Deportes | Fútbol | Villa Nueva |

"Lo mejor que me pasó en mi carrera"

Leonel Strumia disputó su primera temporada en el Aktobe de Kazajistán tras 9 años en Letonia. "Es un club muy popular, juega todos sus partidos con 20 mil personas. Me dieron la cinta de capitán y en 2024 iremos por un título"

Leonel Strumia partió rumbo a Turquía, donde realizará la pretemporada con su equipo FC Aktobe de Kazajistán.

En la última semana de 2023 contrajo matrimonio con María Luz Ortiz, tras once años de noviazgo y diez en pareja en Letonia. Disfrutó en Villa Nueva con familiares, amigos y su hijo Liams (2 años y medio). Antes de viajar, como ya es un clásico, dialogó con Puntal Villa María acerca de su décima temporada en Primera División en un fútbol exótico, pero profesional como el kasajo.

“Me voy con más de 30 grados y en Kazajistán hace 20 bajo cero. Es un país asiático, con costumbres y una forma de vida muy distinta a la nuestra, y también a la de Letonia, que es en Europa. Por suerte me fue bien y nos adaptamos con la familia”, manifestó.

Afirmó que “en FC Aktobe me pasaron cosas muy locas. Viví un año muy bueno, pese a que no obtuve títulos como en Letonia, donde todos los años algo ganaba. Sin embargo, te diría que fue mi mejor año en el fútbol profesional y lo disfruté mucho a los 31 años”.

El volante central clase 1992 formado en El Porvenir, Alem y Argentino, donde debutó en primera, para luego pasear su juego lucido de jerarquía en Alem, Ricardo Gutiérrez, Unión Central, Rivadavia y Alumni, confesó que “es un equipo grande y me habían advertido que sus hinchas eran muy fanáticos, pero me sorprendió jugar todos los partidos con 20 mil personas en el estadio”.

Insistió en que “me sentí como en Argentina por la pasión de la gente, y a los 2 meses me dieron la cinta de capitán, justo en el clásico ante el Astana, al que vencimos en los dos partidos que jugamos”.

Remarca que “en la calle te paran para pedirte fotos y te hacen saber que hay que ganar. Peleamos todos los campeonatos, pero no se nos dio, incluso en la Conference League caímos ajustadamente ante un equipo de Rumania (Sepsi Sfantu), tras dejar en el camino a un rival de Georgia (Torpedo Kutaisi)”.

A empezar de cero

Con respecto a la vida dijo que “hubo que empezar de cero. En el fútbol la pasión contrastaba con la cordura y lo apagado de Letonia. En el día a día fue complicado, porque Letonia es un país europeo, y Kazajistán asiático. La mayoría son musulmanes, otras costumbres, otras comidas, otras formas, otras creencias, no tanto orden en la vía pública y el tránsito, difícil conseguir una casa como las que nos gusta. Nos instalamos en un departamento grande, pero luego fuimos a otro que me quedaba más cerca para entrenar. Allá la gente come en el piso, y hay que adaptarse a todo”.

Resaltó que “el idioma es complicado, porque no hablan mucho el inglés, sino el ruso y el kasajo. Yo al ruso lo entiendo, pero no lo escribo, y en Letonia me comunicaba con el inglés. No fue fácil”.

Indicó que “en enero de 2023 me pidieron que viajara, porque me querían ver. Discutí un poco con el representante, pero junto a mi señora me convencieron que fuera. A la semana de realizar la pretemporada firmé el contrato”.

Estimó que “de las dudas iniciales a la actualidad todo cambió. Hoy fui el único que renovó de los 12 refuerzos que llegaron”.

Estimó que “arranqué bien, fui titular todos los partidos y sólo me perdí uno por llegar al límite de 5 amarillas. Le ganamos 4-1 como visitante a FC Astana, que fue campeón y está jugando la Conference League”.

Capitán Leo

Kazajistán fue aceptado por la UEFA en 2002, porque una porción de su territorio (ex Unión Soviética) está en Europa.

Strumia afirma que “pasar de Letonia a Kasajistán fue un paso al frente en mi carrera, no sólo en lo económico, porque en este mercado me ofrecieron lo mismo para volver a Letonia, sino porque es más competitivo el fútbol”.

A su juicio “la principal diferencia es que en Kasajistán contratan a jugadores de Primera División de clubes de Brasil y Europa. Por eso dudaron en llevarme. Por suerte a los 2 meses me dieron la cinta de capitán, y el DT Andrei Karpovich habló muy bien de mí en la conferencia de prensa”.

Explicó que “fue raro, porque hay jugadores más grandes y con muchos años en el plantel”.

Profesionalismo y rendimiento

Strumia confesó que “me gusta y fui capitán en los equipos de Letonia. Me sorprendió porque recién llegaba al club. Me explicó que mi forma de entrenar profesional, y mi juego para el equipo lo hizo elegirme. Ahora se fue a otro club, Yelimai, y me quiso llevar, pero me motiva seguir en Aktobe”.

Remarcó que “el día de mi cumpleaños fui capitán y ganamos el clásico. Existe un ritual, en el que el capitán dirige el saludo final ante la hinchada. Fue muy emotivo con mi hijo en hombros disfrutarlo”.

Expresó que “no me había tocado vivir ser tan reconocido en la calle. Me identifiqué rápido con la gente. El club me invitó a participar en una fiesta sorpresa de un nene que es hincha, y cuando me vio en su casa, me abrazó y lloró. Increíbles sensaciones en mi primer año”.

Deportivamente excelente

Su puesto es fácil de explicar por su juego. “Soy volante central. Me adapto a jugar con doble 5, pero acá me ubicaron como doble enganche en un principio. Luego me reubicaron como único volante central, el ‘5’ clásico del equipo”.

Acotó que “en esa posición fui elegido en el equipo ideal del campeonato kasajo”.

Destacó que “el día que le ganamos a Astana justo en mi cumpleaños, la gente coreó mi nombre. Es muy especial vivir eso con mi hijo y mi señora. En Letonia también me fue muy bien, pero el nivel de reconocimiento en Kazajistán en mi primer año fue enorme, más que no soy un goleador o un creador o un jugador reconocido”.

Indicó que “Aktobe es el segundo que más títulos ganó, pero hace una década que no gana la Liga”.

Todo llega

Explicó que “valoro mucho más el sacrificio que hice en mi carrera ahora, a los 31 años. Ustedes me conocen y saben lo que me costó llegar y mantenerme en Letonia. Hoy llegó mi reconocimiento”.

Resaltó que “capitán de un equipo grande, con esta identificación, un buen acuerdo económico y la motivación de ganar un título es todo lo que un jugador busca”.

Agregó que “estoy entero, sin lesiones importantes y con sueños que no descarto jamás. Jugaremos Conference League en julio y desde marzo iremos por la Liga y la Copa. Algo hay que ganar. Es lo mejor que me pasó en mi carrera, necesitaba jugar a estadio lleno, y con este nivel de presión”.

Explicó que “me encanta jugar en el club más popular, y me alimenta a esforzarme y crecer. No dudé en quedarme. Mi señora es el puntal en Kazajistán. Nos casamos el 22 y estamos en un gran momento de la pareja y la familia”.

De algún lado te conozco

Resaltó que “con Pablo Podio (surgido de Sportivo Playosa) somos los dos argentinos que juegan en Kazajistán. Nos juntamos a comer cuando nos enfrentamos”.

También el ritual de los asados “se repitió con los chicos de la ‘92 de Alem y Argentino. Además de los chicos de Alumni y de los otros clubes. Extraño, me cuesta irme, mi vida deportiva está muy lejos y vuelvo en diciembre a Villa Nueva, donde está mi gente. Me banco la carne, la comida, me adapto a las creencias, el idioma, pero vuelvo”.

las más leídas