Tras cerrarse las listas de candidatos, se confirmó que hay algunos importantes dirigentes políticos que no competirán por ningún cargo en las próximas elecciones nacionales.

Uno de ellos es el diputado y líder del bloque Red por Argentina, Felipe Solá, a quien le quedan dos años de mandato en la Cámara baja.

El exgobernador bonaerense llegó a su banca de la mano de Sergio Massa, de quien se distanció en el 2018 para crear su propio espacio, más cercano al kirchnerismo.

A principios de este año, Solá anunció que iba a presentarse como candidato presidencial y que sólo se bajaría si también lo hacía la senadora Cristina Kirchner, cosa que finalmente ocurrió.

Por esta razón, el diputado decidió resignar sus aspiraciones y apoyar la lista del Frente de Todos, que la exjefa de Estado integra junto a Alberto Fernández.

Lo mismo ocurrió con Daniel Scioli, que incluso en marzo pasado había presentado su candidatura durante un acto en el Teatro ND Ateneo, en el barrio porteño de Retiro.

Scioli, que ya había competido por ese cargo en el 2015, cuando perdió en el balotaje frente a Mauricio Macri, explicó que quería volver a meterse en la pelea para llegar a la Casa Rosada para estar "al servicio de todos los argentinos que anhelan otro camino".

 El también exgobernador bonaerense quedó afuera del armado electoral del Frente de Todos, pero todavía tiene dos años de mandato como diputado nacional.

La líder del GEN, Margarita Stolbizer, tampoco va a competir por ningún puesto en las próximas elecciones, pero en este caso sería por decisión propia.

Tras sellar su acuerdo con Consenso Federal, espacio que lideran Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, la dirigente prefirió tomarse un tiempo lejos de cualquier puesto político.

 Si bien en las últimas semanas sonó como posible candidata a gobernadora en la provincia de Buenos Aires, Stolbizer ratificó en varias oportunidades que no iba a presentarse para ningún cargo.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas