Deportes | ferreyra | Gabriela Estévez |

La mejor victoria de la carrera de María "Dinamita" Ferreyra

En Tucumán le quitó el invicto a la púgil local Lucrecia Manzur. La noqueó en el 5to round

María Inés “Dinamita” Ferreyra venció por nocaut técnico en el quinto round en Tucumán a la púgil local Lucrecia Manzur, a quien dejó sin invicto.

La boxeadora del gimnasio Evita del barrio Los Olmos se consagró en el Jardín de la República porque una vez más demostró que es explosiva y contundente ante una adversaria que sólo contaba por ganadas sus cinco peleas en el ámbito profesional y en su propia casa sufrió la potencia de la conducida por Federico Díaz.

En categoría superpluma, Ferreyra volvió a noquear, esta vez a Lucrecia Manzur (venía de vencer por la vía rápida a María Nieva).

La tucumana soportó el castigo desde el segundo round al quinto, al que llegó a duras penas en la velada escenificada en el mítico club Defensores de Villa Luján.

María Ferreyra, con este triunfo, cuenta con tres peleas en el campo rentado, todas ganadas y dos por la vía rápida.

“No paro hasta el título mundial”

María Ferreyra confesó que “salió a la perfección el planteo de pelea, que consistió en ocupar el centro del ring marcando territorio y metiendo las manos fuertes. Sabíamos que soy más fuerte, no sólo físicamente, sino que estaba bien mentalizada”.

Comentó que “la tumbamos en el tercer round (ya había sufrido manos duras en el segundo) y de ahí en mi esquina me dijeron que había que sacarla sí o sí. De esa manera se dio, aguantó, pero en el quinto round con una combinación de izquierda y derecha en punta y luego un cruzado de izquierda se fue a la lona. Le hicieron el conteo y no salió más”.

Consideró que “fue una rival dura. Agachaba la cabeza y tiraba muchas manos, pero sintió las mías”.

Remarcó que “estamos muy emocionados por el contexto en el que se dio la pelea. Había 600 espectadores, ella era local y estaba invicta. Fue una difícil rival y esto nos hará posicionarnos en un lugar más alto del ranking argentino”.

Estimó que “si Dios quiere, nos volvemos a subir al ring en septiembre. Todavía no sabemos ni fecha, ni lugar, pero estamos con muchas ganas de que este año surja la oportunidad de pelear por algún título”.

Lanzó sin dudar que “como les digo siempre, estoy trabajando para lo que más anhelo, que es ser campeona del mundo. No voy a parar hasta el título del mundo”.

Priorizó los agradecimientos a quienes hicieron posible su viaje a Tucumán. “A Daniela Fonseca, quien nos gestionó los pasajes, a la diputada Gabriela Estévez, a mi familia, a mi equipo, a mis compañeros de gimnasio, a mi querido barrio Los Olmos y a toda la gente de Villa María”.

Tampoco se olvidó de quienes la ayudaron en su preparación. “Nazarena Romero, Juli Basualdo y a mi fiel sparring, Esteban Córdoba. A Daniel Bustos y a Romina Bazán por su hospitalidad. No me quiero olvidar a mis dos hijos, esos que me bancan y me hacen el aguante día a día, Dylan y Mateo”.