Internacionales | Ucrania | Rusia | Militares

Rusia y Ucrania buscan una difícil tregua en nuevas conversaciones en Bielorrusia

Funcionarios de Ucrania partieron hoy a Bielorrusa para una segunda ronda de conversaciones de paz con Rusia

Funcionarios de Ucrania partieron hoy a Bielorrusa para una segunda ronda de conversaciones de paz con Rusia, que se manifestó lista para dialogar pero dijo que, mientras, continuará con su ofensiva en ese país hasta que deje de ser una amenaza.

Con señales de pocas probabilidades de un pronto acuerdo de tregua a una semana de la invasión rusa, la delegación ucraniana quería acordar hoy, "al menos, corredores humanitarios" para la huida de civiles de los combates, dijo uno de sus integrantes.

En Moscú, el canciller ruso, Serguei Lavrov, dijo poco antes que la delegación rusa en la vecina Bielorrusia, también fronteriza con Ucrania, ya entregó a la ucraniana sus exigencias en la primera reunión de hace tres días y que en la de hoy espera respuestas.

En declaraciones a periodistas en Moscú, el canciller Lavrov dijo que Rusia insistirá en sus demandas de que Ucrania deje de representar un peligro militar y agregó que corresponderá a los ucranianos elegir qué gobierno deberían tener.

"Estamos dispuestos a negociar, pero continuaremos nuestra operación porque no podemos permitir que se mantenga en Ucrania una infraestructura que amenace la seguridad rusa", dijo Lavrov, informó la agencia de noticias rusa Sputnik.

El ministro más conocido del presidente Vladimir Putin dijo que Occidente ha estado armando a Ucrania, ha entrenado a su Ejército y construido bases en el país para convertirlo en un baluarte contra Rusia, reiterando justificativos de la invasión de Moscú.

De máxima, Ucrania exige un alto al fuego y la retirada de las tropas rusas.

Rusia pretende el reconocimiento de Crimea, la península ucraniana que se anexionó en 2014, como territorio ruso y la desmilitarización, la "desnazificación" de Ucrania y la promesa de un estatuto de país neutro que frene su ingreso a la OTAN.

El canciller de Ucrania, Dmytro Kuleba, dijo ayer que su país estaba listos para nuevas conversaciones con Rusia, pero que no aceptará "ningún ultimátum".

"De aquí a dos horas empezaremos (las negociaciones). En el programa, al menos, corredores humanitarios. Lo demás será según las circunstancias", afirmó hoy en Facebook uno de estos negociadores ucranianos, David Arajamia.

Más temprano, otro miembro de la delegación ucraniana dijo que esta ya estaba en camino a Bielorrusia.

"En camino para las negociaciones con la Federación de Rusia. Ya estamos en los helicópteros", escribió el asesor de la presidencia Mikhailo Podoliak, que publicó una foto de él junto a Arajamia, vestidos de militares.

El jefe de la delegación negociadora rusa, Vladimir Medinski, que es asesor del Kremlin, dijo ayer que una propuesta de cese del fuego estaba en la mesa de negociaciones y que aún era una opción viable, aunque las partes mantenían sus diferencias.

Hoy, Medinski dio más detalles de la propuesta que llevará Rusia.

"Tenemos un bloque de propuestas de tres partes: se trata de los temas técnico-militar, humanitario-internacional y político", dijo el también exministro de Cultura en declaraciones a la agencia de noticias estatal bielorrusa Belta.

"Las negociaciones se llevarán a cabo en el mismo lugar, según lo programado, en el territorio de la provincia bielorrusa de Brest", agregó.

En Moscú, Lavrov dijo que lamentaba que hubiera habido víctimas civiles por los ataques rusos en Ucrania, que comenzaron hace una semana, e insistió en que el Ejército de su país usa armas de precisión y solo contra objetivos militares.

El ministro reconoció de manera tácita que los bombardeos rusos podrían haber matado civiles, al decir que "cualquier acción militar provoca víctimas, no solo entre los militares sino también entre los civiles".

Lo que se lee ahora