentan con empresas radicadas en sus provincias.

Justamente, el gobierno de Schiaretti salió en bloque en los últimos días a través de funcionarios y legisladores nacionales a reclamar que Diputados trate la prórroga. Lo hicieron a través de las redes sociales y los medios de comunicación, sugiriendo que el lobby petrolero es el responsable de la parálisis del proyecto.

Más voces de El Panal

Ayer, el ministro de Servicios Públicos provincial, Fabián López, continuó la cuenta regresiva de los días de vigencia que le quedan a la 26093 y los riesgos latentes que se consumarían en caso de caer. En coincidencia con la suba de las naftas, López se preguntó si “¿aún falta un 8% más? ¿El problema del precio en el surtidor es de los biocombustibles?”. Los cuestionamientos están orientados a una de las explicaciones que trascendieron del oficialismo sobre el impacto que tiene en los surtidores la suba de las commodities en los mercados internacionales, algo similar a lo que planteó con respecto a la inflación de alimentos. Esto último generó en su momento la idea del Gobierno de “desacoplar los precios”.

López destacó que el “precio regulado del litro de bioetanol de maíz para marzo de 2021 es de $ 48,7, y el precio del litro de nafta Infinia en Córdoba (con 12% de bioetanol) es de $ 102,1”.

El funcionario schiarettista continuó en un hilo de Twitter cargando contra quien cree que está detrás del freno en Diputados: “¿Realmente el lobby petrolero se preocupa por lo que pagamos en el surtidor? ¿El problema es el precio regulado del bioetanol? ¿La industria petrolera nunca tuvo precio sosten?”, se preguntó.

Por último, el ministro de Servicios Públicos de la provincia destacó que “No hay argumentos, no hay explicaciones, sólo incertidumbre e intranquilidad en economías regionales que generaron millonarias inversiones, cientos de miles de empleos y que son el motor de una bioeconomía sustentable que cuenta con múltiples avales”, indicó.