Espectáculos | Música |

Mark Lanegan: "Con tres meses más sin trabajo, toda la infraestructura del negocio que conozco no existirá"

El rockero estadounidense habla de la actualidad de los artistas en tiempos de pandemia y de su nuevo disco.

Siempre activo y directo, el emblemático compositor y cantante estadounidense Mark Lanegan acaba de editar Straight Songs of Sorrow en plena cuarentena y mientras espera que la actividad se reanude, y en conversación con Télam criticó con dureza a las discográficas, que según su opinión se pusieron detrás del negocio musical en internet para explotar a los artistas.

"¿Por qué no 'democratizar' los zapatos, las hamburguesas, los autos, las casas? Ese es un cuento de hadas de mierda", dijo uno de los cantantes ícono del grunge en medio del aislamiento por la pandemia de coronavirus.

En una entrevista con esta agencia desde Estados Unidos, el vocalista no sólo despotricó contra las grandes compañías, sino también que atacó el uso que los gobiernos le dan a la pandemia y se mostró preocupado por el futuro de los pequeños comerciantes y artistas independientes.

"Podría tener escuchas de medio millón en un año y aún ganar más dinero trabajando a tiempo parcial en McDonalds", fustigó este artesano de la música.

Furibundo opositor al presidente estadounidense Donald Trump, Lanegan arrancó su carrera en los 80 con la pionera Screaming Trees. Ya a comienzos de los 90 hizo colaboraciones mutuas con Nirvana y llegando a los 2000, fue parte de Queens of the Stone Age.

Sin embargo, durante todos esos años, mantuvo una carrera en solitario desde su intimista "The Winding Sheet", virando hacia algo más electrónico pero nunca dejando de lado el poder de su voz y su poesía.

"Creo que hay elementos de todos mis discos solistas representados en 'Straight Songs of Sorrow'. Ese era uno de mis objetivos, quería que se mantuviera unido por un collage hecho de todos ellos", afirmó.

Mark Lanegan - 'Bleed All Over'

Para este álbum, Lanegan contó no sólo con la colaboración de su eterno productor Alain Johannes, sino también con Adrian Utley, Warren Ellis, Ed Harcourt, Simon Bonney, Greg Dulli y "el gran" John Paul Jones.

"Cuando tienes algunos de los mejores músicos del mundo trabajando en tu disco, es seguro asumir que instintivamente sabrán qué hacer. No hay forma posible de decirle a ellos qué hacer, ya lo saben antes que yo", apuntó.

"Straight Songs of Sorrow" llega luego de la publicación de sus memorias sobre los diez años en Seattle, "Sing Backwards and Weep", publicación que por el momento no se consigue en Argentina (al igual que su primer libro, "I Am the Wolf").

"Cuando terminé, volví a lo que realmente disfruto, que es escribir canciones. Esas canciones se convirtieron en este disco. Es un álbum mucho más orgánico e intuitivo dentro de mi mente.", explicó.

-¿Cómo fue el proceso del disco con tantos músicos?

-Depende de cada canción. Casi todo lo hice por mi cuenta. Escribí la música y la línea vocal al mismo tiempo. Excepto por dos hermosas canciones acústicas cortas que me regaló Mark Morton, de Lamb of God, en las que escribí la letra y las partes de canto. También hay dos que escribí con mi esposa, una de las cuales sólo hice la letra y cantaba sobre algo que grabé con un viejo teclado Casio. En la otra, escribimos la música juntos y luego hice la parte vocal.

-Sin tantos estribillos, queda más cimentada tu faceta de poeta y recitador.

-No estoy seguro de saber cuál es la diferencia entre un recitador o un cantante, pero puedo decirte esto: excepto por el canto no tan bueno que hice en los 80, siempre sentí que mi boca sabía qué decir y mi voz sabía cómo sonar.

-Brian May dijo que habría que replantearse las giras y los shows masivos para luego de la pandemia. ¿Cómo te afecta la situación que vive el planeta?

-Yo no soy un multimillonario que no tiene necesidad de tocar. Tengo que comer y pagar mis facturas y para poder hacerlo, el único medio que queda es viajar y tocar. Tal como lo hice durante la epidemia de SARS, la gripe porcina y la gripe aviar.

Uno de los trucos más comunes, probados en el tiempo y verdaderos que emplean todos los gobiernos, es utilizar cualquier tipo de "emergencia", "guerra" o "desastre", como una excusa para quitar las libertades de las personas. Cuando no hay una, la inventarán y la gente morirá. Cualquier cosa que puedan usar para asustar a la gente común, lo harán, y luego usarán este miedo para realmente tomar más libertades Uno de los trucos más comunes, probados en el tiempo y verdaderos que emplean todos los gobiernos, es utilizar cualquier tipo de "emergencia", "guerra" o "desastre", como una excusa para quitar las libertades de las personas. Cuando no hay una, la inventarán y la gente morirá. Cualquier cosa que puedan usar para asustar a la gente común, lo harán, y luego usarán este miedo para realmente tomar más libertades

-¿Cómo imaginás el futuro después de la pandemia?

-Uno de los trucos más comunes, probados en el tiempo y verdaderos que emplean todos los gobiernos, es utilizar cualquier tipo de "emergencia", "guerra" o "desastre", como una excusa para quitar las libertades de las personas. Cuando no hay una, la inventarán y la gente morirá. Cualquier cosa que puedan usar para asustar a la gente común, lo harán, y luego usarán este miedo para realmente tomar más libertades.

-(El sello belga-británico de música independiente) PIAS comenzó una campaña para que las disquerías sobrevivan. ¿Creés que pueden convivir con las plataformas?

-Es pura fantasía ¿Cuántos meses más sobrevivirán estas pequeñas empresas sin clientes? No lo harán. Tampoco los pequeños clubes, promotores, gerentes o artistas como yo. Con tres meses más sin trabajo, toda la infraestructura del negocio que conozco no existirá.

image.png

-¿Se puede luchar contra eso?

-Preguntale a Metallica. Lo vieron venir antes que nadie y fueron objeto de burlas. La respuesta es que no se puede. Además del hecho de que las compañías discográficas vendieron a sus artistas de la manera más astuta y miope, demostrando de una vez por todas que a ninguno de ellos realmente le importa la música. La razón principal por la que no hay pelea es porque estamos en un cambio de cultura que hace que las personas no vayan a dejar de escuchar música por centavos para volver a comprar discos. Si hubiera alguien con toneladas de dinero y un par de bolas, podrían tratar de enfrentarse a las compañías discográficas que se cogieron (sic) a los artistas desde la punta de un palo y obtener un pago justo por las transmisiones que roban criminalmente.