Deportes | torneo | padres | fútbol

"Patear todos para el mismo lado"

Mauro Capitanelli aclaró: "Los 16 clubes participantes coincidimos en suspender para evitar contagios. No se trató de presión política, ni de amenaza de multas ni de incumplimientos del protocolo. El torneo seguirá"

Mauro Capitanelli es uno de los organizadores del Torneo Nocturno de Fútbol Infantil que animan 16 entidades de Villa María y Villa Nueva.

La competencia que habitualmente desarrollan en el inicio de cada año los clubes de la Liga Villamariense de Baby Fútbol se vio interrumpida tras la disputa parcial de la segunda fecha.

La organización salió a desmentir que “la suspensión sea por decisión o presión de la Municipalidad. La decisión fue de los 16 clubes y la suspensión no es definitiva”.

La aclaración obedece a que una nota de padres autoconvocados de niños que estaban disputando el torneo apuntó en redes sociales a las necesidades de los pibes de hacer deporte y de los padres de acompañarlos.

“Si bien coincidimos en gran parte con el contenido de la nota, es oportuno aclarar que la Municipalidad y la Liga de Baby Fútbol acompañaron la realización de este torneo y no presionaron para suspenderlo, ni amenazaron con aplicar multas. Somos los representantes de los 16 clubes los que adoptamos una decisión que no nos gustó, pero es debido a la aparición de casos de Covid-19. Eso hizo que encendiéramos las alarmas. Los que consideramos que el fútbol es salud no queremos que nadie diga o crea que con estos partidos estamos beneficiando el contagio de la familia del fútbol infantil”, manifestó Capitanelli.

Resaltó: “Se cumplió el protocolo y consideramos que no incurrimos en ninguna falencia. Por ello, apenas vimos que debíamos suspender, lo hicimos”.

Agregó: “La intención es continuar con los partidos amistosos. Así le llamamos este año, por la pandemia. Suspendimos, pero no dimos por finalizado el torneo”.

Insistió: “Al propagarse los casos en la ciudad, no nos pareció oportuno desplazar el movimiento logístico por la cantidad de gente. Frenar, hacer una pausa, evaluar y continuar es nuestra intención”.

Con respecto a si estaba relacionado a la suspensión de la Copa Villa María, sostuvo: “Sólo sabemos que el Mundialito no se hace, pero no sabemos los motivos. En lo único que beneficia a nuestro Torneo Nocturno es en que no tendremos que hacer un impasse y podremos darle continuidad”.

Explicó: “Coincidimos con el pensamiento de la nota enviada por los padres, por eso organizamos este torneo. Los que sabemos los motivos por los cuales suspendimos debemos dejar en claro que no es por presión política. Se habló con las dos municipalidades, con la gente del Ente de Deportes, con la Policía, con la Liga de Baby para llevar adelante la actividad de la forma más amena posible, sabiendo que la pandemia nos obliga a adoptar recaudos, a no tener que aglomerar gente, a tener cuidados especiales. Estamos desarrollando todo con sumo cuidado, por eso cuando aparecieron algunos casos más, quizás por los festejos de fin de año, decidimos frenar la pelota”.

Razones para frenar la pelota

Capitanelli recalcó: “La espera fue tan larga que no cambiará demasiado detener unos 10 días el torneo y corregir algunas cosas que nos aporten mayor garantía de seguridad para evitar al virus”.

Remarcó: “Sólo difiere nuestro pensamiento con respecto al de los padres que generaron esta nota el desconocimiento que ellos tienen en aspecto puntuales”.

Precisó: “Debo aclararlo porque no recibimos ninguna amenaza desde las Municipalidades. Nunca nos dijeron que nos iban a multar si continuábamos. Al torneo lo suspendimos los 16 clubes”.

Aseguró: “Nos habilitaron para realizar amistosos. Es lo que hicimos. Nuestra intención es que los 16 participantes pudieran realizar partidos amistosos más organizados para que todos supieran que tal día jugaban dos equipos y tal día, otros dos. Los horarios definidos y el espacio al que tuvieran que jugar los chicos, acercándonos lo máximo posible a la normalidad”.

Detalló: “A ello le agregamos un bono contribución para que los clubes pudieran costear los gastos y sumar un ingreso que no tuvieron durante meses al estar cerrados por la pandemia”.

Destacó: “Fue un golpe duro para los clubes, que están en una situación límite económicamente, porque no perciben ingresos, algunos hace muchos meses. El objetivo del Nocturno siempre era desahogar económicamente a los clubes para que empezara a rodar la pelota en el inicio de cada año y en este año con mayor razón”.

Patear todos para el mismo lado

Aclaró Capitanelli: “Los pensamientos de todos no son dispares. Nos falta que todos los padres se informen de lo sucedido para que no se tergiversen informaciones erróneas con respecto a lo sucedido”.

Afirmó: “Tanto la Municipalidad como la Liga Villamariense siempre estuvieron bien predispuestos para llevar adelante estos amistosos nocturnos, sabiendo que el entorno era muy complicado”.

Enfatizó: “Se paró el torneo por decisión propia, ni por pedido, ni por presión ni por amenaza. Lo que se estaba haciendo bien debe continuar. Nos reuniremos el lunes con las autoridades municipales y les expresaremos nuestros puntos de vista con respecto a la continuidad de los amistosos, que dan forma al nuevo formato del torneo Nocturno. Si hay errores, los corregiremos y si hay mejoras las haremos. Así patearemos todos para el mismo lado”.

“La mayor normalidad posible”

Estimó: “La idea es que estos partidos se registren en la mayor normalidad posible. No hemos suspendido el torneo definitivamente”.

Señaló: “Tenemos toda la intención de que continúe. En esta pausa analizaremos con las autoridades del Ente y las Municipalidades qué es lo que se puede mejorar. Ajustaremos el protocolo, si es necesario haremos jornadas desdobladas, con la mitad de las categorías. Quizás podemos hacer una pausa horaria entre partido y partido para que haya tiempo suficiente para abandonar la cancha y que ingrese la otra categoría sin cruzarse. Todo es mejorable”.

Agregó: “Corregir es lógico porque no hemos jugado nunca en medio de una pandemia. Con el protocolo bien elaborado, se podrá jugar el Nocturno y también durante todo el año, acercándonos a la normalidad”.

“Menos padres de los esperados”

Con respecto a la nota pública de los padres autoconvocados, sintetizó: “Nos llegó al grupo, pero no sabemos de quiénes se trata. Un dirigente subió la nota al grupo de WhatsApp. No la autorizamos”.

Resaltó: “Coincido con lo que dice, porque está muy bien fundamentado el pensamiento desde el aspecto psicológico, que es muy importante tener en cuenta especialmente con el trabajo con los niños, que son los que más respetaron la cuarentena, y quizás los más afectados psicológicamente”.

Indicó: “No me interesa identificar a los padres que redactaron esa nota. Prefiero explicarles que coincido, pero no recibimos presiones, sino que suspendimos temporalmente el torneo por los casos de Covid-19, para enmarcarnos en los cuidados que necesitaremos reforzar, para que el torneo tenga un mejor desarrollo al continuar”.

Destacó: “La convocatoria no fue superior a la esperada, ni desbordó las expectativas, que eran al ritmo de 2 personas acompañando a cada niño. Juegan 6 categorías y en ninguna cancha se superaron los 200 bonos de contribución. Es decir que en cada jornada hubo menos padres de los esperados”.