Villa María | salud | situación | pacientes

Villa María se prepara para afrontar los días más complicados de la pandemia

El sistema de salud está preparado y trabajando a destajo. Las camas no abundan y así lo reflejan profesionales de las clínicas privadas. Pedro Trecco, de la Asistencia Pública, sostuvo: "Hay que pensar en la salud"

A mitad de semana el ministro de Salud de la Provincia, Diego Cardozo, visitó la ciudad para analizar la situación epidemiológica del conglomerado Villa María-Villa Nueva y manifestó: “La intención es ampliar la mayor capacidad posible en el área asistencial y prepararnos para lo que sería una embestida que vamos a tener en estos próximos 60 días” y agregó que de esta manera podrán “contener y mitigar la mayor demanda que pueda llegar a atender la gente”.

Los casos siguen creciendo y la preocupación es enorme. Mientras son horas de reuniones importantes para definir las nuevas medidas de la Municipalidad de Villa María, el sistema de salud sigue trabajando sin cesar con un número significativo de pacientes Covid. Estos no sólo son del conglomerado que conforman villamarienses y villanovenses, sino que reciben pacientes de la región y toda la provincia.

Pedro Trecco, director de la Asistencia Pública de Villa María, brindó su óptica de cómo se prepara la ciudad para los próximos días: “Van a ser días durísimos; estamos transitando por el abismo, al filo, los cuerpos de salud están diezmados, con mucho personal que se encuentra aislado”.

Además, Treccó agregó: “Es entendible la situación económica que atraviesa la sociedad, pero soy médico y priorizo la salud. Las clínicas están colapsadas. La realidad es una sola, hay muchos intereses en juego”.

-¿Cómo está la ciudad en cuanto al sistema de salud para afrontar los días más críticos?

- Hemos trabajado muy bien durante todo este tiempo, nos preparamos para la situación. Si la tendencia del principio de la pandemia continuaba, Villa María podría haber tenido 1.500 personas fallecidas. Hoy la ciudad se duplica en la cantidad de camas, pero la complejidad es alta. Hacemos testeos a diario y, de todos los analisis, el 40 por ciento es positivo.

Recomiendo a la gente leer el libro “La Peste”, de Albert Camus, las personas cambian de actitud cuando les pasa algo o a algún conocido. Esta situación que estamos viviendo es así.

-¿Qué análisis hace de la responsabilidad social que tiene el ciudadano y sus comportamientos?

- No hay conciencia social como construcción social. Es una pandemia; el virus es extraño, convive en varios países, de diferentes climas, hay rebrotes y reinfectados en todo el mundo. El virus hace lo que él quiere y la sociedad no se ha dado cuenta aún.

“Es entendible la situación económica que atraviesa la sociedad, pero soy médico y priorizo la salud”, dijo Pedro Trecco, director de la Asistencia Pública.

-¿Cuáles cree que son los pasos a seguir para bajar los números que hoy tiene Villa María?

-Hay que bajar las persianas, toda la sociedad tiene que pensar en la salud. Va a servir para atenuar el impacto que se viene en el corto plazo.

Guillermo Abramián, director de la Clínica de Especialidades, se refirió a la situación que atraviesa la ciudad: “El panorama no es el mejor, lo venimos observando y en unos siete o diez días vamos a estar con mucho estrés en las camas y cada disposición. En este tiempo hemos recibido pacientes Covid no sólo de la región, sino de toda la provincia; puedo citar pacientes derivados de Río Cuarto, Sampacho, Corral de Bustos y Las Acequias, entre otras localidades”.

-¿Cómo se prepara su clínica para los próximos días?

-Nos estamos preparando, trabajando mucho y doblegando los esfuerzos para suplir con la demanda de pacientes. En los próximos 10 días vamos a pasar de diez camas de terapia para pacientes Covid a 14, mientras que aumentaremos a 12 las camas individuales con oxígeno. Además vamos a tener cinco camas de terapia intensiva para pacientes no Covid (de estas, a la brevedad dos también pasarán a ser para pacientes Covid).

Sobre los casos que crecen en la ciudad y el panorama que se avizora, el profesional de la salud explicó: “Los números siguen creciendo en el ámbito local, vamos a tener dificultades en los próximos días y si la curva continúa de esta manera tendremos el doble de casos a mediados de noviembre”.

-¿Por qué cree que se desmadró la situación en el interior del país y en la ciudad?

-Decirlo con el diario del lunes es difícil. Es un gran problema. Todos hicimos la cuarentena del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que está compuesta por localidades y barrios de la Ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires, cuando el interior tenía muy pocos casos. El virus se ha ido trasladando de las grandes urbes a las más pequeñas. Son siete meses y la gente es entendible que no soporta el encierro y también tiene la necesidad de trabajar. Es decir que nosotros vamos a transitar los picos de la pandemia con la gente en la calle, por eso hay que ser responsables como ciudadanos.

“Vamos a tener dificultades en los próximos días y si la curva continúa tendremos el doble de casos a mediados de noviembre”, Guillermo Abramián.

Fabián Lozita, director de la Clínica Marañón, sostuvo: “Estamos muy preocupados, las camas de las clínicas han ido aumentando y ampliando las capacidades. En nuestro caso, de 20 camas para pacientes Covid, agregamos 4 camas para pacientes de unidad de terapia intensiva. Este incremento de lugares va a estar entre el martes y el miércoles”.

Lozita también enfatizó: “Vemos que es una situación que crece, calculamos que entre tres y cuatro semanas va a ser una complejidad importante. Tenemos entre 80 y 150 casos diarios solamente de Villa María”.

“La población tiene que estar tranquila, estamos al límite pero equipados”, expresó Fabián Lozita.

-¿Cuál es la principal problemática que presenta la situación de la ocupación de camas?

- Cuando un paciente está en unidad de terapia intensiva, queda varios días y es imposible hacer el recambio. Esperemos que alcance y que los esfuerzos que estamos haciendo den resultado.

La Municipalidad de Villa María está en permanente contacto con nosotros y el resto de los centros de salud. Se han doblegado los esfuerzos y el trabajo no es sencillo. Hay mucho personal aislado o positivos, muchos están cansados y agotados.

-¿Cuál es su mirada de acuerdo al aumento de casos que se ha dado en los últimos días?

-Soy profesional médico, no infectólogo. El virus tiene un comportamiento epidemiológico que inició en las grandes urbes y luego se trasladó a las pequeñas. Esto fue una tendencia que se reprodujo en cualquier parte del mundo. En Argentina se trasladó primariamente a la provincia de Buenos Aires, logrando el pico de contagio en el mes de julio. Ahora está teniendo la misma curva en el interior, de las grandes ciudades se trasladó a las pequeñas y el virus es circulatorio.

-¿Cree que la ciudad está preparada para afrontar los próximos días, que se supone que serán complicados?

- Creería que sí. Se trabajó durante mucho tiempo. Nos levantamos y acostamos pensando en resolver la problemática existente. La población tiene que estar tranquila, estamos al límite pero equipados.

Esperábamos el pico para el mes de abril, veíamos cómo trabajaban desde otros centros sanitarios y ahora llegó, está entre nosotros. Hubo que recalcular, las clínicas tienen que estar a la altura de las circunstancias. Es una hiperexigencia, hemos duplicado los recursos humanos con más personal, por cuestiones que se fueron dando, como trabajadores con el virus o aislados.

Son muy altos los costos económicos que genera un paciente Covid. Si bien algunas obras sociales reconocen, hay otras que no y es una complicación. Pero estamos haciendo frente y supliendo todas las necesidades.

Lo que se lee ahora