Provinciales | Precios | Alimentos |

Los precios de los alimentos: en un kilo de pan hay más impuestos que trigo y harina

Un informe de la Fundación Fada muestra cómo están integrados los valores de tres productos claves para los argentinos: pan, leche y carne

Mientras la inflación continúa con su paso fulminante sobre el ingreso de la población, la Fundación Fada publicó un informe sobre cómo están integrados los precios de tres alimentos esenciales para “la mesa de los argentinos”: carne, leche y pan.

Hay una característica muy similar en los tres productos: prácticamente un cuarto del precio que tienen corresponden a la carga tributaria. El ingrediente impositivo es tan relevante que en el caso del pan tiene más incidencia que el trigo o la harina.

En ese marco, el trabajo de Fada destaca que desde el trigo hasta el pan, el precio del grano se multiplica por 7. En el caso de la leche, del tambo al sachet el precio se triplica. De allí se desprende una pregunta vectora del informe: ¿Qué pasa en el medio?

Según Fada, los granos representan una pequeña parte del precio final de los alimentos. “Es falso decir que el maíz hace subir la leche o la carne, cuando el grano es solamente el 5% del precio final del sachet de leche y el 11% de la carne vacuna que compramos. En el caso de la carne de cerdo es el 15% y 18% en la aviar. Si vamos al trigo, es el 13% del precio del pan”, explicó la economista de la Fundación Fada, Natalia Ariño.

“Lo que nos permite entender esto es que es un mito decir que los alimentos suben porque suben los granos, porque la porción de precios que explican el maíz o el trigo es muy chica en comparación a los aumentos que vemos en las góndolas. Eso está más ligado a otros factores, principalmente al proceso inflacionario que estamos viviendo, que tiene que ver con una pérdida del valor del peso”, explica el economista jefe de Fada, David Miazzo.

En detalle

Luego de una primera descripción general, el trabajo detalla cómo está compuesto cada uno de los valores de esos tres productos. Para el caso de la carne vacuna, del precio que paga el consumidor, la cría representa el 20%, el feedlot el 32%, frigorífico el 8%, carnicería el 13% y los impuestos el 27%.

A su vez, mientras los impuestos representan el 27% del precio, el 57% son costos de la cadena y 16% ganancias. De esos impuestos, el 76% son nacionales, 19% provinciales y el 5% municipales.

El impuesto a las ganancias y el IVA son los de mayor participación, que en conjunto representan el 65% de los impuestos totales.

Por su parte, en el caso del sachet de leche entera, el tambo representa el 31%, la industria el 28%, el comercio 16% e impuestos el 25%.

También se puede analizar la composición de los precios según los costos de producción, los impuestos y el resultado. En el caso de la leche se detalla que casi el 75% son costos de producción, 25% impuestos y se registra un 0,1% de pérdida de la cadena. De los impuestos que paga la cadena, el IVA representa el 69%.

Por el lado del pan se destaca que del campo a la mesa el precio del trigo se multiplica por 7. Del total que paga el consumidor por kilo de pan francés, el trigo representa el 13%, el molino el 4%, la panadería el 60% y los impuestos el 23%.

Si se analiza cómo está compuesto ese importe, en el estudio se detalla que el 63% son costos, el 23% impuestos y el 14% ganancias. De los impuestos que paga la cadena, el 77% son nacionales, 20% provinciales y 3% municipales. A su vez, impuesto a las ganancias e IVA concentran el 71% de los impuestos pagados por la cadena.

“Que un eslabón tenga mayor participación en la composición del precio, no significa necesariamente que sea el eslabón que más gane, sino que está relacionado con los procesos, escalas, ganancias y costos que tiene ese eslabón”, aclararon desde Fada.