trabajo | redes | tiempo

Nuevas modalidades de trabajo que han surgido en el último tiempo

Sin distinción de edades, simplemente aggiornarse a las nuevas tendencias. Community managers, diseñadores de páginas web y comerciantes que se han volcado a las redes sociales para vender sus productos dan su mirada

Un cambio en la sociedad. Los nuevos desafíos laborales han surgido (muchos) durante la pandemia con el trabajo vía internet.

En esa búsqueda, no hubo distinción de edad, todos se han volcado de alguna u otra manera a las nuevas tendencias.

Está claro que nadie estaba preparado para enfrentar esta situación y la incertidumbre puso a prueba a equipos de trabajo, directivos y toda la sociedad en general.

Surgieron posibilidades y la demanda ante esto fue enorme, inesperada.

Puntal Villa María dialogó con trabajadores que encontraron en las redes sociales o mediante ellas un nuevo espacio laboral.

María del Valle Bisonni tiene 25 años. En lo que respecta a formación de grado, está en proceso la tesis para recibirse de licenciada en Diseño y Producción Audiovisual, además se formó como community manager y desde el 2018 se encuentra inmersa en el mundo del marketing y los negocios digitales.

“Podría hablar de dos tipos de clientes: por un lado, aquellos que optan por tercerizar la planificación y gestión del contenido de sus redes sociales, entre ellos trabajo con una institución educativa, una pyme familiar abocada a la comercialización de huevos agroecológicos, una empresa productora de agua baja en sodio radicada en Ushuaia y una agencia de turismo. El compromiso que adoptamos con estos clientes nos obliga a conocer la empresa en profundidad porque nuestro trabajo es comunicar de forma efectiva el diferencial que los caracteriza”.

-¿Cuánto influyó la pandemia en la evolución de tu trabajo?

-El año pasado, y a raíz de una fuerte demanda, también ofrecí asesorías online personalizadas, en donde el objetivo de esta propuesta no era diseñar y gestionar, sino más bien asesorar y acompañar.

Cuando la situación del Covid nos lo permitió, junto con Gabriel Ventura (socio) decidimos llevar a un workshop varias de las herramientas que nosotros utilizamos a diario para potenciar a emprendedores en lo que respecta a sus redes sociales. Aquí aparece otro tipo de cliente, el que dispone de tiempo pero necesita hacerse de conocimientos para lograr llegar a su cliente ideal.

“La pandemia se encargó de acelerar muchos de los cambios que quizás, en condiciones “normales”, se hubiesen producido en un período mucho más largo. La demanda en mi rubro creció exponencialmente, pero así también lo hizo la propuesta educativa para aquellas personas interesadas en formarse en la materia. La virtualidad nos permitió trascender las barreras geográficas desde la comodidad de nuestros hogares y en lo personal no solo me capacité con profesionales de nuestro país, sino también del exterior”.

-¿Trabajas sola o ya tenés un equipo que te acompaña?

-Depende del proyecto. Como trabajo en modalidad freelance, es decir, de forma independiente, adapto la propuesta a las necesidades y posibilidades del cliente. En algunos casos trabajo junto con una diseñadora gráfica, en otros ofrezco mi servicio de community manager, mientras que algunas cuentas las trabajo yo en su totalidad. En materia de talleres los planifico y dicto junto con Gabriel Ventura.

-¿Cómo surgió la oportunidad de los cursos?

-Con Gabi nos conocemos desde hace más de 10 años y en esta década hemos compartido experiencias en teatro, radio y conducción de eventos. Desde un principio lo pensamos de forma presencial, porque considerábamos que salir de la virtualidad era un factor importante, pero ahora nos encontramos evaluando dictarlo también de forma online dado el interés que despertó la propuesta.

- ¿Cuáles son las preguntas más frecuentes en esas reuniones?

-En la primera edición del “Potencia tus redes” quedó en evidencia la importancia de trabajar en alianzas y tejer redes, pensando siempre en generar contenido que se destaque. Muchas veces, cuando uno emprende, lo hace desde su hogar, en solitario y necesita aprender una infinidad de cuestiones, además de saber sobre lo que puntualmente ofrece. Se viven altibajos o momentos de incertidumbre y se cree que solo a uno le pasa y no es así. Las personas saben que no quieren estar 24/7 con el celular viendo qué publicar y en eso hacemos un fuerte hincapié, en el bienestar digital como punto de partida. Casi la totalidad de los asistentes desconocen la metodología para planificar a largo plazo e incluso se asombran cuando mencionamos la posibilidad de programar el contenido en días y horarios puntuales”.

En el mismo sentido, Emiliano Parajón, de 30 años y técnico superior en Diseño Gráfico, además recibido en la Escuela Superior de Bellas Artes (ESBA) y realizó el curso de marketing digital dictado por la UNVM, comentó: “Trabajo con clientes de rubros variados, pero actualmente gastronómico y de servicios profesionales. La tarea es crear y mantener una comunicación visual acorde a las expectativas de cada cliente. Siempre se tienen reuniones mensuales o semanales para proyectar ideas”.

Sobre la planificación laboral sostuvo: “Es un trabajo conjunto, el cliente exhibe sus ideas para luego poder plasmar ese espíritu en el resultado final (sea en una página web, un catálogo o una red social).

-¿Creés que la pandemia influyó en el crecimiento de tu trabajo?

- El cambio hacia lo virtual viene hace tiempo. Con la pandemia se terminó de acelerar ese proceso. Muchas personas se vieron obligadas a migrar o abrir un negocio en forma digital, algunos por necesidad y otros porque hasta sus propios clientes se lo hacían saber. De ahí nace otra parte de mi labor: administrar, diseñar y coordinar la venta a través de alguna plataforma, página web o red social. Porque, aunque no parezca, abrir y sostener un negocio digital implica prácticamente el mismo tiempo y dedicación que un negocio físico.

“Trabajo solo. Hago desde las fotografías para los productos, el diseño, administración, redacción y planificación de redes, la publicidad y los anuncios”.

Para finalizar, Parajón dice: “Es un trabajo como cualquier otro, tiene sus pros y contras. La plataforma WhatsApp ayuda mucho, ya que permite el envío de muchos formatos (videos, fotos, animaciones, etc.) y de forma instantánea. Hasta no hace mucho, había que enviar por mail los archivos para que el cliente pudiera evaluarlos. Ahora el cliente puede dar una devolución prácticamente en tiempo real”.

Estela Maris Demarchi, comerciante tradicional, se volcó a vender su mercadería infantil y regalería vía redes sociales. “Lo noté hace cinco años, la gente buscaba elegir productos en comodidad de su casa antes de ir al centro, por ejemplo”.

La propietaria de Andorinha además dijo: “En pandemia se agudizó la venta, siempre veía que los jóvenes hacían compras por internet y de pronto lo hacían las abuelas o personas de más de 50, hubo un cambio muy notable en el último tiempo”.