Deportes | final |

Tuvo un gol más en cada duelo

Hipólito Yrigoyen volvió a derrotar 1-0 a Colón, esta vez en Tío Pujio ante más de 500 espectadores. El autor del gol del triunfo fue Maximiliano Esquivel, que saltó del banco. En 180' parejos, tuvo más banco y 2 goles

Hipólito Yrigoyen clasificó a semifinales del Torneo Apertura de la Liga Villamariense de Fútbol.

El Diablo rojo se impuso en los dos partidos por 1-0 a Colón de Arroyo Cabral, en los duelos de cuartos de final, y enfrentará a Rivadavia en semifinales.

Desató una fiesta en “La Caldera” de Tío Pujio, donde Maximiliano Esquivel convirtió el gol del triunfo a los 33’ del complemento.

Así como en Arroyo Cabral, donde ganó con un gol de tiro libre de Martín Barrionuevo, Yrigoyen marcó una mínima diferencia. Quizás no se notó en el desarrollo de ambos partidos, pero se explica en que tuvo un gol más en los 90’ de cada partido, no sólo por efectividad, sino porque contó con más recursos para generar situaciones y también con más plantel para encontrar respuestas certeras.

Ayer el Diablo rojo de ruta 9 gestó las mejores situaciones en ambas etapas de un partido en el que Colón le supo manejar el balón y por pasajes no sólo le dio batalla, sino que le jugó bien.

La diferencia estuvo en la cantidad y calidad de arribos a los arcos, donde se explican las grandes diferencias existentes entre dos equipos entre los que no hubo más que pequeños detalles y mínimas distancias en el juego.

Sin brillar, Yrigoyen sigue siendo un equipo duro de matar, que es muy firme para defender y tiene con qué hacerte un gol, algo que Colón no pudo lograr en 180’.

El elenco de Martín Conti llega invicto a semifinales (9 triunfos y 5 empates), con números que lo erigen en candidato, tanto como su próximo adversario, Rivadavia, con el que tienen una cuenta pendiente desde la fase clasificatoria, en la que empataron en Tío Pujio, donde volverán a medirse el próximo domingo en semifinales.

Pasó a Colón, va por Rivadavia

No la tuvo fácil Yrigoyen. Colón fue un bravo rival que vendió cara la derrota y dignamente le peleó el partido y la serie.

El Diablo rojo sufrió, pero ganó los dos partidos sin que le sobrara nada, pero con ciertos méritos.

Colón cambió para ganar y logró jugar más y mejor que en Arroyo Cabral, más allá de que el resultado fue el mismo.

David Reano incorporó a dos atacantes en el equipo inicial, José Fernández y Alejo Echegaray.

Desde las características su equipo encontró más argumentos para atacar al Diablo rojo, que, por el contrario, optó por sumar la experiencia Morre, por la potencia del Tanque Maxi Esquivel.

Entonces se vio a un Colón más decidido que en Arroyo Cabral a buscar el protagonismo, mientras Yrigoyen disfrutaba devolverle los ataques con contras veloces con sus volantes externos: Bustos y Arroyo, que tienen características tan ofensivas como sus dos atacantes Barrionuevo y Yanantuoni.

Con Tomatis haciendo el trabajo sucio y Cristian Fernández lanzando para iniciar las contras, fue más punzante el Diablo rojo con menos posesión, que un Rojinegro que procuró no perder el orden en el medio campo, para acompañar a un Chupetini que mostró su clase para distribuir y a partir de su buen primer pase se edificaron buenas triangulaciones en ofensiva, con López y Fernández (los dos puntas) acercándose a Ahumada y especialmente a Echegaray, que complicó con su tranco largo por el sector derecho.

Sosa era el socio de todos ellos y como un doble 5 adelantado también mostró su clase. Tenía con qué Colón y sacó a relucir su fútbol escondido en Arroyo Cabral. En una hermosa jugada en la que el balón pasó por sus volantes, Echegaray envió el centro y por milímetros no conectó en la boca del arco Suruno Fernández.

Yrigoyen contestó con Bustos dejando un surco por izquierda, donde se unió a Yanantuoni, pero tardó en aportarle Barrionuevo su toque de distinción para generar un arribo claro. Arroyo fue maltratado, pero nunca cesó en su intento por ir al frente.

Con ese cuadro, con Colón más decidido pero sin profundidad e Yrigoyen apostando al vértigo de sus jugadores para contestar, el Diablo fue el único que llegó, pese a que su juego tuvo menos estética, al ser más directo.

Del aburrido primer partido, pasó a ser un lindo 0-0 por obra y gracia de Emiliano Rodríguez, que le tapó 4 situaciones al local. A los 27’ le negó el gol a Yanantuoni, que lo fusiló de media vuelta y el balón pegó en el cuerpo del “1”.

Abrió fuego el Diablo rojo con su arsenal ofensivo y, aunque Barrionuevo y Fernández no estuvieron finos con los tiros libres, Arroyo se llevó puesta a media defensa y forzó al arquero a volar contra el poste derecho para evitar el gol a los 30’. Dos minutos después, el mismo volante hizo que Rodríguez se erigiera en figura al volver a taparle otro intento.

El “1” era responsable del 0-0 y lo ratificó al taparle a Ártico, que receptó un tiro libre, esta vez bien ejecutado por Fernández, y definió de media vuelta muy cerca del arquero, que adivinó (34’).

El cotejo fue tan duro como parejo y Colón reclamó dos manos en el área (una de Morre y otra de Jacobi) e Yrigoyen, una embestida de Chupetini a Arroyo en el área. Además, el árbitro se animó a dejar jugar y evitó “tarjetear”.

Rodríguez ratificó que era el mejor al taparle el primer intento del complemento a Fernández (1’).

Con Becchero (por López), la visita fue por todo, pero de contra Morre asistió a Arroyo, que definió, pero salvó Luppo, que envió a todos a la carga: a todo o nada.

Conti apostó por Esquivel, que inventó un gol. Giró tras amagar en el área y con un tiro bajo contra el poste izquierdo batió a Rodríguez (33’). González ingresó a reforzar el medio campo y Cuadrado para atacar con 2 “tanques”. Demasiado para un Colón que sólo pudo cambiar su suerte con un potente tiro libre de Sosa, que reventó el travesaño (15’). Antes y después, el Diablo rojo tuvo 1 gol más.

Síntesis del partido

H. Yrigoyen: Leonardo Morales; Ezequiel Olmedo, Martín Ártico, Carlos Jacobi y Lucas Morre; Martín Arroyo, Tobías Tomatis, Cristian Fernández y Maximiliano Bustos; Martín Barrionuevo y Nicolás Yanantuoni. D.T.: Martín Conti.

Colón: Emiliano Rodríguez; Genaro Kamienski, Luciano Luppo, Marcos Gómez y Matías Piovano; Alejo Echegaray, Jeremías Chupetini, Lucas Sosa y Tomás Ahumada; Benjamín López y José Fernández. D.T.: David Reano.

Gol: S.T. 33’ Maximiliano Esquivel (HY).

Cambios: S.T. 18’ Gaspar Becchero por Benjamín López (C); 23’ Maximiliano Esquivel por Yanantuoni (HY); 26’ Santiago Comba por Jeremías Chupetini (C); 33’ Jonathan González por Maximiliano Bustos (HY); Esteban Canelo por Kamienski (C) y 37’ Gustavo Cuadrado por Martín Barrionuevo (HY).

Suplentes: Joaquín Rodríguez, Ignacio Pérez, Mauricio Ortiz y Nicolás Gómez (HY) y Kevin Soppeno, Andrés Navarro, Facundo Comba y Joaquín Rodríguez (C).

Amonestados: Martín Arroyo y Tobías Tomatis (HY); Marcos Gómez, Jeremías Chupetini, Benjamín López, Matías Piovano y Luciano Luppo (C).

Árbitro: Alexis Carranza.

Asistentes: Raúl Argüello y José Rudío.

Cuarto árbitro: Lautaro Laurenti.

Reservas: Hipólito Yrigoyen 0 - Alem 1 (Matías Bazán).

Estadio: Hipólito Yrigoyen.