Provinciales | sector | Salud | Covid

Covid: la brecha entre ingresos y gastos del sistema de salud trepó al 70%

Un informe de la Fundación Mediterránea muestra el desajuste creciente en el sector

El sector de la salud privada de Córdoba viene arrastrando serias dificultades por el ensanchamiento de la brecha entre ingresos y egresos, agravada aún más por la llegada de la pandemia en el cierre del primer trimestre del año pasado.

En ese sentido, un informe elaborado por la Fundación Mediterránea muestra cómo esa ecuación del sistema de salud de la provincia de Córdoba va agravándose fruto de un deterioro de los ingresos y una escalada acelerada de los gastos, especialmente apuntalados por la pandemia, pero también al considerar mejoras salariales del personal y otros insumos no Covid.

“En este contexto donde la inflación de costos se ha vuelto crónica, este sector no tiene la posibilidad de trasladar esos aumentos al precio de sus ingresos”, indica el estudio.

“Asimismo, la pandemia por Covid-19 empeoró el estado de situación del sector. De esta manera, el sector prestador de salud de gestión privada se ve afectado tanto por factores estructurales como por factores coyunturales que no acaban”, advirtió la Fundación Mediterránea.

Al mismo tiempo, la dicotomía “economía o salud” que se presentaba a comienzos del 2020 “no estuvo del lado de estas instituciones prestadoras, las cuales debieron enfrentar caídas de actividad por los aislamientos estrictos que mermaron sus ingresos frente a costos fijos y con valores actualizados”, agregó.

Y remarca: “El sector no tiene respiro. A pesar de que el ATP permitió un cierto alivio en los momentos más crudos de la cuarentena, su reemplazo en el primer trimestre 2021 por el REPRO II propone un menor financiamiento para las clínicas y sus empleados en una situación que se torna crítica por el aumento de casos y pacientes hospitalizados por Covid-19”.

En el estudio se aclara además que este programa a su vez coloca a las instituciones sanitarias de gestión privada frente a la espada y la pared: si superan el 35% de la facturación del mismo mes del año anterior, pueden llegar a perder este beneficio. “El sector prestador de salud de Córdoba no quedará inmune al cierre de clínicas y sanatorios como sucedió en la provincia de Buenos Aires si se ignora su estado de situación”, alerta entre las conclusiones el informe.

Con respecto a los detalles de los gastos del sistema de salud, el trabajo detalla que la canasta ampliada de materiales e insumos acumuló un incremento del 103,8% en el 2020 y aumentó un 10,3% en el primer trimestre 2021.

Mientras que, por el otro lado, el Índice de Ingresos “permaneció inalterado hasta el cuarto trimestre 2020, cuando los financiadores actualizaron el valor de sus prácticas, exceptuando a la obra social Pami, la cual ajustó el valor de sus nomencladores médicos recién en el primer trimestre 2021. Por otro lado, la incorporación de Módulos Covid-19 por parte de Apross no resultan lo suficientemente significativos”, afirmó la Fundación.