Villa María | Clubes Verdes | residuos secos | programas

Con los "Clubes Verdes" ya se juntaron más de 20 toneladas de residuos secos de calidad

Al no estar en contacto con los húmedos, se evita que terminen en el vertedero, pero además favorece la tarea que desarrolla la Cooperativa 7 de Febrero a través de la clasificación.

Desde que se aplica en la ciudad el sistema de Clubes Verdes y se recolectaron más de 20 toneladas de residuos secos para reciclar, que, según entienden los especialistas, de otra manera hubiesen terminado en el vertedero junto con los húmedos. En pleno debate de la denominada “Ley de Envases”, la ciudad refleja un cambio en la metodología de recolección de dichos residuos, apostando a que sean los vecinos aquellos que trasladen hasta los puntos dicha basura.

De igual manera, en el corto plazo el esquema de recolección diferenciada ya llegó a 14 barrios tras la suma de dos nuevos sectores, aunque los resultados no son tan alentadores como los obtenidos a través de otras iniciativas. “Lo importante es que se profundizó la política ambiental con diferentes programas”, destacó Germán Tissera, responsable de la cartera ambiental local. Clubes Verdes ya tiene 29 entidades que lo integran y se dedican a la recolección de plástico, papel, cartón y aluminio, pero además los Municerca ya disponen de contenedores para recibir diferentes tipos de materiales.

En la charla con este medio, el funcionario local sumó también a las “campanas que se colocarán de manera estratégica en el skate park y en la costanera (en proximidades de Dante Alighieri)”. Consultado sobre la realidad del sistema de recolección diferenciada, dijo que está funcionando mejor: “La gente está sacando muchos más residuos, pero obtuvimos muy buenos resultados a través de estos sitios en los que el vecino se acerca a llevar los residuos. Y llegan secos y limpios, de buena calidad ”.

La importancia de que no lleguen mezclados con húmedos radica en que la Cooperativa 7 de Febrero, encargada de la clasificación de los residuos secos, recibe muchas veces en el vertedero local los residuos fuera de un estado óptimo. “Al hacer una clasificación en valor, los que llegan de la recolección diferenciada no tienen la calidad que sí se encuentran en otros programas como Clubes Verdes”. A las 29 instituciones que ya disponen de su contenedor se les sumarán otras 15 más que ya solicitaron incorporarse a la iniciativa.

Paralelamente, el Municipio lleva adelante el programa de ecoladrillos, que está integrado por materiales que no tienen valor en el mercado, “como los plásticos de un solo uso o envases de etiquetas que se introducen en las botellas y se los lleva a una planta en Buenos Aires para la realización de maderas ecológicas ”.

Tissera destacó que a la tarea en campo se le suma la capacitación, clave a nivel estudiantil. “Ya se hicieron más de 10 encuentros en diferentes escuelas y de diferentes niveles. Ahora sumamos a la escuela Bernardino Rivadavia, ya que ellos también tienen el programa de ecobotellas ya menudo llenan el contenedor ubicado frente a la escuela. Con las entidades rurales también hicimos campañas de concientización, pero además recibieron computadoras que fueron recuperadas de los residuos electrónicos que se recolectaron en los dos contenedores ”.

Cambio de mecanismo

El auge de los Clubes Verdes deja a las claras un cambio en el mecanismo de abordaje de los residuos secos. Si bien se mantiene la recolección diferenciada, el hecho de que sea el propio vecino el encargado de trasladar sus residuos a la entidad más cercana de su casa en vez de esperar el paso del camión ventila que el foco está puesto en que la responsabilidad del residuo es de cada vecino.

“Creemos que a través de los programas y capacitaciones, a jóvenes y niños, encontramos una respuesta inmediata, con eficiencia en la separación otorgando un beneficio a la cooperativa”, sostuvo Tissera, quien además entendió que “ese es el camino y seguramente será necesario sumar más puntos para que los vecinos se acerquen. Hay más de 14 barrios en los que se realiza la recolección diferenciada y el resultado no es el mismo ”.

Según el portal de Cotreco, la recolección diferenciada se realiza los lunes en barrios Sarmiento, Rivadavia, San Justo y Santa Ana; los martes en Parque Norte, Carlos Pellegrini, Trinitarios y Almirante Brown. En el Centro, martes y viernes; y los sábados, en Mariano Moreno, Palermo, Güemes y General Paz.

Es que en muchos casos los secos llegan sucios o son sacados a la vía pública en horarios distintos a los que pasa el camión, que es de 15 a 17. “Villa María cuenta desde el año pasado con una ordenanza de gestión de residuos que establece incluso un régimen de penalidad, todo enmarcado en lo que será el centro de gestión ambiental de las dos ciudades ”, sostuvo.

Justamente, para que el funcionamiento del sistema en el flamante espacio otorgue los resultados proyectados, Tissera entendió que es necesario “profundizar la separación, en el marco de la reducción de residuos que se aspira a llegar”. “Creo que a través de la economía circular, valorizando este tipo de trabajos, vamos a evolucionar a una sociedad mejor y un lugar más sano para vivir. La idea es esa, que desde la educación se logre revertir. En la ciudad tuvimos muy buenos resultados ”.

Cabe consignar que, en el marco del acuerdo con la Unión Europea, Villa María considerará impulsar una iniciativa denominada La Escuela Recicla, para el cual cada entidad dispondrá de una campaña para receptar los residuos secos.