Deportes | presidente | liga | clubes

Ranco es el líder de la oposición

Hubo acuerdo con el grupo que impulsaba la candidatura de Diego Conrero, quien confesó: "No se trata de que yo me bajo, y tiramos todo lo trabajado desde febrero. Darío Ranco es un dirigente de calibre, y suma sus proyectos"

Darío Eduardo Ranco dio otro paso en firme en su objetivo de volver a presidir la Liga Villamariense de Fútbol.

En una reunión vía Zoom con el “grupo disidente” que encabezaba Diego Conrero, llegó a un rápido acuerdo para unificar criterios y consensuar su candidatura a presidente.

Si bien no hay fecha de elección, Diego Conrero resaltó que “estaban muy avanzadas las negociaciones. Yo había hablado con Darío (Ranco) previamente, y te diría que en un 90% pensamos igual. Sólo restaba que el grupo que me impulsó para presidente recibiera idénticas respuestas de parte de Ranco, y que expusieran sus puntos de vistas para cotejarlos con los que Ranco tiene, que son los mismos en cuestiones de fondo”.

Explicó que “la reunión fue para terminar de darle forma al acuerdo. Las personas no deben estar sobre las instituciones. No cambiaron su postura los clubes que me apoyaron, lo que cambió fue la posibilidad de ensamblar dos proyectos y actuar en conjunto para mejorar la Liga. No prioricé mi persona, si hay otro proyecto que suma, como dijo Ranco, nadie se baja, sino que ustedes se suman y yo me sumo”.

Insistió en que “siempre este grupo se mostró abierto a consensuar posturas y actuar con un grupo de gente que apostara a mejorar la Liga. La primera coincidencia con Darío (Ranco) es no dividir, y el objetivo es poder gestionar para la Liga”.

Tras declinar su candidatura, recordó que “siempre tuvimos el nombre de Darío (Ranco) en nuestra agenda de trabajo. Lo que nos sorprendió es que lanzara su candidatura inesperadamente, pero es evidente que es un dirigente de un calibre diferente”.

Un distinto

Conrero manifestó que “nos conocíamos de vista y por algunos encuentros por razones personales. Vino un par de veces a Silvio Pellico, y tuve la oportunidad de conocerlo, pero no de hablar”.

Indicó que “lo primero que hizo fue avisarme que se lanzaría. Quedamos en hablar personalmente, y esa reunión se dio el fin de semana. Le dije que me sorprendió la forma en la que se lanzó, porque si hubiese dicho antes que le interesaba, las cosas se hubiesen dado de otra manera”.

Agregó que “acordamos reunirnos con el grupo. Este grupo arrancó con 6 o 7 clubes desde febrero. Y considero que hoy no soy el presidente de la Liga Villamariense porque la pandemia no nos dejó hacer la asamblea (se había convocado el 28 de marzo)”.

Conrero aseguró que “al dilatarse la asamblea, no sé cuál será el motivo que Darío (Ranco) encontró para presentarse como candidato a presidente. Fue sorpresivo que un dirigente de ese calibre se lanzara, pero tenerlo a disposición resulta muy atractivo. Su trayectoria habla por sí sola”.

Resaltó que “no me disgustó, pero si hubiese sabido que Darío (Ranco) quería ser presidente de la Liga, todo hubiese sido distinto”.

Agradeció que “Darío (Ranco) me comentó que fui la primera persona a la que le comunicó que quería ser presidente de la Liga. Me dijo que él iba a ser candidato a presidente, y que en caso de que las cosas se desarrollen como queríamos, nos juntaríamos a dialogar. Eso es lo que sucedió”.

La entereza de 7 clubes

Conrero afirmó que “tengo que resaltar la firmeza de 7 clubes, y la entereza para transmitir su confianza en mí. Me avalaron todo el tiempo, y con un discurso claro que apuntó al trabajo que realizamos juntos, y la forma de pensar”.

Recordó que “abiertos al diálogo siempre estuvimos, pero siempre me respaldaron. Me dijeron que no querían que Ranco nos marcara la cancha, y bajar mi candidatura. Eso me motivó a dialogar con Ranco, y a abrir el acceso de Ranco a dialogar con el grupo, para que todos vean que nos manejamos con el mismo discurso”.

A continuación describió: “El grupo me autorizó a hablar por ellos, pero yo quería que el grupo también hablara con Ranco. La reunión fue óptima”.

Señaló que “sabíamos que en nuestro grupo estaba el club de su pueblo, que fue uno de los impulsores de mi candidatura. Yo no le pedí al grupo ser candidato a presidente, sino que el grupo me propuso y me respaldó”.

Destaca que “Darío (Ranco) estuvo bien. Dijo que coincidíamos en un 200%, y me pareció muy positivo que hablara con los 7 clubes que me avalaron, y otros 4”.

Manifestó que “le aclararon que mi postulación estaba presentada, pero la intención de todas las partes era consensuar. Lo importante es que lo que yo le había transmitido la postura que el grupo le hizo conocer. No había mucho por limar, sólo nos chocó un poco que Ranco designara algunos cargos”.

Cuestión de cargos

Diego Conrero contó que “en un consenso, se designan los cargos entre todos. No estamos muy lejos de consensuar nombres”.

Reseña que “Ranco actuó con velocidad, y tuvo llegada a ciertos actores que nos interesaba sumar”.

Insistió en que “Ranco nunca puso en duda su decisión de ser candidato a presidente. Desde el primer diálogo telefónico me lo hizo saber siempre. ‘No me bajo’, me dijo. El grupo me pidió que tampoco me bajara hasta no llegar a un acuerdo con Ranco. Hasta las 17.30 en que comenzó la reunión, yo era candidato a presidente”.

Aclaró que “el grupo decidió tras escuchar a Ranco. Los dos candidatos estaban muy cerca de cerrar algo en conjunto, y se cerró”.

Recordó que “la idea es similar y se pudo consensuar rápido. Los cargos, ahora, son su atribución”.

Explicó que “la unidad es posible. Ranco dijo que sólo le falta hablar con un club. Sólo está haciendo falta un gesto de grandeza de Claudio Martínez. Si él se baja, la Liga iniciará un proceso de jerarquía”.

Indicó que “nosotros siempre trabajamos con 11 o 12 clubes. Siempre tuve en cuenta que mantuvieron su palabra y su compromiso conmigo. Darío Ranco propuso sumar proyectos faraónicos como la mutual del deportista, y lo mejor para todos es consensuar”.

Destacó que “el acuerdo quedó implícito. Sólo se vota y se elige al presidente, y después el presidente tiene amplias atribuciones para elegir los restantes cargos”.

“Queremos un lanzamiento como si fuera una fórmula. No se trata de que yo me baje y tirar todo lo trabajado por mi grupo. Ranco viene a sumar proyectos superadores como una Liga autosustentable. Yo sé que se comprometió con ‘Tati’ Rodríguez para presidente del Tribunal de Penas. Es un buen golpe de efecto y no tenemos problemas, pero hay gente que propondremos para que lo acompañe. Lo mismo en las diferentes funciones y cargos como el Colegio de Árbitros. En el fondo estamos de acuerdo, faltaba acordar las formas”, señaló.

Lo que se lee ahora