Escuchar al profesor Joselito Bernadó hablar de su proyecto futbolístico en la UNVM despeja dudas y explica algunas reacciones que le molestan al DT. “El proyecto apuntaba a un crecimiento en conjunto de la Liga. No lo entendieron”.

Igual aclaró “después del bicampeonato de 2011, quería seguir ganando títulos en la Liga, pero había un lógico camino a recorrer”.

“De la misma manera, ahora quería clasificar en el torneo Federal, pero hay un camino a recorrer, y en 2 años aprendimos mucho, pero los periodistas me pedían traer 5 refuerzos y lanzarnos al ascenso. En algún momento ojalá se pueda dar esa posibilidad, pero no es el camino que trazamos”, dijo.

Para dejar más en claro ejemplificó: “Nos falta mucho para poder ascender a un Federal A. Es abismal la distancia. Si no les doy minutos a los Monetto o Goroso, y les niego la posibilidad de ese roce, ¿cuándo vamos a demostrar que tiene sentido nuestro proyecto?”.

Y agregó: “No sé si Monetto o Goroso van a sobresalir en próximos torneos Federales. Pero si todo el tiempo les traigo jugadores de afuera, nunca van a estar a la altura. Eso pasa cuando un club no apuesta a sus jugadores. Les doy rodaje porque apuesto a ellos”.

No descartó “traer 15 o 20 refuerzos. Quizás eso ocurra mucho más adelante, pero ahora estamos en otra etapa del proyecto”.

Indicó que “no se olviden que tras ganar el bicampeonato en 2011 empezamos con este proyecto de formación desde divisiones inferiores. El primer año perdíamos 11 a 0 con Argentino, Alumni y Española. Por eso en vez de incorporar a un refuerzo para jugar el torneo del Interior, incorporábamos a un profesor para inferiores, o a un jugador que apuntara a ser profe”.

Destacó que “todas las incorporaciones fueron para inferiores, no para Primera. Hubo mercados de pases que no incorporamos refuerzos, o sumamos 1 o 2. Cuando dejó de jugar Liendo, le sumamos un profe a inferiores. En los últimos años sumamos a Falco y Gayoso. Ahora a Berterame porque se fue Piccotti. Básicamente la idea es armar una estructura propia, con algunos refuerzos para no dejar de ser competitivos”.

Los más y los menos

Bernadó dijo que “la parte más débil del proyecto es la dirigencial. La más fuerte es la deportiva”.

Agregó que “participar en el torneo Federal me otorgó la felicidad de poder delegar en Matías Carrizo o Aldo Paredes para que fueran a la Liga junto a Elhall. Ser un club nos quitó la responsabilidad de hacer de profes, de DT, de dirigentes, de asadores y otros tantos roles que no nos corresponden”.

Explicó que “la parte más fuerte del proyecto es la deportiva. Hay muchísimo trabajo y compromiso con gente idónea. En esta cuarentena hemos realizado cien cursos, charlas y capacitaciones”.

Aclaró que “también los profesores de otros clubes lo hacen. Acá somos apasionados por el fútbol, no profesionales del fútbol. Hay muchachos que no paran de hacer y pensar en sumar más cosas como Gastón Moyano o Rodrigo Liendo”.

Consideró que “la secretaría de bienestar nos dice muchas veces que paremos, porque no hay presupuesto. No es que nos sobra la plata como creen y dicen algunos”.

Bernadó indicó que “no estoy llorando, porque estamos diez veces mejor que algunos clubes. Yo sé lo que reniegan para cobrarles una cuota a los chicos de inferiores, porque nosotros también renegamos. Estuve con Carlos Domínguez y me contó que es imposible para ellos cobrar la cuota de socios y de los jugadores en cuarentena”.

Reconoció que “nosotros estamos en una posición más cómoda que Argentino, que tiene problemas muy marcados para pagar la luz. Pero acá los chicos tampoco pagan la cuota porque se creen que la UNVM tiene mucha plata”.

“Nosotros estamos diez veces más cómodos que algunos clubes, pero no es que tenemos todo servido de la UNVM. Hay que remar como loco para algunas cosas. No lloro, porque sé lo que les cuesta a otros clubes hacer fútbol”, agregó.

Solidaridad

Bernadó comentó: “Entré en una charla virtual que desde la Municipalidad se hizo con los clubes”.

“Me interesó solidarizarme con los otros clubes. Sé que estoy más cómodo que otros por no tener que pensar en pagar la luz y en pagarles a los DT y los profesores”.

“Pero después les aclaro que me levanto a las 6 de la mañana y me acuesto a la 1. Todos creen que tenemos todo servido”, explicó.

“No ganamos los torneos porque tenemos todo servido. Ganamos porque trabajamos muchísimo. Yo escuchó las arengas de los rivales y nos dicen de todo para motivarse. Pero cuando vienen a jugar al club se dan cuenta que trabajamos muchísimo. Es desalentador, pero sabemos hacia dónde vamos. No es precisamente al Federal A”.