Villa María | trabajadores | planta | militar

"Hoy, nuestros productos tienen mercado", manifestó Toselli

El director de la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos se mostró contento por el presente de la planta. "Años atrás se trabajaba a media rienda", reconoció. Estiman que la producción seguirá creciendo

En el marco de un nuevo aniversario de la creación de la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos (FMPE), su director, Miguel Toselli, reconoció que la planta transita en la actualidad un escenario mucho más auspicioso que años atrás.

“Hoy, nuestros productos, los explosivos y las pólvoras, tienen mercado. Se está trabajando en tres turnos, que tengamos compromisos y se reflote la fábrica para nosotros es una satisfacción”, mencionó.

“Si me preguntás cómo se trabaja hace algunos años, te decía que la mayor parte de la fábrica lo hacía en un turno y a media rienda, porque no había compromisos comerciales”, añadió.

Según Toselli, el Polvorín local tiene asegurados 5 años de exportación ininterrumpida, logro que alcanzó tras la firma de un contrato con una empresa multinacional que le garantiza la compra de pólvoras y explosivos por un plazo de 5 períodos anuales.

El acuerdo alcanzado por la fábrica villamariense fue celebrado también por el presidente de Fabricaciones Militares, Iván Durigón. “Hoy tenemos la producción totalmente vendida, gracias a un contrato que firmamos que nos da otra posición a nivel internacional. Estamos competitivos, hemos hecho inversiones acertadas, que tienen que ver con la seguridad y la puesta en marcha de plantas que tenían un estado de deterioro importante”, afirmó el representante de todas las fábricas del país.

“Es un panorama totalmente distinto al de hace un año, incluso, tenemos muchas expectativas de que si la cosa sigue así el año que viene vamos a estar anunciando muchas novedades buenas para Villa María”, sostuvo.

Escolaridad para el personal

Buscando que trabajadores de la planta puedan finalizar sus estudios secundarios, el intendente Martín Gill e Iván Durigón firmaron ayer un convenio en las instalaciones de la fábrica.

El mandatario expresó que el acuerdo “permitirá a aquellos que no terminaron el secundario que lo puedan hacer en un contexto de trabajo”, al abrirse la posibilidad “de una terminal de educación secundaria para que luego de la jornada laboral se complemente con la formación educativa”.

Según contó, el objetivo del programa es fomentar que los adultos que se encuentren bajo la nómina de trabajadores de la fábrica militar y que no hayan concluido sus estudios, se inscriban como estudiantes del nivel secundario en los centros educativos oficiales y se acerquen a los centros de tutorías.

Del evento, enmarcado en el aniversario de la planta, también participaron el secretario de Educación, Cultura y Promoción de la Ciencia, Rafael Sachetto, autoridades de la municipalidad de Villa Nueva, y excombatientes de Malvinas, junto a trabajadores y trabajadoras de la fábrica militar.

Gill, duro con el gobierno de Macri

Ante este matutino, Gill recordó el mal momento que atravesó la fábrica bajo la gestión del expresidente Mauricio Macri. “Hace tres años hubo una decisión política de que la fábrica pasara definitivamente a la historia, y esto no era una amenaza, las balas se sintieron muy cerca, la planta hermana de Villa María, que era Fanazul, directamente de un día para otro fue cerrada, y después venían por esta”, declaró el mandatario.

Y continuó:“El preámbulo de eso fue el despido de trabajadores, tanto de acá como de Río Tercero, lo sufrió toda la ciudad, intentamos buscar caminos, pero lamentablemente había una decisión política, fundada en cuestiones económicas, filosóficas y políticas”.

En esa línea, recordó que cuando Alberto Fernández visitó Villa María “los trabajadores le plantearon la necesidad de empezar a caminar otra historia”.

“Nos tocó transitar estos dos años y medio, primero con el ministro Agustín Rossi, y después con Jorge Taiana, en un contexto de enorme dificultad, con la situación económica heredada, con el endeudamiento y la pandemia”, aseveró.

Gill mencionó que el gobierno actual “tomó desde el día 1 una decisión diferente con la fábrica, y hoy vemos una realidad fundada en el proceso de reconstruir y sostenerlo en el tiempo, hay inversión, reequipamiento, políticas de seguridad”.

Por último, el intendente remarcó que “actualmente, el 100 por ciento de la producción de Villa María se exporta, está comprada por cinco años para ir a un destino internacional, lo cual genera un valor agregado y tiene un efecto económico muy favorable para nuestro país”.