Villa María | animal | Mona | investigación

Rescataron una mona carayá que estaba cautiva en un domicilio local

La Fiscalía del Tercer Turno junto con la Policía Ambiental de Córdoba y efectivos de la Departamental logaron dar con el ejemplar que fue trasladado a una reserva natural en Casa Grande. Al parecer, era considerado como una mascota

Mediante un operativo a cargo de la Fiscalía del Tercer Turno, fue allanada una vivienda en la calle Sucre 2123 donde confirmaron que la propietaria poseía en cautiverio una mona carayá. El ejemplar fue trasladado a la reserva Tatu Carreta en la localidad Casa Grande, por el momento donde será realizado un examen clínico y sanitario.

Por parte de la Justicia, se logró constatar que la denuncia fue efectuada días atrás en el Juzgado Federal de Villa María, el que otorgó la competencia a la Fiscalía a cargo de René Bosio, quien encabeza la investigación.

Cautiverio

La denuncia es realizada por infraccionar la Ley nacional 22.421 que tiene como fin conservar la fauna de la República considerándola de interés público. En este sentido, Bosio manifestó que comenzaron a trabajar en la investigación y que como primera medida ordenaron el allanamiento en el domicilio donde se encontraría el animal en cautiverio.

En este sentido, el funcionario judicial comentó que el procedimiento fue llevado adelante por la Dirección de Policía Ambiental de Córdoba y efectivos de la Departamental San Martín.

“El operativo resultó positivo, se procedió al secuestro de un ejemplar de mona carayá que se encontraba en el mismo domicilio”, afirmó el fiscal y continuó: “El animal lo tenía una persona mayor de edad, estaba muy bien cuidada, en óptimas condiciones. Le hicimos entender que no puede retener al animal en su hoga,r ya que es una especie protegida que no está en su hábitat”.

Luego, secuestraron a la mona carayá y la trasladaron a la reserva donde se encuentra de manera transitoria.

Este medio pudo constatar que la mujer consideraba al animal como una especie de mascota y que por varios años fue de esa manera.

El personal de la Policía Ambiental dio a conocer que se trata de una hembra carayá de aproximadamente 14 años. También indicaron que la poblaciones de mono carayá se encuentran en la categoría vulnerable.

Investigación

El fiscal consideró que es igual de grave que otros delitos pero que hasta el momento es excarcelable, una infracción en este caso. Asimismo, continúan con la investigación para saber cómo la mujer obtuvo al animal.

También, señalaron que el segundo paso es la imputación a la persona responsable para ver cómo procede la Justicia.

Sobre la causa, detalló: “Ya dimos con el animal, ya tomamos las medidas de rigor. Queda ver la imputación. Además, obviamente indagar en profundidad el hecho y darle el derecho a la oportunidad de legítima defensa para resolver definitivamente la causa”.

Respecto a la tenencia de este animal en específico, Bosio aseguró: “Es un hecho extraño en Villa María, es la primera vez en mi Fiscalía”.

Desde el Ministerio de Coordinación provincial aseveraron que llevaron a cabo las actuaciones debidas que generarán el sumario administrativo correspondiente por infringir la normativa que prohíbe la tenencia, comercialización y tráfico de fauna silvestre.

Mono carayá

Desde el proyecto Carayá, el único y primer santuario de primates en Argentina, informaron que los monos carayá o monos aulladores pertenecen al noreste del país y que es el mamífero más comercializado ilegalmente.

En este sentido, precisaron que los cazadores siguen a las madres hasta el fondo del bosque, las asesinan y se quedan con el bebé, siendo vendido como mascota. También, fundamentan que es necesario defender esta especie, debido a que existe una disminución de sus ambientes naturales, sus poblaciones fueron diezmadas por la fiebre amarilla y porque es difícil mantenerlos en cautiverio.

La institución hace más de 20 años que existe en el país, llevando a cabo el programa de conservación ex –situ de la especie Argentina Alouatta Caraya (mono xarayá).

Por otro lado, comentaron que los monos llegan en situaciones alarmantes. Asimismo, indicaron que luego de su adaptación a un grupo consolidado de primates, es liberado al santuario.

En el lugar, residen más de 10 grupos de primates en total libertad, siendo mas de 170 ejemplares de Monos Carayá. También trabajan en el rescate y conservación de pumas, especie perseguida por la caza furtiva.

Lo que se lee ahora