Provinciales | Durmientes |

Durmientes para trenes hechos de plástico: sostenibles y durables

Fue una de las grandes novedades que dejó la Cumbre Mundial de Economía Circular que se hizo en Córdoba. Se prevé que la vida útil sea de al menos 50 años

En la tercera Cumbre Mundial de Economía Circular que se hizo en la ciudad de Córdoba uno de los 70 stands dispuestos en el complejo Ferial Córdoba fue el de la empresa Mundo Circularis, que presentó su producto de máxima comercialización: la fabricación de durmientes de plástico para trenes.

La empresa cuenta con dos plantas en el parque industrial de Montecristo. En una se realiza la selección, clasificación, triturado, procesado y moldeado de residuos plásticos, y en la segunda la fabricación de los durmientes. Cada durmiente pesa 80 kilos y es fabricado con material que se obtiene a través de la recolección de artículos de bazar, como por ejemplo fuentes y tapas, film, nylon, envases, bidones, tapitas, etiquetas, envoltorios y potes. Se prevé que tengan una vida útil de 50 años y que puedan ser reciclados nuevamente.

En el lapso de tres años existe un compromiso de realizar 100 mil unidades. Con ese total se prevé rehabilitar el trayecto de Belgrano Cargas, cuyo recorrido incluye las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero, Salta y Jujuy, lo que resulta una actividad de vital importancia para el sector económico en Argentina.

Las primeras unidades ya fueron colocadas en la primera estación, situada en la ciudad de Rosario.

Esta iniciativa responde a los objetivos trazados en el proceso de Compras Públicas Sustentables (CPS), con el fin de que los organismos públicos puedan adquirir insumos en un mercado que provea bienes y servicios que sean amigables con el ambiente y que favorezcan a la economía sustentable.

Los durmientes deben cumplir diferentes normativas, entre las que se encuentran la evaluación de la resistencia para soportar el paso del tren, la temperatura ambiental y una vida útil de 50 años, con el potencial de ser reciclado posteriormente.

La ventaja es que con este material se pueden fabricar una mayor cantidad de durmientes, ya que los actuales, realizados de Quebracho Colorado, son de escasa fabricación porque esta especie es de lento crecimiento y se encuentra en peligro de extinción. A su vez, la utilización de este tipo de material promueve que el residuo plástico pueda volverse a utilizar, siendo un material amigable con el ambiente.

las más leídas