Sobre la propuesta del Estado local para poner en marcha la utilización de fotomultas, el intendente Martín Gill se refirió al tema y aseguró que el proyecto está presentado en el Concejo Deliberante.

“Lo que procura es proponerle al cuerpo deliberativo que analice la posibilidad, que un dispositivo tan importante que tiene la ciudad, como lo son las 250 cámaras de monitoreo con sistema de videovigilancia, que hoy se utilizan para la prevención y resolución de situaciones de seguridad como apoyo a las fuerzas”, explicó Martín Gill en diálogo con este medio.

El mandatario advirtió que en muchas oportunidades los operadores de las cámaras observan que se cometen infracciones de tránsito que ponen en peligro la vida de la gente, “como el cruce de un semáforo en rojo o bien podría ser un elemento de control en el no uso del casco”, indicó.

Gill explicó que el Estado municipal tiene las herramientas para advertir la comisión de una infracción, “lo advierte, lo registra, lo conserva, pero sin embargo hoy no está autorizado labrar la infracción correspondiente”, sostuvo Martín Gill.

Infracciones

El intendente manifestó que la idea es, más que generar un registro de multas automáticas, “ver si de manera manual policías de tránsito pueden estar presentes en las salas de monitoreo y, advertida una situación de infracción, pueda labrar un acta”,indicó y agregó:“Sería algo así como tener 250 agentes de tránsito en distintos lugares de la ciudad, simultáneamente las 24 horas para cuidarnos entre todos”, remarcó.

Aclaró que la intención no es que la modalidad tenga un efecto recaudatorio, sino que pueda contar como una sanción específica o advertencia para el conductor que cometió la infracción de tránsito en la ciudad.