Villa María | residuos | proyecto | Desechos

Joven investigador propone que los residuos del maíz sean aprovechados para generar biogás

Francisco Badín, becario de Conicet, analiza la posibilidad de unir desechos del cultivo con desperdicios originados por el ganado porcino. "Son restos que abundan en la región y que se pueden revalorizar", aseguró entusiasmado

mUn proyecto de investigación que lleva adelante un joven becario de Conicet busca generar biogás a partir de residuos orgánicos que abundan en esta región, caracterizada por ser agrícola-ganadera.

La idea en sí radica en juntar los desechos que deja el maíz con los desperdicios que originan los cerdos. La reacción generada por la combinación de estos dos elementos daría lugar al biogás.

Francisco Badín (22), licenciado en Ambiente y Energías Renovables por la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), es quien se encuentra detrás del proyecto.

“En definitiva, el proyecto radica en combinar residuos de maíz con desperdicios del cerdo. Trato con dos residuos que abundan en la región”, abrió Badín, en diálogo con Puntal Villa María.

La tesis de grado de Badín, trabajo con el que se recibió, hizo foco en las mediciones previas del proceso. “A partir de ahí pude comprobar que el biogás sí se genera”.

El joven investigador utilizó esa base académica para adentrarse en una Beca Doctoral, la cual fue otorgada por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (Conicet).

“En esta etapa del doctorado, debo analizar con qué proporciones puedo obtener biogás de una manera más eficiente, logrando un producto de mayor calidad. Tengo que ir probando combinaciones y ver qué otros compuestos nitrogenados se agregan. Es como ir jugando para ver lo que se logra”, manifestó.

Según Badín, la planta Acabio, empresa con asiento en esta ciudad, genera grandes volúmenes de residuo de maíz, componente que resulta del sarandeo o del tamizado del cultivo. “Los restos que no son utilizados en el proceso del bioetanol, yo los utilizo para producir biogás”, detalló.

El grupo de trabajo en el que se encuentra Badín trabaja precisamente en la revalorización de diferentes residuos orgánicos. “Dentro de los laboratorios nos agrupamos por afinidades. Yo formo parte de un grupo conformado por cuatro personas. Mis compañeros trabajan con otros residuos”, acentuó.

El trabajo que realiza el oriundo de Leones es coordinado por Diego Acevedo y Analía Becker.

Detalles del proceso

El licenciado en Ambiente brindó detalles técnicos del proceso. “Por un lado, está el purín del cerdo, generador de las bacterias. Por otro lado, se encuentra el residuo de maíz, que sirve para alimentar a las bacterias. De esa manera se genera el biogás”, explicó.

“Este combustible puede reemplazar al gas natural. En este proceso intentamos revalorizar el purín de cerdo. Hoy esos desechos van a lagunas de estabilización, o bien se tiran en un campo contaminando el aire, las napas y el mismo suelo”, argumentó.

La idea que lleva a cabo Badín, basada en la combinación de estos dos elementos, no tiene antecedentes en la región. No obstante, sí existen otras formas de producir biogás partiendo de otros componentes.

Lo que se lee ahora