Espectáculos | serie | Argentina |

Cecilia Roth: "No puedo juzgar a mi personaje cuando soy Marta Costas"

La destacada actriz habla de la fiscal que interpreta en la serie "Los internacionales" que se estrena hoy por Telefe.

Cecilia Roth vuelve a la televisión para interpretar a una fiscal ambiciosa y de marcado carácter en Los internacionales, la primera serie policial de ficción ambientada en la crisis de 2001, que protagoniza junto al colombiano Juan Pablo Shuk y que se estrenará por la pantalla de Telefe esta noche a las 23.15.

Al día siguiente de su estreno en esa señal televisiva, la coproducción argentino-colombiana (Viacom International Studios, The Mediapro Studio, Telecom y Olympusat) habilitará todos los capítulos para que se puedan ver a demanda desde cualquier dispositivo en Cablevisión Flow.

"Esta serie tiene un sabor especial porque fue lo último prepandémico que rodé, terminamos a mediados de diciembre del año pasado, y también que salga en un canal de aire me parece buenísimo", enfatizó Roth, a pocos días del estreno de "Los Internacionales", en charla con Télam.

Con dirección de Martín Hodaro, Pablo Vázquez y Pablo Ambrosini y basada en una historia real sobre la novela periodística de Nahuel Gallota, "La conexión Bogotá", la serie relata la historia de una banda de ladrones que decide viajar a la Argentina para llevar adelante una sucesión de robos en medio del estallido social.

A modo de presentación, la reconocida actriz explicó que la tira "parte de dos escenarios reales: la crisis brutal de 2001 en la Argentina y por el lado de Colombia, Los Internacionales, bandas de ladrones de guantes blancos que desde los años 50 eligen países y momentos para robar. Cuando se unen estas dos realidades, comienza la ficción".

Consultada sobre por qué la primera serie ambientada en el 2001 aparece tanto tiempo después, reflexionó: "Sucede en ese momento histórico, pero no es un relato estructural. La ficción pasa por otro lado y se come un poco la historia. Nunca se me ocurrió pensar por qué no hubo una ficción sobre esos hechos antes, puede ser que cueste ficcionar realidades tan duras, porque lo que pasó en la Argentina fue muy crudo, hubo mucha muerte, horror, hambre y dolor".

En esta puesta, que también cuenta con Rafa Ferro, Boy Olmi, Carlos Santamaría, Gustavo Garzón, Rami Herrera, Sebastián Osorio, Camilo Amores, Christian Vega, Laura Perico y Susana Varela, Roth encarna a Marta Costas, una fiscal fría e implacable, que sabe hacer cumplir la ley mientras amplía su capacidad de mando y engrosa su cadena de favores.

Trailer oficial de Los internacionales

"Es una persona que quiere aprovecharse de una situación de crisis en el país, como suele pasar. Está siempre al borde de la ley para conseguir un lugar en la Corte Suprema, pero termina convirtiéndose, sin saberlo, en una especie de víctima", describió la actriz, de vasta y reconocida trayectoria, sobre su nuevo papel protagónico.

-Le tocó darle vida a alguien con quien parece no compartir mucho...

-Lo más genial de la actuación me parece que es eso, vivir vidas ajenas y construir una realidad paralela a tu vida personal. Jugar con eso. Yo no puedo juzgar a mi personaje cuando soy Marta Costas; creo que estoy haciendo las cosas bien porque soy inteligente, lista y mucho más que los demás, entonces aprovecho una situación a mi favor. No puedo juzgarla desde ese lugar, tengo que ser ella. Lo que me gusta justamente es construir una realidad paralela a la real, ponerle carne a un personaje tan distinto y vivir su vida.

-Además de disfrutar de ese trabajo, ¿Presenta complejidades un personaje así?

-Claro, hay que trabajar muchísimo para encontrar el tono, la manera, lo que piensa, lo que siente, su historia, por qué está en ese momento así y de dónde viene esta mujer, quién es, pero una vez encontrado, y además de que van apareciendo nuevos puntos a lo largo del rodaje, es un juego y lo que me apasiona es jugar ese juego.

La tira parte de dos escenarios reales: la crisis brutal de 2001 en la Argentina y por el lado de Colombia, Los Internacionales, bandas de ladrones de guantes blancos que desde los años 50 eligen países y momentos para robar. Cuando se unen estas dos realidades, comienza la ficción. La tira parte de dos escenarios reales: la crisis brutal de 2001 en la Argentina y por el lado de Colombia, Los Internacionales, bandas de ladrones de guantes blancos que desde los años 50 eligen países y momentos para robar. Cuando se unen estas dos realidades, comienza la ficción.

-¿Recurriste a alguna figura real para construir a la fiscal Costas?

-Siempre hay varias imágenes, mentiría si te dijera que es una sola. Hay varias imágenes de cosas dichas, escuchadas por mí, imágenes físicas, corporales, pensamientos de gente que la expone. Y entonces decís: "¡Ah, es por ahí! ¡Mirá lo que está diciendo esta persona!...

-Y respecto de la dirección, ¿cómo fue construir tu personaje a través de Hodaro, Vázquez y Ambrosini?

-La mirada de cómo narrar es particular de cada uno de los directores y eso es muy atractivo; cada uno tiene su forma pero eso no afectaba a nuestros personajes. Por suerte hubo mucho movimiento actoral y tuvimos un equipo maravilloso de continuistas para no marearnos, porque teníamos varias escenas de distintos capítulos en un solo día y, sobre todo, en un policial hay que tener claro lo que se sabe hasta ese momento, que no se sabe, qué es lo que juega, que se está contando con esta escena. Tuvimos que trabajar muchas cosas.

Frente al coronavirus: "Nuestra profesión presenta graves problemas"

Cecilia Roth manifestó que el oficio de la actuación "presenta graves problemas" y que es momento de "inventar creativamente nuevas formas".

En charla con Télam, la actriz reconoció que "es una profesión que tiene graves problemas" y añadió: "Por eso existe la necesidad de cobrar propiedad intelectual, de que los canales de aire pongan ficción nacional y de que las plataformas tengan dirección fiscal en la Argentina para pagar todo lo que sale de nuestro trabajo".

"Este año iba a hacer teatro en el San Martín por primera vez…Tengo frustración -se lamentó Roth- pero también conciencia absoluta, porque ¿cómo vamos a hacer teatro? También hay que encontrarle la vuelta e inventar creativamente nuevas formas con lo que tenemos a mano, que no es el teatro, ni la tele, ni el cine".

Además de su paso por las tablas, la intérprete ostenta una extensa filmografía en el cine argentino y español, que comenzó a construir a mediados de los 70 con "De fresa, Limón y menta" (1978) y que en la actualidad se sustenta en cuarenta títulos, más una veintena de series, entre las que se destacan "En terapia" e "Historia de un clan".

La actriz, entre cuyos logros más destacados recibió galardones como un Premio Goya a la Mejor Actriz por "Todo sobre mi madre" (1999) y el Colón de Plata del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva en 2000 por "Una noche con Sabrina Love", afirmó estar adaptándose a la medida de aislamiento social, preventivo y obligatorio que busca mitigar la propagación del nuevo coronavirus y que está "tratando de entender qué es lo que está pasando".

En dicho sentido, observó: "Creo que es producto del final de un capitalismo salvaje que ya no da a basto, de falta de posibilidades sanitarias para tanta gente, de diferencia perversa entre enormes riquezas y miserias impactantes. El mundo debe mirar esto. Tenemos la obligación de que esto cambie, de la introspección y recorrido de la propia historia".

Esta coyuntura pone en jaque la situación económica de los actores y actrices, cuyos trabajos son intermitentes: "Estamos muy jodidos -expresó la actriz- Por eso los pedidos de Sagai y la Asociación de Actores. El otro día me pareció hasta perverso el comentario de un productor que dijo que los actores debíamos cobrar menos y trabajar más de seis horas. Trabajamos hasta 14 horas por día y los cachet son en pesos argentinos".

"Ahora me siento una privilegiada pero tengo el ojo para ver lo que está pasando. Estamos armando grupos grandes para mucha gente de nuestro oficio que no tiene para comer, y no sé cuándo vamos a volver a trabajar, porque en la actuación se rompen todas las reglas de protocolo sanitario".