Villa María | inflación | Alberto Fernández |

La inflación acumulada en lo que va de la gestión de Fernández asciende a 291%

El dato distintivo es la notoria disparidad en el comportamiento de los precios en ese período

Casi 300 por ciento (291%) es la inflación que acumula la gestión del presidente Alberto Fernández desde que comenzó su mandato, pero no todos los precios acompañaron esa dinámica, algunos ni siquiera estuvieron cerca y otros superaron esos elevados dígitos, según un informe de la consultora económica Abeceb.

La economía bipolar es una característica de esta gestión en la que los valores regulados por el Gobierno corren muy por detrás de la inflación, pero igual no logran detener la escalada.

A pesar de la política de pisar los aumentos, en 2022 la inflación duplicó a la del año anterior llegando casi al cien por ciento.

El aumento generalizado de los precios es un problema de la macroeconomía relacionado directamente con el déficit fiscal y la emisión; no tiene que ver con acciones de los empresarios ni con las dinámicas de la actividad sectorial.

De acuerdo con el informe, el público en general conoce el valor del dólar blue, del dólar oficial o del dólar tarjeta, pero nadie sabe hoy cuánto vale un par de zapatillas o alquilar un departamento de un solo ambiente, y lo alarmante es que esos dos valores no son tan disímiles.

Cuanto más elevada es la inflación, mayor es la distorsión de precios relativos: es muy difícil efectuar el seguimiento de precios que varían tan velozmente.

Asimismo, una inflación en estos niveles tiene como resultado una mala asignación de recursos de los argentinos, quienes terminan gastando más en lo que podría haberles salido menos y obligándolos a ajustar su consumo.

Tarifas atrasadas

En este contexto inflacionario, las tarifas eléctricas son las más relegadas con un alza acumulada del 65% (contra 291% de la inflación); las de agua, 164%; los pañales y el arroz, 216%; y el pan francés, 284%.

Las jubilaciones también quedaron atrasadas con una suba del 289%, impactando en el poder de compra y la calidad de vida de los adultos mayores.

El tipo de cambio oficial es uno de los precios más atrasados con un incremento del 168%, mientras que, por el contrario, el dólar blue creció 352% superando la inflación acumulada.

Por su parte, los salarios registrados en promedio tuvieron un margen equilibrado con 297%.

La inflación de alimentos exhibió una suba del 310%, a pesar de los programas de regulación de precios, los controles, las inspecciones y los acuerdos.

Ese nivel incluye por ejemplo la suba de la leche entera por litro que tuvo un alza del 320%, el aceite con 456% y el azúcar con 490%.